Las películas que nunca deberías ver solo…

La primera cinta considerada de terror fue Le Manoir du Diable (La mansión del diablo), dirigida e ideada por Georges Méliès, se estrenó el 24 de diciembre de 1896, en París. Esta dio paso a todo el cine de terror. Aunque la primera película deliberada de terror fue realizada en 1910 por J. Searle Dawley para los Edison Studios. Se trató de la primera adaptación del mito de Frankenstein.

El exorcista

Imagen 1 De 10

Las mejores películas de terror de todos los tiempos

Ha llovido mucho desde entonces y ahora, mediante la aplicación de nuevas tecnologías en las iluminaciones, los efectos especiales y las bandas sonoras, podemos experimentar imágenes más estremecedoras, pero no por ello nos llevan más al límite. Estos son algunos de los títulos más sobrecogedores de la historia del cine. Recuerda que vivir el terror en su estado puro obliga a mirar debajo de la cama…

El exorcista (1973)

Su estreno en la década de 1970 provocó una abrumadora aceptación por parte del público y también de la crítica, que terminaron considerándola como una de las mejores películas de la historia en su género. Además de su aceptación, la película obtuvo un total de diez nominaciones para los Premios Oscar, incluyendo Mejor Película, de los cuales logró ganar finalmente dos; y siete nominaciones para los Premios Globo de Oro de los cuales ganó cuatro, incluyendo Mejor Película dramática. Fue ganadora del Premio Saturn a la Mejor película de terror.

En el estreno, numerosos espectadores sufrieron ataques de nervios y los propietarios de las salas de exhibición decidieron, como reclamo publicitario, apostar en las puertas ambulancias con camillas y enfermeros para atender a los eventuales espectadores desmayados.

La matanza de Texas (1974)

A pesar de que fue una película de terror independiente con un presupuesto de 140.000 dólares, recaudó más de 30 millones en los Estados Unidos. Debido a la violencia gráfica presente en algunas escenas, The Texas Chain Saw Massacre fue prohibida en varios países, incluyendo Australia y el Reino Unido. La película tuvo cuatro secuelas y un remake, el cual tuvo su propia precuela.

Tobe Hooper, productor, escritor y director de la película, le surgió la idea de incluir una motosierra en una película de terror cuando se encontraba en una tienda llena de gente, mientras pensaba en una manera de hacerse camino a través la multitud.

Carrie (1976)

Basada en la novela Carrie, escrita por Stephen King, trata acerca de una introvertida adolescente, Carrie White, quien descubre que posee poderes telequinéticos que salen a la luz en el momento que ella estalla de ira. La película resultó un gran éxito para la United Artists, recaudando 33,8 millones de dólares en Estados Unidos, teniendo en cuenta que la inversión fue de 1,8 millones de dólares. La película recibió una respuesta positiva, sobre todo de los críticos.

Carrie se caracteriza por ser una de las pocas películas de terror en ser nominada a varios premios de la Academia. En 1977, Sissy Spacek y Piper Laurie fueron nominadas con el “Óscar a la mejor actriz” y “Oscar a la mejor actriz de reparto”.

 

El Resplandor (1980)

Basada en la novela homónima del escritor Stephen King, publicada en 1977, El Resplandor fue producida y dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Jack Nicholson y Shelley Duvall. Si bien su estreno fue acogido con frialdad por la crítica, El resplandor fue ganando adeptos con el tiempo hasta convertirse en una película de culto, e incluso ha llegado a ser considerada una de las mejores películas de la historia del cine.

El director Martin Scorsese la incluye entre las 11 mayores películas de terror de todos los tiempos. Críticos de cine, estudiantes de cinematografía y el productor Jan Harlan, cuñado de Kubrick, resaltaron la enorme influencia que ha tenido la película en la cultura popular. Sin embargo, Stephen King nunca ocultó su rechazo hacia el resultado final del proyecto cinematográfico, y acusaba a Kubrick de no entender las reglas del género de terror.

Pesadilla en Elm Street (1984)

Se trata de la primera aparición del paradigmático psicópata del cine de terror adolescente de 1980, Freddy Krueger, interpretado por Robert Englund, quien dio vida al personaje en otras siete secuelas más y una teleserie. La película fue un éxito de crítica, revitalizando el género “slasher”, muy desgastado en la época, y uno de los sleeper hits de 1984. Recaudó casi 26 millones de dólares en taquilla con un coste de producción inferior a dos millones, salvando de esa forma a su productora New Line Cinema de la quiebra.

Su enorme rentabilidad se tradujo en una larga franquicia de secuelas igualmente taquilleras, que encumbraron a Freddy Krueger como un símbolo de la década. Por cierto, para el papel de Nancy Thompson, el cual interpretó Heather Langenkamp, realizaron el casting más de 200 actrices, donde destacan nombres como Jennifer Grey, Demi Moore, Courteney Cox y Tracey Gold. Es la primera película en la que aparece el reconocido actor Johnny Depp.

El proyecto de la bruja de Blair (1999)

The Blair Witch Project es una película independiente de terror psicológico estadounidense de 1999, escrita y dirigida por Daniel Myrick y Eduardo Sánchez. Ésta relata la historia de tres jóvenes cineastas quienes desaparecieron mientras caminaban en las Colinas Negras cerca a Burkittsville, Maryland en 1994 para filmar un documental sobre una leyenda local conocida como «La bruja de Blair».

Para conseguir que la película fuera una filmación sin precedentes, los autores de la película emplearon una técnica particularmente desacostumbrada y de gran riesgo: la filmación del procedimiento. El objetivo era lograr una sensación de realismo absoluto emulando las imperfecciones y el caos del rodaje de un auténtico documental de gran impacto. El filme fue recibido positivamente por los críticos y obtuvo 248 millones de dólares a nivel mundial, convirtiéndose en la película más exitosa de todos los tiempos.

 

La maldición (2002)

Aunque es relativamente reciente, esta película se ha convertido por derecho propio en uno de los clásicos del cine de terror japonés. Takashi Shimizu creó una historia sencilla pero efectiva, y supo ver que los niños japoneses son curiosamente muy perturbadores.

Se tiene un cuidado muy especial en la aparición de los fantasmas, tanto que cada vez que aparecen se indaga en los miedos comunes y se explotan al máximo en la película. Aunque se prefiere el terror psicológico, también se recorre a imágenes violentas y sangrientas, lo cual aumenta el impacto que consiguen cuando tienen lugar, consiguiéndose un equilibrio perfecto entre estas dos maneras de producir miedo o inquietud al espectador.

The Ring (2002)

Se trata de un remake occidentalizado de la película de terror japonesa de 1998, Ringu, que a su vez se basó en la novela Ringu de Kōji Suzuki, y se centra en una cinta de vídeo maldita misteriosa que contiene una serie aparentemente aleatoria de inquietantes imágenes. Después de ver la cinta, el espectador recibe una llamada telefónica en la que la voz de una chica anuncia que el espectador va a morir en siete días.

La película fue un éxito financiero y abrió el camino a remakes estadounidenses de varias otras películas de terror japonesas, incluyendo The Grudge y Dark Water. A pesar que la versión japonesa es más escalofriante, Bloody Disgusting clasificó el remake norteamericano como sexta en su lista de los “Top 20 Horror Films of the Decade”.

Paranormal Activity (2007)

Paranormal Activity es una película escrita y dirigida por el israelí Oren Peli y se centra en una joven pareja conformada por Katie y Micah, que es atormentada por un ente paranormal en su propia casa. La cinta es presentada como un documental, usando el material registrado por la cámara que los protagonistas instalaron (de manera similar a las películas The Blair Witch Project y The Last Broadcast). Aunque esta vez, en vez de estar orientada a crear terror, se centra más en el suspense.

Un dato curioso es que los directivos de Dreamworks, impresionados con la película, le llevaron una copia a Steven Spielberg, quien lo vio en su casa. Spielberg regresó al día siguiente a Dreamworks con la película envuelta en una bolsa de basura, porque pensó que estaba maldita. Según el cineasta, minutos después de ver Paranormal activity, las puertas de su habitación se cerraron solas y no pudo salir hasta que llegó un cerrajero. A pesar de todo, a Spielberg le gustó el filme.

 

Insidious (2010)

James Wan, el rey del terror moderno, sorprendió con esta película que ya acumula tres secuelas. Su trama consiste en un fenómeno clásico en el cine de terror: pasan cosas extrañas en casa que parecen estar relacionadas con un fantasma. Pero la capacidad de Wan para revertir los códigos del terror y a la vez abrazarlos es lo que convierte en esta película en una pequeña joya moderna.

La película recibió muy buenas críticas por parte de la crítica y de la audiencia y logró recaudar la nada despreciable suma de 83.928.436 euros en todo el mundo -46.726.556 en la taquilla estadounidense y 37.201.880 en la taquilla extranjera-.

Expediente Warren (2013)

Lo más escalofriante de este film es que el argumento está basado en un caso inspirado en la realidad, que habría tenido lugar en una granja, en donde una familia empieza a ser testigo de fenómenos paranormales. Protagonizada por Vera Farmiga y Patrick Wilson en el papel de los parapsicólogos Lorraine y Ed Warren, The Conjuring se convirtió en un fenómeno de masas.

Marcó tanto al espectador que Patrick Wilson y Vera Farmiga repitieron sus papeles como el matrimonio de investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren para dar vida a la secuela ‘Expediente Warren: El caso Enfield. Esta vez, los Warren viajan a Inglaterra para investigar cierta actividad paranormal en una casa en Enfield. Otra película que se baso en hechos reales.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: