Un niño de preescolar salva la vida de su madre gracias a Siri

Me acuerdo que cuando era niño me enseñaron cómo actuar en caso de una emergencia. Por fortuna nunca tuve que hacer uso de ello pero sabía que debía marcar el 112 y recitar la dirección que me sabía de memoria.

Ahora las cosas son un poco diferentes. Basta recordar la historia del niño londinense que con cuatro años usó la huella dactilar de su madre (que yacía inconsciente) para desbloquear el teléfono y llamar a los servicios de emergencia usando el asistente de voz Siri. Esta anécdota más que lo importante que puede ser la tecnología en caso de emergencia, pone de manifiesto la agilidad mental de este pequeño/gran héroe de cuatro años.

Recordemos lo ocurrido. Roman, un niño de cuatro años de Kenley (sur de Londres), notó que su madre estaba inconsciente. Usó el dedo de su progenitora para desbloquear el iPhone y pidió a Siri que marcara el número de emergencias. Una vez establecido el contacto Roman le dijo a la persona al otro lado de la línea telefónica que su madre estaba muerta. Recitó a la perfección su dirección y un equipo médico fue capaz de salvar la vida de su madre. La policía londinense ha publicado la llamada para dar testimonio de la genialidad de Roman quien con cuatro años fue capaz de no perder los nervios pese a la presión:

Una portavoz de la policía declaró que: “Al oír esta llamada queda de manifiesto lo importante que es el enseñarle a cada niño a memorizar su dirección. Además de instruirle para que sea capaz de llamar al servicio de emergencias o a la policía”.

Si en casa hay un teléfono fijo quizá lo más fácil es simplemente marcar el 112 o el 091. Así se puede localizar la llamada y reconocer la dirección aunque el niño no la recuerde por la presión del momento. Localizar la dirección desde un móvil es más complicado. Además puede que haya que desbloquear el teléfono con la huella dactilar de una mujer inconsciente. Para ser justos con Apple (y con otras compañías) hay una manera de marcar el número de los servicios de emergencia sin tener que desbloquear el dispositivo. Un proceso sencillo para un adulto pero no así para un niño de cuatro años. Si fuese más sencillo quizá los servicios de emergencia se verían inundados de falsas alarmas producidas por niños jugando con el teléfono.

Este es un claro ejemplo de lo importante que es enseñar a los niños a usar la tecnología. Siri a veces nos puede sacar de nuestras casillas pero en esta ocasión ha servido para salvar una vida.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: