24 Horas de Le Mans: mezcla de última tecnología y tradición

Las competiciones de motor solían ser una prueba de hombre y máquina contra los elementos, pero la tecnología ha inclinado la balanza en los últimos años y se ha convertido en principal protagonista. Mientras que los pilotos de ayer fiaban su suerte a la de unos coches primitivos en todos los sentidos, los de hoy pueden acelerar sin despeinarse a la vez que comprueban sus tiempos por vuelta en una milésima de segundo. Sin embargo, aún en 2016 hay carreras que inspiran miedo y respeto tanto a los pilotos como a los fabricantes. Y las 24 Horas de Le Mans es uno de ellos.

Desde 1923, pilotos y constructores llegan en masa a la ciudad de Le Mans (Francia), para correr durante 24 horas, desde la mañana a la noche. La carrera se celebra en el Circuito de la Sarthe, que recuerda vagamente a Nordschleife, pues está como atrapado en el tiempo. Es un circuito nacido en otra era de las carreras. Es cierto que ya hay muchos tramos y curvas del circuito que han sido renovadas, con gradas e instalaciones modernas, pero una gran parte del Circuito de la Sarthe consiste en tres estrechas, rectas y rápidas carreteras públicas, interrumpidas sola mente por una extraña chicane.

Sería de esperar que un circuito con esta historia fuera introducido en una urna y preservado para futuras generaciones, pero este fin de semana Porsche, Toyota y Audi van a traer millones de euros, pilotos y equipamiento para luchar en las 24 Horas de Le Mans. La razón es que Le Mans es seguramente la mejor carrera para testar tecnología sostenible, desde los turbos e híbridos a los diésel…

Echa un vistazo a la lista de inscritos de esta año y sabrás a qué me refiero. Toyota pondrá en pista un V6 biturbo híbrido, mientras que Porsche ha optado por un V4 turbo híbrido y Audi usa un motor diésel, bueno un V4 turbodiésel combinado con un motor híbrido.

Le Mans 24 Hours

Imagen 1 De 5

Le Mans 24 Hours 12th- 19th June 2016. Circuit de la Sarthe, Le Mans, France.

Audi R18

El último coche de carreras de Audi, el R18 eTron puede parecer un Batmóvil, pero es realidad es muy eficiente. El motor, un V6 turbodiésel híbrido desarrolla nada menos que 1.000 CV de potencia y, como hacen los monoplazas de F1, recuperan energía en las frenadas.

En 2016 Audi cambia de categoría y su motor híbrido capturará un 50% más de energía en las frenadas, en comparación con el año pasado, consumiendo un 10% menos. En 2016 habrá en pista dos coches, con el ex piloto de F1 y actual piloto de Fórmula E Lucas di Grassi en su lista de 6 pilotos.

Porsche 919

El coche de Porsche para Le Mans ha optado por un camino diferente al de Audi, pues monta un propulsor 2 litros V4 turbo, en vez de un diésel. Porshe estará en la categoría “8-megajoule”, lo que significa que no podrá consumir más de 4,31 litros de gasolina por vuelta. Para conseguirlo, el motor del 919 no llega a los 500 CV por sí solo, por lo que ha tenido que ser complementado por uno eléctrico de 400 CV.

Como ocurre en la F1, el Porsche acumula energía en sus baterías de litio. Sin embargo, a diferencia de la F1, cuando se activa el KERS se convierte en una bestia de 900 CV con tracción a las cuatro ruedas. Porsche pondrá en pista dos 919 con 6 pilotos, el ex F1 Mark Webber entre ellos.

Toyota TS050 Hybrid

El Toyota de este año utilizará un motor 2.4 V6 biturbo con inyección directa de gasolina… Si te suena un poco descafeinado es porque solo te hemos contado la mitad de la película: junto al motor de combustión convencional el TS050 monta un sistema híbrido de 8 megajulios, que desarrolla 750kW de potencia.

Una de las mayores virtudes del Toyota es que conserva y recupera muy eficientemente la energía. Habrá dos TS050 en pista con tres pilotos cada uno. Entre ellos reconocerás los nombres de un ex piloto de F1, Anthony Davidson, y dos pilotos actuales de F1, Sébastien Buemi y Kamui Kobayashi.