El miembro más reciente de la Fundación Linux es… ¡Microsoft!

Podemos decir que 2016 ha sido un año que ha puesto de entredicho toda lógica. Buen ejemplo de ello ha sido en el recién finalizado Connect 2016 de Microsoft, donde el gigante estadounidense del software anunció que se había unido a la Fundación Linux como miembro platino.

Lo que era impensable solo hace unos pocos años, Microsoft es ahora un miembro de pleno derecho de la fundación Linux, algo que hasta hace muy poco parecía un imposible. Las contribuciones de Microsoft al ecosistema Linux han aumentado de forma progresiva. Proyectos como Visual Studio Code; la integración de elementos de Ubuntu en Windows 10; o migrar SQL Server a Linux; hacer open-source partes de la plataforma .NET son solo algunos de los movimientos que la compañía ha hecho durante los últimos años intentando abrazar el open-source y Linux.

En pocas palabras, la actitud de Microsoft ha estado cambiando desde hace algún tiempo, y al unirse a la Fundación Linux como un miembro platino (algo que cuesta alrededor de 470.000 euros), se está uniendo a compañías como IBM, Fujitsu, Intel, Qualcomm, Samsung, Oracle, Facebook y Cisco.

“Como una compañía de plataforma en la nube, nuestro objetivo es ayudar a los desarrolladores a lograr más utilizando plataformas y lenguajes que conocen”, explicó Scott Guthrie, vicepresidente ejecutivo de Microsoft Cloud and Enterprise Group. “La Fundación Linux  no solo es de Linux, sino de muchos de los proyectos de código abierto más innovadores de la comunidad. Estamos muy contentos de unirnos a la Fundación Linux y asociarnos con la comunidad para ayudar a los desarrolladores a aprovechar el cambio hacia experiencias inteligentes en la nube y el móvil”.

Jim Zemlin, director ejecutivo de la Fundación Linux, fue cálido al dar la bienvenida a los antiguos rivales del grupo, a pesar de reconocer a TechCrunch que la medida podría suscitar “cierto escepticismo”. “Microsoft ha crecido y madurado en su uso y contribuciones a la tecnología de código abierto”, explicó.

“La compañía se ha convertido en un partidario entusiasta de Linux y de código abierto, y un miembro muy activo de muchos proyectos importantes”, agregó. “La afiliación es un paso importante para Microsoft, pero también para la comunidad de código abierto en general, que se beneficia de la amplia gama de contribuciones de la compañía”.

Por parte de Microsoft, la asociación con la Fundación Linux establece –según el sitio web del grupo-,”Eventos, capacitación y certificación, las mejores prácticas de código abierto, marketing y promoción necesarias para que los miembros corporativos contribuyan, escalen y sostengan proyectos críticos de código abierto, y las comunidades para el patrocinio comercial”. Pero quizás lo más importante, es el gran paso de Microsoft para ganar los corazones y mentes del sector de código abierto.

Imagen: TechStage usado bajo Creative Commons

Deja un comentario