¿Qué pasa en nuestros cerebros cuando tenemos un recuerdo? Es más complejo de lo que crees

Nuestros cerebros son máquinas increíbles que pueden enviarnos por caminos vertiginosos de la historia, revoloteando entre recuerdos dolorosos y otros que nos llenan de alegría en un instante, o incluso teletransportándonos a nuestro futuro imaginado.

Y mientras que soñar despierto puede parecer algo que no requiere esfuerzo, el acto de avanzar y retroceder en el tiempo dentro de nuestros propios pensamientos está lejos de ser sencillo. Nuevas investigaciones han descubierto que cuando recordamos, o miramos al futuro, nuestro cerebro está trabajando duro usando una mezcla de diferentes sistemas.

Neuronas

 

El estudio, publicado en la revista Nature Human Behaviour, fue dirigido por el Dr. Vadim Axelrod y el profesor Moshe Bar de la Universidad Bar-Ilan. El equipo pidió a los voluntarios que imaginen una escena y estudiaron las regiones activas del cerebro para identificar la compleja red de sistemas que funcionan juntos cuando tenemos pensamientos internos, así como cuando nos identificamos con otros.

Un total de 41 participantes sanos fueron explorados usando RMN. Mientras estaban acostados en el escáner, se les pidió a los participantes que generaran “experiencias mentales” asociadas con una imagen dada.

Cada uno tuvo que imaginar lo que había sucedido antes (‘ imágenes pasadas’) o después (‘ imágenes futuras’) de la escena, cada uno tuvo que recordar una un episodio personal relacionado con la escena (‘memoria episódica’), y tuvo que imaginarse a sí mismo como la persona en la imagen (’empatía’).

A partir de estos resultados, Axelrod y su equipo fueron capaces de identificar tres sistemas cognitivos distintos activados en el cerebro durante el pensamiento.

Los investigadores notaron que la actividad cerebral al tener un recuerdo episódico causó que una “forma de U clara, positiva e invertida” apareciera en el escáner en la corteza cingulada posterior (PCC) y en el giroscopio angular, así como en la corteza prefrontal media (mPFC). Al mismo tiempo, se creó una forma de U negativa en la corteza parahipocampal (PHC).
Cerebro y recuerdos

 

Además, en las regiones PCC y mPFC, el equipo notó respuestas visiblemente más altas en la condición de memoria episódica en comparación con otras condiciones. Una explicación plausible, explica el equipo, es que recordar los eventos personales crea un procesamiento auto-relacionado más fuerte comparado con imaginar lo que ocurrió antes y después, o simpatizar con un extraño. En efecto, esto ilicita una respuesta emocional aumentada.

Pero mientras que los tres sistemas estaban activos en el momento de recordar algo, lo que más desconcertaba, como explica Axelrod, era cómo la entrada sensorial no es necesaria. Todo lo que necesitamos hacer es cerrar los ojos y podemos ser transportados hacia adelante o hacia atrás en el tiempo sin ser impulsados por un olor, foto o similar.

Podríamos tener infinitas experiencias internas “, me dice Axelrod. “Hay que destacar que no se trata sólo de nuestros recuerdos, sino también de imágenes futuras del futuro.”

Así que mientras que podríamos imaginar que nuestros pensamientos vienen de una sola vez y en una sola entidad, el cerebro realmente los procesa usando diferentes sistemas.

Esto podría sonar contradictorio porque cada una de nuestras experiencias se sienten como un todo monolítico “, continuó Axlerod. “Cuando imaginas tus próximas vacaciones, no sientes que hay parte de tu cerebro que construye una escena virtual y otra parte de tu cerebro que viaja en el tiempo”.

El equipo espera que su estudio allane el camino hacia nuevos estudios capaces de detectar otros sistemas cognitivos que vayan más allá de los tres identificados.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: