¿Qué pasa con la igualdad en el mundo tecnológico?

Según un estudio británico, el 50,7 por ciento de la población es mujer, pero te aseguro que viendo el mundo de la tecnología esto no es así. Periodistas, científicos, directores de empresas, la gente que va a las conferencias públicas… no me salen las cuentas, ni de lejos. Muy al contrario, muchas veces me da la sensación de ver sólo hombres. ¿Qué ocurre con la igualdad en el mundo tecnológico?

Me siento a escribir esto y me llega otro informe: la auditoría digital anual de Manchester. Según eso, la diferencia entre géneros en la industria norteña tecnológica ha aumentado. Ahora estamos en un 72 frente a 28 por ciento, cuando el año pasado era 60-40. Pero esto no es solo un problema aquí en Reino Unido, es así en todo el mundo: esta gráfica de Statista muestra cómo cada año hay menos mujeres entre los puestos directivos de las “startups”.

Mujeres directivas en startups

El foro “Everywoman” me ha dado la oportunidad de probar mi propia medicina. Aquí, los hombres estaban en clara minoría. Era un evento muy acogedor, cosa que no puede decirse con frecuencia de los que se organizan habitualmente con mayoría de hombres. “Me encanta veros a todas aquí”, dice Niki Dow, la directora técnica de comunicaciones en ARM. “Es bueno ver algunos hombres se han apuntado también”.

 

Esa actitud de bienvenida no debe sorprendernos. Si la igualdad tiene que funcionar, requiere el esfuerzo de las mujeres pero sobre todo el de muchos hombres también. “Aunque esto se llama Foro Everywoman y promociona las mujeres en empresas tecnológicas, los hombres juegan un importante papel: tenemos que ir de la mano, debe ser un esfuerzo de colaboración en el que todos trabajemos en la misma dirección”.

Mujeres en la tecnología

La diferencia de los sueldos de hombres y mujeres en España es del 18%. En Reino Unido es del 9%”

Los números hablan por sí mismos. El año pasado, hablé con la Dra Jessica Kirkpatrick, analista de datos en la empresa de colocación Hire, y me dio buenas pistas de la dimensión del problema. Como Hired trabaja sobre una plataforma abierta donde los sueldos esperados y los reales están a la vista, sus hallazgos dan una buena perspectiva sobre la mentalidad de las empresas y de sus candidatos, hombres y mujeres. La diferencia en sueldos en Reino Unido es del 9 por ciento de media: es más que en norteamérica o Australia, pero menos que en España (ronda el 18 por ciento). A veces hay razones legítimas para que haya diferencias (tiempo de maternidad por ejemplo) pero el análisis de Hired tiene eso en cuenta, y al comparar años de experiencia y no edad la diferencia sigue ahí. “Hay ligeras variaciones pero el problema es que sistemáticamente te enfrentas a un grupo de personas, las mujeres, que cobra menos que otro grupo, los hombres”.

La diversidad en ARM, reconoce Dow, exige trabajo. La empresa ha subido de un 16 a un 18 por ciento de mujeres en el pasado año, pero queda mucho. Y la sensación de todos con quienes hablé durante el Forum era sobrecogedora: no es solo un tema de justicia, se trata de optimizar resultados. “Los hombres y las mujeres somos diferentes, todos sabemos eso. Nuestros cerebros funcionan de forma distinta, pensamos de forma diferente y, cuando llevamos un negocio, ponemos sobre la mesa temas distintos. Si llevas una empresa tu finalidad es ganar dinero y hacer felices a tus clientes, y para eso necesitas diversidad de opiniones para conseguirlo”, afirma Dow.

Las cosas funcionan mejor con más diversidad. Se es más innovador, con gente que piensa de formas distintas”.

Sigue leyendo: ¿Qué pasa con la igualdad en el mundo tecnológico?