Audi A8: El coche que va solo en los atascos

En su cuarta generación el modelo de lujo de Audi hace honor al lema “Vorsprung durch Technik – A la vanguardia de la tecnología” gracias, entre otras innovaciones, a su sistema de autoguiado. A partir de octubre la compañía alemana empezará a llevar a la serie funciones de conducción autónoma como aparcamiento automático y circulación por el garaje o en medio de un atasco.

Audi es famosa por sus cualidades deportivas, ligereza en la construcción y la tecnología quattro (tracción a las cuatro ruedas), unos valores que también se han tenido en cuenta a la hora de diseñar el A8. La estética de la berlina está realzada por sus luces HD Matrix LED diurnas que se combina con tecnología OLED en los pilotos traseros.

Audi A8

Imagen 1 De 10

Audi A8

 

Conducción autónoma

La compañía asegura que el A8 es el primer coche que ha sido diseñado especialmente para la conducción autónoma. El sistema Audi AI (inteligencia artificial por sus siglas en inglés) toma el control del vehículo en los atascos y en las condiciones en las que se circula a poca velocidad (hasta 60 km/h) en autovías y autopistas en las que los dos sentidos estén separados por una barrera natural. El sistema se activa pulsando el botón de AI que hay en el centro del salpicadero.

En los atascos el piloto automático se encarga de acelerar, frenar y dirigir el volante. De esta manera el conductor ya no tiene que estar pendiente de lo que ocurre de manera constante. Podrá quitar las manos del volante y dedicarse a realizar otra actividad. En este aspecto una vez más habrá que (parafraseando a Adolfo Suárez): “Elevar a la categoría política de normal, lo que a nivel de calle es plenamente normal”. Nos referimos a que el Código de Circulación Español tendrá que ponerse al día, pues en la actualidad es ilegal soltar las manos del volante. España no será el único país que necesitará adaptar sus leyes a las realidades de la conducción autónoma, sino que esta tecnología tendrá un impacto imparable en todas las carreteras del planeta. El piloto del Audi A8 podrá, por ejemplo, ver la TV que el modelo trae de serie. Una vez que el sistema se acerca al límite (60 km/h) enseguida alerta al conductor para que éste se haga cargo de la conducción.

Durante la conducción autónoma un sistema de control central gestiona de manera constante una imagen de los alrededores del vehículo al reunir toda la información proporcionada por los sensores. Además de sensores de radares, una cámara delantera y sensores ultrasónicos, el Audi A8 emplea un escáner láser. La compañía alemana irá introduciendo de manera progresiva la tecnología de conducción autónoma en toda su gama.

Masaje para los pies

La versión más especial del modelo, llamada Audi A8 L, viene con un asiento trasero derecho inédito que cuenta con cuatro modos de ajuste y apoyo para los pies. El pasajero puede calentar sus pies o disfrutar de un masaje de éstos gracias a un sofisticado sistema de control al que tiene acceso desde su puesto. La experiencia se completa con los apoyacabezas que han sido diseñados con no sólo la seguridad sino también el confort en mente. Los pasajeros de la parte trasera también pueden controlar las luces ambiente, el nuevo sistema de iluminación HD Matrix para la lectura y el masaje en los asientos. En el apoyabrazos hay un panel OLED del tamaño de un smartphone que permite hacer llamadas.

El interior ha sido diseñado de forma minimalista y con una clara orientación horizontal. La marca de Ingolstadt quiere estar a la vanguardia de la revolución digital por lo que en la instrumentación se han reducido los botones en la medida de lo posible. En el centro se encuentra una pantalla táctil de 10,1 pulgadas que se funde de manera casi perfecta con el resto del salpicadero.

Audi A8 2018

 

La interfaz de usuario aparece nada más abrir el coche. El conductor controla el sistema de infoentretenimiento usando las yemas de sus dedos en la gigantesca pantalla. Hay una segunda pantalla entre el conductor y pasajero desde la que se controla el aire acondicionado y otras funciones relacionadas con la comodidad abordo. Cada orden dada en la pantalla se confirma con una respuesta táctil y sonora.

El dueño también podrá “mantener una conversación con su A8” pues es posible activar un buen número de funciones empleando comandos de voz. Así mismo está disponible información acerca del lugar del destino o noticias provenientes de los medios de comunicación, toda esta información se recoge desde la nube. El Audi A8 2018 es capaz de reconocer las señales de tráfico y las informaciones que alerten de potenciales peligros. El sistema de navegación es de nueva factura y el sistema es capaz de aprender por sí mismo sacando conclusiones de las rutas que haya realizado con anterioridad. El mapa emplea modelos 3D en el que se incluyen las ciudades más importantes de Europa.

El nuevo Audi A8 se ofrecerá con varias configuraciones de motor entre las que se encuentran dos V6: un 3.0 TDI diésel de 286 CV y un 3.0 TFSI gasolina de 340 CV. Hay dos versiones de ocho cilindros: un 4.0 TDI diésel de 435 CV y un 4.0 TFSI gasolina de 460 CV. Más adelante vendrá un A8 de 12 cilindros.

Uno de los modelos más interesantes será el A8 L e-tron que utiliza un propulsor híbrido enchufable, combina un motor de explosión 3.0 FTSI con otro eléctrico para alcanzar los 449 CV. Las baterías ofrecen unos 50 km de autonomía en conducción eléctrica. El nuevo Audi A8 se pondrá a la venta en octubre con un precio a partir de los 97.500 euros.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: