Los coches voladores no son factibles

“El tráfico me está volviendo loco”, tuiteó Elon Musk el pasado diciembre en medio de un atasco. “Voy a construir una máquina tuneladora para empezar a excavar”. 

Musk piensa que los túneles son una mejor solución que los coches voladores. Lo que no deja de llamar la atención pues Uber ha contratado a un experto de la NASA para estudiar esta posibilidad. Incluso los japoneses han anunciado que tendrán preparado un coche volador en 2020, justo a tiempo para las olimpiadas. “Está claro que me gustan los cacharros que vuelan, pero es difícil imaginar que los coches voladores a gran escala sean una solución”. Musk piensa que su red de túneles (aunque también sea un plan extravagante y ambicioso) es una opción más realista que los autos voladores.

Coches voladores

 

El responsable de Tesla y SpaceX argumenta que para flotar en el aire un coche tendría que tener una enorme potencia ascendente, lo que produciría mucho ruido y viento para los peatones. Incluso levantarían los escombros que podrían acabar en la cara de una persona. “Si alguien no tiene en buen estado su coche volador podría perder uno de los tapacubos y guillotinarte. No sería ideal para el nivel de estrés saber que hay cosas que pesan una barbaridad volando por encima de tu cabeza”, apuntó Musk.
Otros titanes tecnológicos no son tan escépticos. Larry Page (cofundador de Google) está financiando a la startup Zee.Aero cuyo objetivo es fabricar un coche volador. En octubre pasado varios testigos aseguraron ver uno de esos aparatos volando por una zona de desierto de California. Por lo visto se parecía a “un pequeño avión” y no a un Cadillac con alas como algunos han imaginado.

Los productos de Zee.Aero son vehículos de despegue y aterrizaje vertical (VTOL en sus siglas en inglés), por lo que no necesitan pista de despegue y no han sido diseñados para rodar por las carreteras. Uber también planea usar vehículos VTOL en las ciudades, pero espera colaborar con otras compañías y con los gobiernos para llevar a cabo el proyecto.

Musk, mientras tanto, sigue promoviendo los túneles pero la historia de los coches voladores seguro que no ha acabado aquí. Seguiremos informando.

Foto de apertura Diseñada por Freepik

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: