Bill Gates aconseja no dar móvil hasta los 14 años y limitar el tiempo delante de las pantallas

Cuando era niño mis padres limitaban el tiempo que mis hermanos y yo podíamos estar delante de un ordenador lo que era duro para nosotros pues en nuestro dispositivo podíamos hasta escuchar cedés. Este control parental nos impedía acabar los juegos de aventuras de LucasArts, sobre todo sin poder recurrir a internet para conseguir algunos consejos. El fundador de Microsoft piensa algo similar pues Bill Gates no le ha dado móvil a sus hijos hasta que han cumplido los 14 años y además limita el tiempo que pasan delante de las pantallas. 

Control parental en móviles y otros dispositivos

 

En los últimos 24 años la tecnología ha evolucionado lo suyo pero controlar el tiempo que los hijos están delante de las pantallas sigue siendo una pesadilla para los padres. En este aspecto Bill Gates (fundador de Microsoft) reveló la pautas que usa en la educación de sus tres hijos, Jennifer, Rory y Phoebe que ahora tienen 20, 17 y 14. “A menudo ponemos una hora a partir de la cual ya no se puede estar delante de la pantalla. Eso ayuda a que se vayan a dormir a una hora razonable. Siempre estás pensando en cómo poder emplear los móviles para realizar todo tipo de cosas interesantes: los deberes o estar en contacto con tus amigos, aunque también hay muchos excesos”, dijo Gates.

 

El fundador de Microsoft es un gran defensor de los teléfonos móviles pero a sus hijos les restringe el uso de estos dispositivos: “Cuando estamos comiendo no hay móviles en la mesa. A nuestros hijos no le dimos un smartphone hasta que no cumplieron los 14 años. Se quejaban porque otros niños lo habían tenido antes”.

Lo que no quedó claro en las declaraciones de Bill Gates es qué dispositivos tecnológicos le permite tener a sus hijos. En 2009 Melinda Gates dijo que los productos de Apple estaban en la lista negra: “Hay muy pocas cosas prohibidas en nuestro hogar pero a nuestros hijos no les damos ningún iPod o iPhone”, lo que no fue fácil para ella pues llegó a confesar: “De vez en cuando miro a mis amigas y digo: ‘Oh, no me importaría tener ese iPhone’”.

No sabemos si Phoebe se tiene que contentar con el Microsoft Lumia 950 o si la actitud de los Gates frente a los productos de las marcas rivales se ha suavizado en los últimos ochos años. Estaría interesante que llegasen a un acuerdo con la compañía coreana para ver un Samsung Galaxy S8 Microsoft Edition

 Dejando a un lado las prohibiciones a los productos de Apple, me parece una manera muy apropiada de educar a tus hijos. En estos momentos estoy escribiendo sobre tecnología rodeado por cuatro pantallas, así que a lo mejor las directrices que me dieron mis padres sobre la tecnología en los años 90 han fallado un poco. En 20 años habrá que ver a qué se dedica Phoebe Gates.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: