Trump le da la espalda al planeta al abandonar el Acuerdo de París sobre cambio climático

Durante su declaración para anunciar la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París para frenar el cambio climático, el presidente Donald Trump aseguró que: “He sido elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París… El Acuerdo de París va en contra de los intereses de EE.UU y a favor de otros países. Pone en desventaja a nuestra economía para agradar a capitales extranjeras y a los activistas globales que quieren enriquecerse a costa de nuestro país. Ellos no ponen a América primero. Yo sí y siempre lo haré… ¿Hasta qué punto se va a degradar América? ¿Hasta cuando se van a reír de nosotros como país? Queremos que se trate de forma justa a nuestros ciudadanos, a nuestros contribuyentes. No queremos que otros líderes y otros países sigan riéndose de nosotros. Y no lo harán. No lo harán… Es hora de poner a Youngstown, Ohio, Detroit, Michigan y Pittsburgh (junto con otros muchos lugares de nuestro gran país) por delante de París, Francia. Es hora de volver a hacer a América grande. Gracias, muchas gracias”.

Revista Der Spiegel

Imagen 1 De 6

Donald Trump cambio climático

El mundo cree en Estados Unidos

Emmanuel Macron, el presidente francés, volvió a darle una pequeña bofetada al presidente estadounidense después de su famoso saludo, cuando el político galo dominó el apretón de manos dando a entender que Francia no se iba a doblegar a sus pretensiones: “Esta noche quiero decirle a los Estados Unidos: ‘Francia cree en vosotros. El mundo cree en vosotros’. Sé que sois una gran nación. Todos compartimos la misma responsabilidad: Hacer que nuestro planeta sea grande de nuevo”, dijo Macron en un impecable inglés. El legendario periodista estadounidense Dan Rather comentó al respecto: “Creo que tendremos que esperar un poco hasta que el presidente de EE.UU se dirija a los franceses en francés…”.

No debería llamar la atención de nadie el hecho de que el presidente Trump haya decidido retirarse del Acuerdo de París pues fue una de las promesas durante su campaña electoral. Los críticos del millonario estadounidense le reprochan que sólo está gobernando para el 38 por ciento del país (su base de seguidores) dejando al resto en la cuneta. Fuentes de la Casa Blanca confesaron que para Trump el que esta decisión escociese en Europa suponía la guinda del pastel. No es ningún secreto que Trump mantiene una pésima relación con Merkel y en cuanto a Macron sólo habrá que darle un poco tiempo.

Donald Trump tuit

“El concepto de calentamiento global fue creado por los chinos para que los productos fabricados en EE.UU no fuesen competitivos”, así se expresaba en el tuit de arriba Donal J. Trump en 2012. La visión del presidente de EE.UU es algo primitiva, más basada en imágenes de los años 50 que en el siglo XXi. Para Trump el trabajador medio es un esforzando minero a quien miran por encima del hombro las élites y los “abrazadores de árboles” que es como en el país de las barras y las estrellas algunos llaman (de forma algo despectiva) a los defensores del medio ambiente. Ello a pesar de que los expertos no dejan de hacer hincapié que los trabajos están llegando de mano de las energías limpias y no del petróleo o del carbón. El presidente Donald Trump se siente muy a gusto en el papel de “sólo ante el peligro”, enfrentado a Europa, China, Irán, México, Canadá… aunque quizá no tanto a Rusia o a Arabia Saudí.

Rusia en el horizonte

Donald Trump

Algunos analistas dicen que la salida del Acuerdo (que sólo se podría empezar a poner en marcha en 2020 después de las elecciones estadounidenses) es una cortina de humo para que no se hable de las supuestas conexiones entre Rusia y el entorno Trump. Una de las últimas revelaciones al respecto ha sido la polémica en la que se ha visto envuelto Jared Kushner (su yerno, que en Washington es conocido como “El Príncipe”). Kushner es uno de sus mayores consejeros del Presidente junto con Ivanka (su mujer e hija predilecta) y el ultraderechista Steve Bannon. Los medios de comunicación estadounidenses han estado investigando la reunión que Kushner tuvo en diciembre con Sergey Gorkov, un banquero muy próximo a Putin. Las informaciones apuntan a que el yerno del Presidente buscaba medios de financiación para construir un edificio de oficinas en la Quinta Avenida de la Ciudad de Nueva York. A todo esto se une la presión que supondrá la futura declaración de James Comey (el director del FBI despedido por el Presidente) ante el Senado. Fuentes cercanas a Comey aseguran que Trump le pidió al entonces director del FBI que “dejase” la investigación sobre el general Michael Flynn, ex Consejero de Seguridad Nacional (ya dimitido) y acusado de recibir pagos por parte de Rusia.

Líder del mundo libre

Después de la II Guerra Mundial en EE.UU se le ha llamado al presidente el “líder del mundo libre”, una palabras algo rimbombantes pero de forma objetiva nadie puede negar el protagonismo que ha tenido el país americano desde 1945 hasta nuestros días. Ya fuese en la II Guerra Mundial o en la Caída del Muro. Donald Trump es el primer presidente en más de medio siglo que ha renunciado a ser el “líder del mundo libre”. Su lema: “America First and Make America Great Again”, significa una retirada al nacionalismo, al aislacionismo y al populismo. Una filosofía donde las relaciones del país con el resto del mundo sólo se miden en dólares y en “ganadores” y “perdedores”. Una idea en la que el bien común y el largo plazo salta por los aires.

Elon Musk (responsable de Tesla y de SpaceX) formaba parte del Consejo Presidencial que ayudaba al líder estadounidense en cuestiones relacionadas con la ciencia y la innovación. Musk fue criticado por mostrar demasiada familiaridad con Trump pero el emprendedor sudafricano (afincado en EE.UU) dimitió del Consejo Presidencial nada más hacerse pública la decisión de Donald Trump. Lo mismo hizo Bob Iger, consejero delegado de Disney.

Al abandonar el Acuerdo de París Estados Unidos se une a un muy selecto grupo de países formado por Corea del Norte, Nicaragua y Siria, quizá no las naciones más asociadas con el “american way of life”. Pero una vez más Donald Trump ha llegado para poner en entredicho y si es posible dar la vuelta a lo que hasta ahora se daba por sentado sobre Estados Unidos. Usando un lema que reconocerán los más viejos del lugar, en la actualidad creo que se puede decir que “America is different”.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: