El Blackbird se convierte en el coche que tú quieras

Los coches son caros. Vaya novedad…  Los costes se disparan cuando buscas coches y localizaciones apropiadas para filmar películas, programas de TV o anuncios con coches en acción. Y la cosa se pone mucho peor cuando empiezas a chocarlos o a volarlos por los aires. Esta es la razón por la que la industria del video digitalizado por ordenador es la más usada para recrear accidentes de coche y persecuciones… Y es que es muy caro.

Aquí es donde entra en acción la última creación de la agencia creativa The Mill: el Blackbird. No se trata de un vehículo común. Lo soprendente no es que parece un vehículo intermedio entre un monoplaza y un Batmóvil “deconstruido”, lo realmente especial es que puede transformarse en el coche que tú quieras.

The Mill ha hecho el Blackbird totalmente ajustable, capaz de aumentar su batalla en más de un metro con solo apretar un botón, así como regular su anchura en unos 30 cm. Por si no fuera suficiente su motor alimentado por una batería puede fácilmente ajustar sus prestaciones, manejabilidad y peso, ofreciendo prácticamente las características de cualquier coche. Es el vehículo de sustitución perfecto para los directores de cine del futuro.

Blackbird vestido de Chevrolet Spark
Blackbird vestido de Chevrolet Spark

El Blackbird va equipado también con una cámara de vídeo 360 que se encarga de grabar y digitalizar todo el entorno. Esta misma información puede ser utilizada para crear experiencias increíbles de realidad aumentada o realidad virtual. Puedes sentarte en el interior de un coche totalmente virtual y disfrutar de las vistas. Esto es lo que convierte al Blackbird en una herramienta muy valiosa para los cineastas, pero también para los creadores de realidad virtual.

Una de las razones por las que el Blackbird es tan convincente es gracias a la experiencia que The Mill tiene en el sector de la publicidad. Muchos de los coches que hoy ves en los anuncios no son lo que parecen. Muchos son vehículos estándar de similar tamaño y peso, posiblemente el modelo del año anterior… Se utilizan solo como referencia y luego empresas como The Mill les modifican el diseño y los colores. Así que es natural que el coche modelo sea modificado y acabe siendo algo muy diferente.

El Blackbird ha tardado dos años en desarrollarse, después de ganar el León a la Innovación en el festival de cannes de este año. Lo que está claro es que está siendo el centro de atención en la escena de la tecnología.

Mira por qué el Blackbird es tan increíble en este vídeo: