Nissan IMx: Eléctrico y autónomo

 

El Nissan IMx es un prototipo de un crossover eléctrico, completamente autónomo y con una autonomía de más de 600 km. Este vehículo fue presentado en el pasado Salón de Tokio 2017. El concept car representa lo que la compañía japonesa llama Nissan Intelligent Mobility, es decir, la visión del fabricante japonés sobre los coches del futuro. En ella la conexión entre la máquina y el ser humano será más fuerte, con el objetivo de aumentar la seguridad y hacer que la conducción sea más agradable. Prototipos como el Nissan IMx tienen como objetivo transformar la vida diaria de los conductores.

 

El prototipo IMx cero emisiones es un vehículo que representa el futuro de lo que es Nissan Intelligent Mobility. Nuestra compañía está empeñada en cambiar la manera en la que la gente y los coches se comunican. Además de cómo los vehículos interactuarán en el futuro con la sociedad”, dijo Daniele Schillaci, vicepresidente ejecutivo de marketing y ventas de Nissan.

Nissan Intelligent Driving: Hacer que el viaje sea más placentero

La parte más importante de la tecnología del IMx gira en torno a la futura versión del ProPILOT, que ofrece una conducción autónoma total. Cuando se selecciona el modo de conducción ProPILOT, el sistema esconde el volante dentro del panel de instrumentos y reclina todos los asientos. El conductor comienza a disfrutar de más espacio a su alrededor. Los ocupantes del vehículo se pueden relajar completamente y simplemente disfrutar del viaje. Cuando se selecciona el modo manual, vuelve a aparecer el volante y los asientos regresan a su posición original. A partir de aquí el conductor recobra el control del vehículo.

 

 

Nissan Intelligent Power: La comodidad y el placer de los vehículos eléctricos

El prototipo Nissan IMx de cero emisiones utiliza la nueva plataforma EV de la compañía, que ha sido diseñada para alcanzar la máxima eficiencia. Permite que el suelo sea completamente plano, lo que aumenta de manera espectacular el espacio dentro del habitáculo. Gracias al bajo centro de gravedad, el chasis proporciona una gran estabilidad.

El Nissan IMx está propulsado por un par de motores eléctricos de alta potencia que van colocados en ambos ejes. Lo que significa que el vehículo cuenta con tracción a las cuatro ruedas. La potencia total alcanza los 320 kW con un par motor de 700 Nm. Las baterías son de nuevo cuño y en ellas se ha logrado aumentar su capacidad de almacenamiento de energía. El resultado es una autonomía de más de 600 km con una sola carga. El conductor del Nissan IMx sólo tendrá que dirigir el coche hacia su destino sin tener que preocuparse (como hasta ahora en los modelos eléctricos) de la limitada autonomía.

Nissan IMx

Nissan Intelligent Integration: La infraestructura social

Los ingenieros también han tenido en cuenta lo que denominan la infraestructura social. Por ejemplo, después de llevar a su propietario al aeropuerto, el IMx puede aparcar por sí mismo y conectarse a un poste eléctrico para convertirse en una planta de energía “virtual” capaz de surtir de electricidad a la red. Esta función es parte de la tecnología vehículo-hogar y vehículo-edificio. Una vez que el propietario ha regresado, el IMx lo puede recoger en la terminal y llevarlo a casa. Todo el proceso se realiza de manera automática y autónoma debido a las tecnologías del coche conectado, entre las que se incluye Seamless Autonomous Mobility.  

El coche eléctrico para la conducción autónoma

Hasta ahora los vehículos se han diseñado con una clara diferencia entre el exterior y el interior. La parte de fuera siempre suele ofrecer una sensación de seguridad, mientras que dentro del habitáculo el conductor encuentra un ambiente apropiado para concentrarse en la conducción.

Esta diferenciación podría cambiar con la llegada de los vehículos autónomos. Los diseñadores de Nissan trabajaron con el objetivo de redefinir el interior del vehículo. Dentro del IMx los pasajeros disfrutan de una sensación de libertad sin por ello perder un ápice de privacidad. Para alcanzar este reto los diseñadores se esforzaron en conseguir un espacio que uniese el exterior y el interior.

Otro de las pautas que se perseguía era lograr una imagen que se asociase con los coches eléctricos. Unos automóviles que destacan por su silencio a la hora de rodar. La estética está inspirada en un concepto japonés llamado ma, que es algo así como el sentido del espacio y el tiempo. A ello se unió otra filosofía nipona conocida como wa (harmonía). La idea era alcanzar la coexistencia de dos conceptos que parecen antagónicos: la quietud y el movimiento.

Nissan IMx

 

Diseño exterior: Originalidad

La imagen del IMx marca el camino que veremos en los futuros coches eléctricos de Nissan. Desde la ya familiar parrilla en forma de V, hasta las sutiles líneas que flueyen desde el capó hasta la zona posterior. Los pasos de rueda delanteros son muy llamativos y comienzan desde la parrilla misma hasta llegar a ambos extremos. Los trazos rojos en las llantas contrastan de forma espectacular con el blanco perla de la carrocería. Un recurso estético que se ha inspirado en los tradicionales kimonos japoneses.

Nissan IMx

Diseño interior: Sencillez y espacio

El habitáculo del Nissan IMx es muy espacioso y para diseñarlo los responsables de la compañía se han inspirado en las tradicionales casas japonesas. En el puesto de mandos se encuentra una pantalla OLED de buen tamaño. Los asientos usan un patrón diagonal conocido como katanagare y han sido cortados por láser. Los reposacabezas tienen un estampado que recuerda a los rompecabezas japoneses de madera, y han sido fabricados de un material basado en el silicio que ofrece un gran poder de amortiguación, con un armazón realizado en una impresora de 3D.  

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: