El equipo Williams de F1 empleó datos biométricos para hacer el pitstop más rápido Williams ha sido el equipo que más rápido ha hecho los cambios de ruedas en la F1 y para lograrlo utilizó la tecnología más avanzada.

La Fórmula Uno es un deporte donde todo gira en torno a la velocidad y en el que la investigación no se detiene nunca. Los equipos se gastan millones para logar ser un fracción más rápidos que sus rivales, ya sea desarrollando un nuevo morro delantero, cambiando la configuración del coche o contratando a un piloto mejor. Ahora el equipo Williams F1 está empleando la tecnología para revolucionar un área que a veces se deja de lado: las paradas en boxes.

Estrategias a 300 km/h

Las paradas en boxes son parte de la F1 en las que se cambian los neumáticos además de realizar algunos ajustes cuando conviene, antes también se utilizaban para repostar. Cuando había que poner gasolina esta operación llevaba más tiempo que cambiar las ruedas, pero desde 2010 el repostaje está prohibido en la F1. Lo que significa que si eres muy rápido cambiando los neumáticos podrías adelantar a algún rival en la misma línea de boxes.

Aunque no todo es velocidad, la constancia es también importante. “No tiene sentido hacer un cambio en dos segundos y luego el siguiente en cinco”, dice Gemma Fisher, especialista en rendimiento humano de Williams. “Para superar a los rivales en un cambio de gomas y planear tu posición en el circuito, necesitamos saber que podemos confiar en que nuestro equipo funcione siempre al mismo nivel”.

Circuit of the Americas, Austin Texas, USA. Sunday 23 October 2016. Felipe Massa, Williams FW38 Mercedes, makes a pit stop during the race. Photo: Glenn Dunbar/Williams ref: Digital Image _31I4798

Durante los últimos años los pitstop de Williams no han sido los mejores. Mientras que equipos como Red Bull y Ferrari han hecho cambios en dos segundos, Williams ha estado a la cola, perdiendo un segundo cada vez. Si tenemos en cuenta que en la F1 un segundo es una eternidad, la situación no era la ideal.

“En 2013 nuestros pitstop más rápidos eran de tres segundos y medio”, admite Graeme Hackland, director de tecnología del equipo. Pero tres años más tarde el equipo Williams se ha convertido en el más rápido en las paradas en boxes. Hace poco ganó un premio por realizar un pitstop de 1,92 segundos, el más rápido de esta temporada. Así que, ¿cómo lo hacen?

Empleando la tecnología para cambiar ruedas

Lo primero que decidió Williams fue utilizar recursos para solucionar el problema. Contrataron a Gemma Gisher, especialista en rendimiento humano, y luego utilizaron diferentes tecnologías. Entre otras cosas, datos biométricos, además de conocimientos científicos sobre internet de las cosas proporcionados por Avanade (una empresa compuesta a medias entre Accenture y Microsoft, especialista en el internet de las cosas y en el almacenamiento en la nube).

MIRA TAMBIÉN  Vive en directo la última victoria del Audi R18 en las 24 Horas de Le Mans

“Cuando se unió Gemma al proyecto empezó a estudiar todo, mientras que nosotros nos pusimos a buscar soluciones basadas en la tecnología. A ver qué es lo que se necesitaba, qué tipo de datos e información”, dijo Hackland.

Interlagos, Sao Paulo, Brazil. Friday 11 November 2016. Valtteri Bottas, Williams FW38 Mercedes, in the pits. Photo: Glenn Dunbar/Williams ref: Digital Image _31I4875

Primero se estudió la condición física de los componentes del equipo. A cuatro miembros clave de los 22 de la escuadra se les hizo un completo estudio midiendo pulsaciones, frecuencia respiratoria, temperatura y picos de aceleración. Esta información se envió a Azure (una empresa especialista en la nube de Microsoft), además de ser analizada por tecnología Power BI (otra compañía de Microsoft) y por el sistema de análisis biométrico de Avanade.

Recabar toda esta información supuso el primer paso para resolver el problema porque le dio a Williams una imagen más completa de lo que era un pitstop. “Pudimos ver que cuando hacíamos buenas paradas la información recogida era muy similar. En los pitstop malos podías ver que la información tenía muchos altibajos, con subidas y bajadas”, explicó Hackland.

El equipo ya tenía información como el pulso y la frecuencia respiratoria durante el cambio de ruedas. Se podía saber cuándo los mecánicos estaban estresados y cómo podrían mejorar su rendimiento. Algunos mecánicos se dieron cuenta de que podían recuperarse más rápido si trabajaban en una cierta zona de pulsaciones, mientras que otros mejoraban al reducir el consumo de café.

4-williamsfastestpitstop

Una vez que se había solucionado la parte física de los miembros del equipo, llegó la hora de estudiar el proceso de cambio de ruedas. Muchos mecánicos hacen un pitstop ya de manera natural, automática, así que para mejorar iba a ser necesario estudiar todo el proceso hasta el más mínimo detalle.

“Dividimos todo el proceso, procedimientos, protocolos, cómo hacemos esto o lo otro, cómo entrenamos. Cómo cada miembro sabe lo que tiene que hacer ahí afuera”, dijo Fisher. Luego se utilizaron vídeos tomados con tres cámaras, analizando las posiciones.

Podrías pensar que para controlar los movimientos durante el pitstop lo mejor sería poner una pulsera de actividad con GPS a cada mecánico, algo que Williams ya había probado: “Los guantes de los diferentes mecánicos están muy cerca unos de otros mientras trabajan y la información que recibíamos no era precisa, se mezclaba. Es un área donde todavía estamos trabajando”, apuntó Hackland.

MIRA TAMBIÉN  Conoce a NextEV, el equipo de Fórmula E que planta cara a Tesla

El próximo paso

Williams ha dejado en la mitad el tiempo en el que hace un cambio de ruedas pero la cosa no se acaba ahí, pues el equipo tiene muchos planes en su Programa de Rendimiento Humano. Todos los aspectos del coche, desde el motor hasta los frenos, son controlados cada segundo mientras el bólido está en pista. Pero en este mundo tan tecnológico movido por el objetivo constante de la mejora, las personas que toman las decisiones y que pilotan en auto no son monitorizadas. Esto es algo que Williams quiere cambiar.

Tenemos 300 sensores en el coche y 1.000 canales de información, pero antes de empezar el año nuestra información sobre los humanos era cero. Y ellos suponen al menos el 50 % del rendimiento”, anotó Hackland.

“Queremos tener información de todos. De la gente que fabrica el auto, lo diseña… ¿Están los diseñadores cansados? Si es así no van a producir los proyectos más creativos. Creo que en los próximos años esto va a afectar a más y más gente”.

5-williamsfastestpitstop

Análisis en tiempo real y GPS

Esta temporada la información se grababa y luego se analizaba, pero según Hackland el equipo Williams quiere actuar en tiempo real. Así se podrán decidir y realizar los cambios durante la carrera y no al día siguiente. Lo que podría tener un impacto enorme.

Además de los análisis mediante vídeo y valores biométricos, Williams quiere usar monitores de actividad y GPS. “Nos falta información sobre los humanos recogida por GPS, de cada uno que esté en el pitstop, los 22 mecánicos. El GPS les podría ayudar a estar preparados incluso antes de que el bólido se haya detenido”.

Todo esto puede parecer un poco extremo, casi en plan Gran Hermano. ¿Quién quiere que su hidratación sea monitorizada? Pero así es el espíritu de la F1, un deporte en el que la investigación tiene un peso enorme. Todo está optimizado al máximo: motor, frenos, hasta el último tornillo. Por ello sorprende que los equipos hayan tardado tanto tiempo en empezar a investigar a fondo los cambios de ruedas. Puede que Williams sea la única escuadra que lo está haciendo ahora pero visto los resultados no tardará mucho tiempo en el que los demás hagan lo mismo.

 

Deja un comentario