Facebook y Youtube actualizan sus políticas para bloquear contenidos extremistas

Si no puedes vencerlos, siléncialos.

Ese es el fundamento de las políticas más recientes de un par de gigantes de los medios de comunicación social dirigidas a contenidos extremistas, rediseñando un delicado equilibrio entre la libertad de expresión y la excesiva facilidad de determinadas personas para difundir una retórica peligrosa.

Google, propietario de YouTube, anunció ayer que dedicará más recursos para identificar y eliminar vídeos por violación de sus directrices de la comunidad, advirtiendo de que se “cruzará la línea” con cualquier contenido que sea violento, gráfico u odioso.

Facebook

Imagen 1 De 11

Redes sociales: ¿Paraíso o infierno?

 

El contenido será monitoreado por expertos en propaganda y tecnología, tales como análisis de vídeo por ordenador.

La nueva política de Google también es más estricta para vídeos no violentos que incluyen prejuicios religiosos o raciales. No se pueden quitar, pero aparecerá una advertencia antes de que los puedas ver. Además, los usuarios no podrán recomendarlos o comentarlos y la publicidad estará restringida.

Facebook también depende del hombre y la máquina para sofocar los mensajes extremistas. La inteligencia artificial utiliza la correspondencia de imágenes y las técnicas basadas en el lenguaje para evitar que los usuarios publiquen cualquier contenido que apoye el terrorismo. También detectará nuevas cuentas falsas hechas por personas que previamente fueron desactivadas y así erradicar “clusters terroristas” identificando y eliminando cuentas que interactuaron con cuentas deshabilitadas por terrorismo.

Facebook y Youtube contra el terrorismo

Los usuarios podrán contribuir informando de contenido potencialmente dañino e identificando amenazas. La compañía también tiene más de 150 personas – incluyendo ex fiscales y empleados del área legal – centrándose la mayor parte de su tiempo en la lucha contra el terrorismo.

Estos avances se anunciaron a la luz de los recientes ataques terroristas en Manchester y Londres – el último ocurrido esta mañana en Finsbury Park. La primera ministra, Theresa May, ha respondido con un severo mensaje a los medios de comunicación social: tendrán que descubrir una forma de restringir estos mensajes en las redes sociales, aunque hay límites en lo que los gobiernos pueden hacer realmente.

La gran popularidad de ambas compañías lo convierten en una tarea grandiosa. Casi dos mil millones de personas publican mensualmente en Facebook en más de 80 idiomas, según un blog sobre sus nuevas tácticas. Y más de 400 horas de videos se suben a YouTube por minuto.

Haz las cuentas para entender la verdadera magnitud del problema para estos gigantes tecnológicos y para las agencias y policías de los países afectados.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: