Di hola a Binky, la red social menos social que jamás habrás visto

Quiero que pruebes algo. Abre cualquier red social, a tu elección. Presiona el pulgar contra la pantalla del teléfono. Desplázate por el flujo de noticias como lo harías normalmente. Cierra tus ojos. Sigue adelante. ¿Te sientes diferente? ¿Estás más o menos feliz? ¿Lo que importa es realmente lo que está en la pantalla o es la sensación – la de tu pulgar deslizándose a través de un pedazo de vidrio – lo que importa?

Una nueva App social llamada Binky adopta la insignificancia de #contenido. Te presenta una corriente de cosas completamente al azar: Rata. Flauta. Niels Bohr. Impresionismo. Basura. Molestia. Acero… Al igual que Twitter o Instagram, puedes dar like a imágenes, dejar comentarios o compartir posts. Al igual que Tinder, puedes deslizar las imágenes a la izquierda oa la derecha. Nada de esto, sin embargo, importa en lo más mínimo.

Binky

 

No hay opción para conectar con amigos a través de Binky. No hay registros de tus likes ni de tu contenido compartido. No hay consecuencias. Es una habitación de eco de uno mismo, con todos tus golpes y gritos lanzados al vacío. La aplicación te permite comentar los posts, pero lo que escribas tendrá como resultado una serie de frases predefinidas y hashtags. Nadie más lo leerá.

De acuerdo con el creador de la aplicación, Dan Kurtz, Binky tiene la intención de ser un sinsentido. La inspiración vino después de desplazarse a través de las redes sociales y, posteriormente, no recordar lo que acababa de ver.

«¿Eso significa que nada de lo que estoy viendo en Facebook realmente importa? Si reemplazo todas las cosas que estoy viendo con sólo fotos al azar de sillas o comida, ¿sería igual de interesante?» Dijo a NPR. Resulta que la respuesta es sí.

WhatsApp

Imagen 1 De 11

Redes sociales: ¿Paraíso o infierno?

Binky es una broma, claro, pero también es un chupete. Al igual que la imagen del juguete del bebé que compone el icono de la aplicación, es algo parecido para los usuarios adultos, como una manera de engañar a sus cerebros en la satisfacción. Es una red social sin la presión de opiniones, aprobaciones, política y comentarios. Para una época de tan elevada dependencia de los teléfonos inteligentes, es quizás el sedante perfecto – un reemplazo inerte para un pezón.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: