Audi Aicon: El camino hacia el coche autónomo

El Audi Aicon, una berlina de cuatro puertas, resume el futuro de Audi en lo que se refiere a la conducción autónoma, un vehículo desprovisto de volante y pedales. Este prototipo marca el camino de la marca de los anillos para las próximas décadas. El Aicon reúne una gran cantidad de innovaciones tecnológicas en la transmisión, suspensión, y digitalización. Audi presenta un prototipo 100 por cien eléctrico capaz de llegar a recorrer 800 km con una sola carga.

Audi Aicon

Imagen 1 De 8

Audi Aicon

Exterior

El gran uso de superficies acristaladas ofrece una agradable sensación de espacio a los ocupantes. Las enormes ruedas de 26 pulgadas están colocadas en los extremos y ayudan a realzar la presencia del prototipo. Al igual que el concepto Audi e-tron Sportback, en la parte delantera cuenta con un chasis invertido realizado en forma hexagonal, un diseño que se usará en los futuros Audi eléctricos. La zona anterior está muy inclinada hacia adelante para ofrecer una línea agresiva, típica de un modelo deportivo.

Emoción e información

El vehículo no tiene luces en el sentido convencional del término, sino paneles digitales realizados con cientos de píxeles de forma triangular. La iluminación se adapta a cualquier circunstancia y admite un rango de personalización casi infinito. Incluso hay unas luces con forma de “ojos” que son capaces de detectar a los peatones o a otros usuarios de la carretera. También se emiten unas luces especiales y en un sentido determinado, según el Aicon esté acelerando o frenando.

Los vehículos autónomos del futuro no necesitarán potentes luces de carretera. Este prototipo cuenta con un sistema de sensores láser y radares que “ven” en la oscuridad y son capaces de detectar posibles obstáculos con suficiente antelación. Si los pasajeros salen del vehículo en plena oscuridad un dron provisto de una linterna le mostrará el camino para evitar cualquier tropiezo.

 

Espacio, forma y función

Las puertas se abren hacia adelante y hacia atrás, lo que facilita la entrada al Aicon. En el interior dominan las líneas horizontales que dan sensación de espacio y continuidad. Lo primero que sorprende es la ausencia de volante o de un clásico salpicadero. En el diseño prima la amplitud y la apertura.

Los asientos tienen una configuración 2+2 y los delanteros se pueden mover hasta 500 mm hacia adelante y atrás, además es posible girarlos completamente para hablar cara a cara con los pasajeros que van detrás. En esta configuración los reposapiés bajan hasta convertirse en un apoyabrazos.

La gran autonomía del Audi Aicon lo hace ideal para realizar viajes. Los ingenieros de la marca alemana han trabajado con el objetivo de ofrecer dos maleteros, uno en la parte delantera y otro en la trasera (recordemos que los coches eléctricos tienen muchas menos piezas motrices). La capacidad de ambos maleteros es de unos 660 litros.

Comunicación

En el Audi Aicon han desaparecido todos los mandos, paneles, volante, pedales… Nada. El interior cobra vida nada más entrar los pasajeros y muchas órdenes se pueden llevar a cabo de forma oral o incluso con la mirada. Al ser el vehículo completamente autónomo los pasajeros pueden relajarse viendo una película o navegando por la red. Si se trata de trabajar dentro del Audi Aicon podemos realizar una videoconferencia y si nuestras obligaciones nos lo permiten, cabe la posibilidad de echar una cabezadita.

Audi Aicon

Viajes

En el futuro los vehículos estarán completamente conectados, tanto entre ellos como con lo que les rodea. Lo que hará que el tráfico sea más fluido y menos estresante. A una media de 130 km/h se podrán recorrer grandes distancias de forma cómoda. Los accidentes de tráfico poco a poco se convertirán en algo del pasado, por lo que a la larga ni siquiera será necesario el uso de cinturones de seguridad.

El Audi Aicon va movido por cuatro motores eléctricos alojados en los ejes delantero y trasero, con la batería dispuesta debajo del suelo. Se empleará un sistema de baterías capaces de ofrecer mucha más autonomía que las ya conocidas de iones de litio. Los cuatro motores eléctricos producen una potencia total de 260 kW y 550 Nm de par. Cada propulsor se encarga de mover una rueda, mientras que la tracción utiliza la conocida técnica quattro de la marca (tracción total). La aceleración no ha sido una prioridad y sí la máxima eficiencia y autonomía. El prototipo emplea un sofisticado sistema de recuperación de energía que se activa en las frenadas y ayuda a recargar la batería. La ligereza del conjunto, junto con la eficaz aerodinámica, ayuda a que el Audi Aicon sea capaz de alcanzar una autonomía de hasta 800 km con una sola carga.

Audi Aicon

Los ingenieros de la marca de los aros también han trabajado para minimizar en la medida de lo posible el tiempo de recarga. El sistema de 800 voltios hace posible que en sólo 30 minutos la batería se cargue hasta el 80 por ciento de su capacidad. Además, se ofrece la posibilidad de recargar el vehículo de forma inalámbrica. Si el prototipo se encuentra en lo que Audi denomina “una zona de inteligencia artificial” es posible realizar la recarga de manera automática, sin intervención humana.

El Audi Aicon ha sido diseñado para ofrecer la máxima comodidad, comunicación y libertad a sus ocupantes durante un viaje. Su tecnología de conducción autónoma funciona tanto en ciudad como en la autopista. Se trata de solo un prototipo pero que muestra el camino hacia donde Audi nos quiere llevar en un futuro no muy lejano.

 
Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: