El robot tatuador ni se inmuta si gritas de dolor

En el futuro, los robots serán capaces de hacer muchos de nuestros trabajos, y ahora parece que ni siquiera los artistas del tatuaje pueden estar tranquilos. Dos diseñadores franceses han creado un robot tatuador industrial capaz de tatuar, cuyo primer trabajo es… muy bueno, la verdad.

Pierre Emm y Johan da Silveira ya habían hecho un robot tatuador usando una impresora MakerBot 3D modificada, cambiando el aplicador de plástico por una pistola de tatuaje. Pero su nuevo proyecto, parte de una residencia en el Muelle 9 de San Francisco, es más grande, mejor y… un poco terrorífico. Este proyecto no usa una pequeña impresora 3D, no, sino un enorme brazo robotizado industrial de los que hay en las líneas de montaje de automóviles.

El robot tatuador necesita mucha preparación

Como te puedes imaginar, ser tatuado por un robot no es tan sencillo como sentarse y elegir el dibujo de un libro: hace falta mucha preparación previa. Como tenemos huesos y músculos de diferentes tamaños, el área que va a ser tatuada debe ser escaneada previamente para convertirla en un modelo en 3D. Después de eso, el diseño del tatuaje se mapea en el modelo usando un software especializado… y después ya podemos llamar al humano voluntario para comprobarlo.

Una cosa está clara en cualquier caso: si te va a tatuar un robot tatuador, más vale que te estés quieto. Muy quieto. Porque el robot es muy preciso pero, al contrario que los artistas humanos, no puede adaptarse a pequeños movimientos del cliente. Tampoco escuchará tu llanto…

Esto es un poco preocupante, cuando piensas que el robot está perforando tu piel a un ritmo de unas 150 veces por segundo. Pero significa que, si te estás bien quieto, conseguirás uno de los mejores y más precisos tatuajes que puedas imaginar.

Deja un comentario