Una innovadora vacuna ha dado resultado en 5 pacientes con VIH

El desarrollo de una nueva terapia basada en la vacunación ha mostrado resultados prometedores en un grupo seleccionado de pacientes con VIH, cinco de los cuales se dice que son “libres de virus”. Un paciente incluso pasó siete meses sin tomar los antirretrovirales (ARA) necesarios una sola vez.

Para los que tienen VIH, una dosis diaria de ART se suele prescribir para mantener el virus bajo control. El fármaco tiene sus beneficios, lo que garantiza que el VIH no corre desenfrenado por el sistema inmunológico. Sin embargo, se espera que los pacientes lo tomen durante toda su vida, y los posibles efectos secundarios, que incluyen enfermedades del corazón, diabetes y pérdida ósea, pueden ser devastadores. Además, de eso, la droga no es barata; New Scientist estima que el costo del tratamiento antirretroviral en los países de ingresos bajos a medianos era de 19 mil millones de dólares (17,9 mil millones) en 2015 solamente. En resumen, es un mal necesario, efectivo, pero costoso.

 

Un equipo de investigadores de Barcelona ha dado un pequeño pero significativo paso hacia la dirección correcta, cuando se trata de tratar y curar el virus. La investigación ha estado en silencio durante tres años y llegó a su punto álgido este semana, cuando los médicos no pudieron detectar el VIH en cinco de sus 24 pacientes, dejándolos aparentemente “libres de virus”, sin necesidad de tomar diariamente TAR.

La investigación fue dirigida por la Dra. Beatriz Mothe, del Instituto de Investigación IrsiCaixa de Barcelona, e implicó un proceso de administración de vacunas terapéuticas (en contraposición a las inmunizaciones preventivas). Las 24 personas recibieron dos vacunas cada una, desarrolladas por el profesor Tomas Hanke en la Universidad de Oxford. Este año, 15 de los pacientes recibieron un refuerzo de las vacunas, junto con un fármaco contra el cáncer llamado romidepsina. La romidepsina es conocida por su capacidad para poner al VIH en primer plano en cuerpos cuyos síntomas están inactivos, lo que a su vez hace que los glóbulos blancos del sistema inmunológico reconozcan, ataquen y destruyan el virus desde el principio.

Los resultados fueron variados, pero prometedores. Mientras que los pacientes no eran unánimemente receptivos, los 15 pacientes regresaron al TAR después de que su sistema inmunológico volviera a ser víctima del virus una vez más. No obstante, cinco de ellos encontraron que su sistema inmunológico era capaz de mantener el control del virus sin ayuda. Lo que es más, uno de ellos fue sin ART durante siete meses –un tiempo tremendamente significativo-.

 

Mothe dice que el equipo está agilizando el proceso y tratando de obtener una mejor comprensión de la tecnicidad detrás del tratamiento. Hablando con New Scientist, señaló que todavía había un largo camino por recorrer, agregando triunfalmente: “pero estamos en el camino correcto”. En efecto. Esto podría anunciar un avance transcendental en la forma en que el VIH se trata en todo el mundo, con no sólo enormes gastos financieros, sino también aliviar a los enfermos de la molestia de la medicación diaria, con todos sus efectos secundarios potencialmente dañinos.

Imagen: NIAID utilizado bajo Creative Commons.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: