No tenemos defensas para interceptar un asteroide o cometa sorpresa Un científico de la NASA dice que deberíamos construir alguna defensa de inmediato para la supervivencia.

Parece ser que la vida en nuestro planeta está desesperadamente desprevenida por un asteroide o un cometa, por que ninguna agencia espacial está preparada para repeler la llegada inesperado de un meteorito asesino. “Habría que preocuparse un poco sobre que podemos hacer al respecto”, según el científico Joseph Nuth de la NASA.

“El mayor problema, básicamente, es que no hay mucho de lo que podemos hacer al respecto en este momento”, dijo Nuth, un investigador del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en la reunión general de la Unión Geofísica Americana de la semana pasada.

La buena noticia es que el tipo de asteroide o cometa con el que tendríamos que tener miedo es asombrosamente raro. La gran mayoría de los pequeños objetos que nos golpean se desintegran en la atmósfera. “Pero por otro lado son los eventos de nivel de extinción, cosas como asesinos de dinosaurios, que están a 50 a 60 millones de años de diferencia, esencialmente. Podríamos decir, por supuesto, que debemos, pero es un curso al azar en ese momento.”.

Aleatorio o no, ha habido un par de encuentros cercanos durante nuestra vida. El más reciente en 2014, cuando un cometa pasó “a una distancia cósmica de Marte”. Lo preocupante es que, aunque tengamos una advertencia avanzada –de 22 meses para ser precisos-, no sería suficientemente para iniciar una estrategia de defensa si un sujeto similar se alineara con la Tierra. “Si nos fijamos en el cronograma de las naves espaciales de alta fiabilidad y las lanzamos, se necesitan cinco años para lanzar una nave espacial. Tuvimos 22 meses de advertencia total”.

MIRA TAMBIÉN  La realidad aumentada ayuda a superar el dolor fantasma tras una amputación

La recomendación de Nuth para contrarrestar este problema es que la NASA construya un cohete interceptor que se mantendría almacenado hasta que se necesitara, con pruebas periódicas, junto a una nave espacial observadora. Nuth dijo que la Nasa podría reducir ese calendario de cinco años a la mitad, pero que incluso reducir ese cronograma en un trimestre sería “básicamente un paso de granizo”. Un cohete en el almacenamiento y listo para lanzar dentro de un año, sin embargo, “podría mitigar la posibilidad de un asteroide furtivo que viene de un lugar que es difícil de observar, como del sol”, dijo.

En este momento no hay un plan, ya que tal propósito tendría que venir de los administradores de la NASA y ser aprobado por el congreso. Por el momento, solo tenemos que cruzar los dedos y esperar que nuestra racha de 65 millones de años de suerte continué un poco más.

 

Deja un comentario