Lexus LC500h: El mejor híbrido de lujo

Cuando el año pasado estuve probando la gama Lexus Hybrid la experiencia no me volvió loco, la tecnología estaba por detrás de la competencia y a pesar de su aspecto deportivo los Lexus RC 300h, RX 450 h y el GS 300h no eran divertidos de conducir. Lexus quiere cambiar todo esto con el Lexus LC500h (120.000 euros).

Está disponible como V6 híbrido o V8 tradicional. El nuevo cupé de Lexus combina una imagen agresiva con un interior moderno junto con una tecnología a la última. Ambos modelos aceleran de 0 a 60 millas por hora (96 km/h) en menos de cinco segundos. El LC500h lo hace en 4,7 y el Lexus LC500 V8 (140.000 euros) en nada menos que 4,4. Para ver qué tal iban tuve la oportunidad de conducir ambos cupés en Ibiza.

Lexus LC500h: Diseño

En el segmento de los coches de lujo cuando hablamos de estética suelen primar las líneas suaves para conseguir atraer al mayor número de potenciales clientes, algo que no es así en el caso de los Lexus que tienes aquí. Si le echas un vistazo al LC500 (o la LC500h que es idéntico) te parecerá uno de los coches más bonitos del mercado o un engendro. Yo estoy en el primer grupo porque pienso que es fantástico ver cómo una gran compañía automovilística se atreve a hacer las cosas de manera diferente.

Este coche, un poco como el BMW i8, está lleno de detalles únicos y en algunos aspectos casi parece un “concept car”. Los faros y las entradas de aire del LC500 parecen ojos y branquias biomecánicos. La línea del LC500 es única y nos recuerda un poco al legendario LFA.

Lexus LC500h

Imagen 1 De 42

Lexus LC500h

Una parte que cuenta con mucho protagonismo en el LC500 es la parrilla que tiene una pinta estupenda/horrible (tacha lo que no proceda). La parte trasera es igual de extravagante. Desde la mayoría de los ángulos el Lexus parece muy ancho. Un detalle que me gustó mucho fueron las luces traseras que casi parecen hologramas y es otro aspecto que contribuye a que el LC500 tenga una imagen especial.

Lexus LC500h

Lexus LC500h: Interior

El interior del resto de la gama Lexus tiene una apariencia antigua pero no así el del LC500, aunque todavía hay aspectos mejorables como la pantalla del sistema de información y entretenimiento, el feo reloj montado en el tablero de instrumentos y el terrible panel de control táctil. Dicho lo cual, el interior es elegante además de espacioso. Todavía no tiene unas líneas tan limpias y prácticas como las de un Audi, pero desde luego supone una enorme mejora.

Ahora hay más énfasis en el conductor con los controles bien posicionados alrededor de éste. El tablero de instrumentos tiene unos colores vivos y hay una división de cuero que separa un poco al conductor del pasajero. Varios mandos permiten cambiar los modos de conducción y ayudan a acrecentar que estamos ante un modelo pensado para disfrutar del placer de conducir.

Lexus LC500h: ¿cómo funciona un sistema híbrido?

Vaya por delante que la tecnología híbrida que se emplea en el LC500h cupé es muy sofisticada y complicada. Al igual que en otros modelos híbridos, el Lexus va movido por dos motores, uno de explosión (convencional) y otro eléctrico. A diferencia del BMW i8 que se conforma con un motor de explosión de tres cilindros y 1,5 litros, el LC500h monta un poderoso V6 de 3,5 litros que entrega 295 CV junto con un motor eléctrico que lleva la potencia total hasta los 354 CV. Para que te hagas una idea, el V8 de 5 litros (sólo motor de explosión) llega a los 467 CV.

Lexus LC500h

La tecnología empleada en este modelo es más avanzada que la que se usa en otros híbridos de Lexus. La compañía asegura que las baterías de iones de litio son un 20 % más pequeñas que las que se montaban en el Lexus LS, de hecho caben en el espacio que hay entre los asientos traseros y el maletero.

Los más interesante del Lexus LC500h no es el motor sino la caja de cambios. Cuando probé la gama de Lexus híbridos el año pasado los coches me parecieron lentos y provistos con un motor ruidoso. Para resolver este problema Lexus ha sacado a la luz el sistema híbrido “multi-stage” (multi-etapa), que es posible que sea el aspecto más importante del coche.

Lexus LC500h: Híbrido “multi-stage”

Antes los Lexus híbridos usaban un sistema CVT (transmisión continua variable) que en teoría ofrece la mejor aceleración y tracción en cada momento. Pero no ofrece el mismo control que una caja de cambios convencional, lo que no es ideal para un modelo deportivo. A menudo las revoluciones no se corresponden con la cantidad de presión aplicada al acelerador por lo que el coche se siente un poco desconectado de tus órdenes. Lexus ha montado en el sistema CVT una caja de cambios de cuatro velocidades para dar al vehículo un carácter más deportivo. Quizá un buen ejemplo es pensar en una bici de montaña en la que la caja automática de cuatro relaciones está en los pedales y el CVT en la parte trasera.

Lexus LC500h

Las tres primeras marchas de la caja automática combinadas con las tres del sistema CVT dan como resultado nueve relaciones, mientras que la cuarta de la caja automática es una directa. Vamos que hay 10 relaciones en total. Lexus asegura que así se ofrece el equilibrio perfecto entre respuesta, eficiencia y control por parte del conductor.

Lexus LC500 (V8): Conducción

Para hablar sobre el LC500h híbrido primero hay que decir que el V8 del LC500 va como una seda. No pude probar durante mucho tiempo el V8 de 5 litros que mueve al LC500 pero enseguida me impresionó por sus prestaciones. Lo primero que me llamó la atención es que es un coche muy ancho.

El coche se siente estable en todas las circunstancias, con una suspensión tirando a dura y una dirección muy directa. No pude sacarle todo el partido al motor pero quedó patente que las prestaciones del V8 que monta el Lexus LC500 son impresionantes. Con el modo “Sport Plus” activado el coche aceleraba como un cohete, mientras que el rugido del V8 era tan presente como si de un pasajero se tratase. Ahora vamos a darnos una vuelta con el modelo híbrido.

Lexus LC500

Lexus LC500h: Conducción

Pasé más tiempo con el LC500h y tuve la oportunidad de conducirlo durante 30 minutos por una carretera de montaña con poco tráfico y no hace falta decir que me divertí una barbaridad. Nada más salir el LC500h híbrido mostró una respuesta que lo separaba del modelo con motor V8. Incluso con la caja de cambios en automático, un pisotón al acelerador se traducía en un buen empuje del motor eléctrico. El LC500h no es un “supercar” sino más bien un impresionante GT 2+2 y se comporta como tal. El agarre es más que tranquilizador y el empuje del LC500h híbrido más que suficiente aunque no tiene la precisión de bisturí propia del BMW i8.

En un mando que hay en el tablero de instrumentos se puede elegir entre cuatro modos de conducción, que cambian un poco la manera en la que funcionan el acelerador, la caja de cambios y las suspensiones. Los modos son: Sport S+, Sport S, Eco y Comfort.

Con el modo Sport S+ activado y usando las palancas para cambiar que hay en el volante pude rodar deprisa con el LC500h, dicho lo cual este coche es para disfrutar de la conducción pero sin acercarse a los límites.

Lo más importante de este modelo es el sistema híbrido “multi-stage” que en definitiva lo que hace es dar más control al conductor. En marchas cortas es posible llegar a hacer que los neumáticos derrapen, al menos en las seis primeras relaciones. La diferencia del LC500h con otros Lexus híbridos es como del día a la noche pero el resultado no es perfecto. A veces, incluso en modo automático, al acelerar el motor hace mucho ruido, como cuando estabas aprendiendo a conducir y metías la marcha equivocada. Lo que en algunas ocasiones me hacía pensar en cuál de las 10 marchas iba el motor en ese momento. Aparte de este detalle el V6 de 3,5 litros ruge de forma saludable, aunque por supuesto no ofrece el impresionante sonido del LC500 con su motor V8 de 5.000 cc.

Lexus LC500h: Veredicto

LC500h

Así que, ¿qué tal va el LC500h? Pues para empezar sería el modelo que compraría de los dos. A pesar de que el híbrido pesa 50 kg más (2.020 kg en total), no es tan potente y acelera un poco menos. Pero ello no le resta un ápice de carácter. Este modelo es todo un despliegue de tecnología que aúna el sistema híbrido con una carrocería que tiene bastantes partes de fibra de carbono para crear un coche ligero y estable. El diseño de este cupé de Lexus es atrevido y se complementa muy bien con un nuevo interior que desde luego es más atractivo que el de los modelos anteriores.

La maniobrabilidad también es excelente y mantiene el tipo incluso cuando le buscamos las cosquillas. El Lexus LC500h (120.000 euros) no es precisamente barato, ni tampoco lo es Lexus LC500 (140.000 euros). Sin duda el LC500h representa un paso de gigante en el desarrollo de los híbridos de la compañía japonesa.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: