¿Aburrido en Navidad? Con estos juegos de ciencia para aficionados estarás muy entretenido

El día de Navidad de 1900, el ornitólogo Frank M. Chapman propuso una nueva tradición navideña: un “conteo navideño de aves“. Esto implicaba contar aves durante las fiestas en lugar de cazarlas. El proyecto continuó año tras año, en lo que se cree que es uno de los proyectos de “aficionados a la ciencia” más antiguos de la historia. Decenas de miles de voluntarios continúan participando en América del Norte, unidos por su pasión por la vida silvestre y la conservación.

En el siglo XXI, Internet ha revolucionado la ciencia para aficionados, dando lugar a muchos proyectos nuevos que antes no eran posibles. Sin embargo, las motivaciones de los voluntarios siguen siendo similares a las de las personas que participaron en el primer conteo navideño de aves. Las personas se involucran porque quieren ayudar con la investigación, sentir pasión por un tema o simplemente disfrutar de la tarea. Pero, como lo demuestra nuestro último proyecto de investigación entrevistando a científicos amateurs, también hay algunos beneficios inesperados.

 

Zooniverse

El Zooniverse es una de las plataformas de investigación voluntaria más grandes, que alberga una variedad de proyectos diferentes que involucran el análisis de datos. Los temas y tareas de investigación varían, desde clasificar imágenes de galaxias hasta transcribir datos meteorológicos y anotar fotos de animales. Hasta ahora, han recibido más de 85 millones de clasificaciones de 1,6 millones de voluntarios registrados en todo el mundo.

BOINC

BOINC es otra plataforma popular, donde los voluntarios donan el tiempo de inactividad de su computadora a una variedad de proyectos de investigación, como simulaciones de física de partículas y modelización del cambio climático. Hasta ahora, hay 4,5 millones de usuarios de 277 países, acumulando más de 34.000 millones de “créditos” (la medida de BOINC para medir el trabajo realizado por su computadora).

Sea Hero Quest

También hay muchos juegos de ciencia cívica. Por ejemplo, puedes contribuir a la investigación de la demencia jugando el juego Sea Hero Quest en tu teléfono. Casi 3 millones de personas lo han jugado hasta ahora, proporcionando a los científicos 139 siglos de datos de investigación.

Foldit

La ciencia amateur ha resultado en avances científicos que han cambiado nuestra comprensión del mundo. Un ejemplo famoso es Foldit – un juego de ciencia para aficionados que consiste en resolver rompecabezas de plegado de proteínas. En 2011, un grupo de jugadores de Foldit resolvió un rompecabezas en tres semanas que anteriormente había dejado perplejos a los investigadores durante más de una década. Esta enzima en particular fue crítica para la reproducción del virus del SIDA. Ahora que se entendía su estructura, los investigadores podían empezar a identificar los objetivos de los medicamentos para neutralizarlo.

 

Galaxy Zoo

Otro ejemplo famoso es Galaxy Zoo – un proyecto Zooniverse que involucra la clasificación de galaxias en imágenes de telescopios espaciales. En 2007, Hanny Van Arkel detectó una extraña mancha azul en una de las imágenes y envió un correo electrónico a los investigadores sobre ella. Lo miraron y se dieron cuenta de que era una nueva clase de objeto astronómico – una enorme nube de gas caliente sin estrellas, que se conoció como “Hanny’s Voorwerp“.

Así que si buscas algo para hacer esta Navidad, ¿por qué no le das una oportunidad a la ciencia para aficionados? Después de todo, es una tradición navideña. Y con tantos proyectos en línea para elegir, estás obligado a encontrar un proyecto que se adapte.

Charlene Jennett es investigadora de Interacción Humano-Ordenador en UCL. Anna L. Cox es profesora de Interacción Humano-Computadora en la UCL. Este artículo fue originalmente publicado íntegramente en The Conversation.

 
Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: