Apple iPhone X: problemas con proveedores podrían retrasar las entregas hasta 2018

En su último evento, el primero que tuvo lugar en el Steve Jobs Theater de Cupertino, Apple dio a conocer el iPhone X (pronunciado iPhone 10), su carísimo y llamativo buque insignia, lanzado para conmemorar el décimo aniversario del iPhone original.

En los últimos años, Apple ha sido acusado de no innovar lo suficiente; de hacer cambios incrementales y cobrar una prima por ellos, algo que hace que la empresa sea criticada en ocasiones.

Desde que Steve Jobs dio a conocer el iPhone original en 2007, la compañía ha sido fundamental para llevar la biometría a todos los públicos. Es pionero en lo que una cámara de un smartphone es capaz de hacer y nos ha hecho vivir nuestras vidas (para bien o para mal) a través de un dispositivo portátil.

Sin embargo, para las personas que deseen actualizarse a este revolucionario smartphone parece que tendrán que esperar más de lo anunciado. El analista de KGI Securities Ming-chi Kuo dijo que la demanda de los clientes para el iPhone X no será satisfecha completamente hasta por lo menos la primera mitad de 2018 debido a las “restricciones de los proveedores”. El memorándum, obtenido por MacRumours, Kuo dijo:”Creemos que el diseño de pantalla completa y las características de reconocimiento facial impulsarán la demanda del iPhone X. Sin embargo, debido a las limitaciones de oferta, esperamos que la demanda del mercado no sea satisfecha plenamente antes del primer semestre de 2018.”

Prueba y Análisis del iPhone X

Imagen 1 De 13

iPhone X

 

Por supuesto, es posible que Apple no siempre haya estado a la vanguardia de la tecnología -añadió NFC mucho después que los teléfonos Android y se ha subido al carro de la Realidad Aumentada (AR) más de un año después del éxito de Pokémon GO-, pero tiene la extraña habilidad de esperar hasta que los consumidores estén listos para aceptar estos cambios, en lugar de adelantarse a ellos. Y esto es exactamente lo que se hace con el iPhone X.

Análisis del iPhone X: Especificaciones clave y fecha de lanzamiento

  • Pantalla: 5.8 pulgadas Super Retina (2,436 x 1,125 @ 458ppi) Pantalla AMOLED con True Tone.
  • CPU: procesador biónico A11 de 64 bits y núcleo hexa-core A11 con coprocesador M11 Motion y “Motor neuronal”.
  • Almacenamiento: 64GB y 256GB.
  • Cámara: Cámara doble de 12MP trasera, f/1.8 y f/2.4 con OIS y cubierta de cristal de zafiro, cámara de 7MP frontal.
  • Software: iOS 11
  • Precio: 1.159 euros (64GB) y 1.329 euros (256GB).
  • Otros: carga inalámbrica, a prueba de polvo y agua (IP67), no tiene toma para auriculares de 3,5 mm.
  • Pedidos anticipados: 27 Octubre 2017
  • Fecha de lanzamiento: 3 Noviembre 2017

Análisis del iPhone X: diseño, características clave y primeras impresiones

Apple ha guardado deliberadamente sus funciones de gama alta para el iPhone X y no se parece en nada a lo que se ha publicado antes. Tiene la pantalla más grande de cualquier otro iPhone, 5.8 pulgadas, que se extiende de borde a borde, similar a la pantalla en el Samsung Galaxy Note 8 y el Galaxy S8 y S8 Plus.

El iPhone X ha desechado el botón de inicio, añadiendo las funcionalidades de Siri a un botón lateral; ha traído el Modo Retrato del iPhone 7 Plus a un modo mejorado de 7 megapíxeles, la cámara frontal; y ha añadido Face ID, el último sistema de autenticación biométrica de Apple, en sustitución del lector de huellas digitales. Todas las impresionantes especificaciones que ayudan al teléfono a destacar de sus predecesores, así como de muchos de sus rivales.

En cuanto al diseño, el iPhone X está fabricado predominantemente en vidrio reforzado con acero y tiene un panel de carga inalámbrica Qi integrado en la parte trasera – una adición muy necesaria. A pesar de que recoge las huellas digitales con una facilidad ridícula, este panel de cristal marca una gran diferencia en lo caro que parece el teléfono. No parece tan frío como los terminales de metal de antaño y hay algo tranquilizador sobre cómo su calor aumenta la sensación de estar conectado a él, incluso después de un par de minutos de uso.

El iPhone X es más ligero (174g) que el iPhone 7 Plus (188g) y el sorprendentemente portentoso iPhone 8 Plus (202g), pero se siente más sólido -en el buen sentido de la palabra- dando peso, excusa el juego de palabras, a su impresión de lujo. También me sorprendió que, a pesar del hecho de que está hecho de vidrio, el iPhone X da la impresión de ser más robusto y menos propenso a resbalar de nuestras manos que el iPhone 7.

Para soportar el software Face ID, se ha añadido un sistema de cámara TrueDepth a la parte superior de la pantalla y la configuración de doble cámara en la parte posterior del dispositivo ahora se sitúa verticalmente en lugar de horizontalmente.

iPhone X

 

Dado lo sofisticado que parece este sistema TrueDepth, es lo suficientemente pequeño como para mezclarse y no distraer de la pantalla de borde a borde. La configuración de la cámara trasera es notable, pero aporta poca diferencia en el aspecto, e incluso la falta del botón home no es tan llamativa como podrías pensar.

No ha costado mucho tiempo acostumbrarse a abrir aplicaciones y volver a la pantalla de inicio deslizándote, y una pequeña barra blanca en la parte inferior de la pantalla te da un bonito toque visual para recordarte que debes deslizarte. Esto también ayuda a ubicar por dónde debe pasar el dedo. Dicho esto, no funcionó tan bien como lo hace pulsar un botón físico como el Home y a menudo terminé simplemente desplazando lo que había en la página en lugar de despejarla.

iPhone X

Hay similitudes obvias entre la pantalla del iPhone X de Apple y la pantalla de los dispositivos Samsung Galaxy, pero la de Samsung muestra vídeos, por ejemplo, mucho mejor debido a la forma en que se arrastra por el borde en lugar de correr hasta él. Es un punto menor, y aunque prefiero la pantalla sin bisel de Apple en comparación con sus modelos anteriores, no es tan impresionante como sus rivales.

iPhone X

Análisis del iPhone X: Veredicto temprano

A primera vista, y habiéndolo tenido en las manos, el iPhone X no parece un iPhone en absoluto, y eso no es una crítica. Parece lujoso, robusto y caro – con 1.159 euros de precio de salida, lo es.

Hay suficientes innovaciones y diferencias en el iPhone X como para que un comprador considere seriamente la posibilidad de actualizar desde el iPhone 7, y renunciar a la gama de iPhone 8, pero su precio es un punto de bloqueo importante.

El modelo de 256 GB es casi tan caro como un MacBook de Apple con muchas menos capacidades y potencial, y no hay cantidad suficiente de fotos de alta calidad y reconocimiento facial que pueda evitarlo.

El Galaxy S8 de Samsung, en comparación, está a mitad del precio, mientras que el Galaxy Note 8, un poco más grande (que fue criticado por su alto precio), cuesta 1.010 euros. El iPhone X es para los ricos o sólo para los fan muy serios de Apple.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: