Este planeta extrasolar parecido a la Tierra podría albergar vida

Los investigadores no dejan de buscar planetas parecidos a la Tierra que en teoría podrían albergar vida. En los últimos años se han encontrado posibilidades en Próxima-b, Kepler-452b y un grupo de siete planetas que orbitan alrededor de una estrella cercana. Así que entenderé que te sientas algo cansado si digo que se ha encontrado otro planeta pero se trata de uno con una diferencia: los científicos han detectado que está rodeado por una atmósfera. Hablamos del pequeño planeta llamado Gliese 1132b que está en la constelación de Vela.

Planeta extrasolar con atmósfera

Imagen 1 De 5

Planeta extrasolar con atmósfera

Es la primera vez en la que se ha detectado atmósfera en un planeta similar a la Tierra en tamaño. Lo que significa que hay alguna posibilidad de que allí exista vida tal y como la conocemos. En palabras del investigador John Southworth de la universidad de Keele: “No es que se haya detectado vida en otro planeta pero sí que es un paso importante en la dirección correcta. Se ha encontrado atmósfera en la súper Tierra GJ 1132b, la primera vez que se descubre esto en un planeta similar a la Tierra”.

MIRA TAMBIÉN: ¿Cuánto gastan los gobiernos en ciencia espacial?

El planeta no es idéntico al nuestro pues su masa es alrededor de 1,6 veces mayor que la de la Tierra, con un radio 1,4 más grande. Aunque a escala planetaria estas medidas son muy parecidas.

Hay dos detalles que no invitan al optimismo. El primero es que (aunque en términos galácticos) 39 años luz es, como quien dice, a la vuelta de la esquina, así todo está bastante lejos. A la velocidad del Voyager I se tardarían 17.000 años en llegar allí. Un largo viaje, incluso para los más aventureros.

Planeta extrasolar con atmósfera

El segundo detalle a tener en cuenta es que (pese a que no podemos averiguar muchas cosas de la atmósfera desde aquí) lo que es seguro es que hará calor: unos 370° C en la superficie. Así que en el remoto caso de que allí haya vida no será como la conocemos.

¿Cómo pueden los científicos conseguir información sobre un exoplaneta que está tan lejos? La herramienta clave ha sido el telescopio MPG / ESO de Chile, que permitió a los científicos estudiar la caída en la luz registrada por GJ 1132b cuando pasaba por delante de su estrella, lo que hace cada 1,6 días. Los investigadores se dieron cuenta de que el planeta parecía ser mayor cuando se observaba a través de una banda de longitud de onda. Lo que hacía pensar que tenía una atmósfera que era opaca ante determinadas longitudes de onda. Tras varios estudios en los que se investigó las diferentes variaciones se llegó a la conclusión que lo que se veía en el telescopio respondía a una atmósfera con grandes niveles de agua y metano.

“Con esta investigación hemos dado el primer paso para estudiar la atmósfera de planetas similares a la Tierra. Ese mundo es más grande y sobre todo más caliente que el nuestro, así que es posible que sea un ‘mundo de agua’ con una atmósfera de vapor”, explicó Southworth.

MIRA TAMBIÉN: La NASA pone a la venta la Estación Espacial Internacional

Recuerda que la temperatura que hay por aquellos lares es de 370° C (eso sí que es calentamiento global, ¿eh?) por lo que el vapor estará ardiendo lo que tiene un aspecto positivo. Las estrellas de poca masa como la que existe cerca del planeta extrasolar GJ 1132b son mucho más comunes que nuestro Sol. Parece que hace ya miles de millones de años que GJ 1132b tiene atmósfera lo que es una buena noticia pues las estrellas con poca masa tienden a tener mucha actividad magnética que a menudo deja a los planetas extrasolares sin atmósfera. Si bien este exoplaneta no es perfecto parece que tiene bastantes posibilidades de albergar algún tipo de vida, así que habrá que ponerse en marcha…

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: