Dell XPS 13 9350: el ultraportátil de Windows, perfeccionado

Hay mucho detrás de fabricar un buen portátil, más de lo que imaginas. Puedes combinar materiales avanzados y el hardware más rápido, pero no servirá de nada si todo no forma un conjunto bien avenido. Eso es lo que le pasaba de alguna forma al anterior Dell XPS 13, pero Dell no se rinde y ha hecho pequeños cambios en su fórmula para conseguir mejorar notablemente un conjunto, que se ha convertido, ya te lo adelanto, en el mejor ultraportátil de Windows que hemos probado.

Prueba del Dell XPS 13: diseño

Dell XPS 13

Cuando te gastas una cifra de cuatro números en un portátil quieres sentir que compras algo especial. Quieres una máquina que se vea y se sienta perfectamente fabricada, diseñada específicamente para ser la mejor de su clase. Desde el momento en que desembalas y tocas el Dell XPS 13 sientes todo eso.

“El diseño del XPS 13 es sencillo, moderno y elegante”

Las suaves curvas de las partes metálicas cubren el exterior y la parte inferior del portátil, sirviendo de marco ideal a la superficie suave de fibra de carbono que rodea el teclado retroiluminado. El diseño del XPS 13 es sencillo, pero moderno y elegante en el buen sentido.

Es sólido además: no sientes ninguna flexión en su chasis al moverlo y es sorprendentemente pequeño para tener una pantalla de 13,3 pulgadas. De hecho es hasta un poco más compacto que el HP EliteBook 12.5 que ya es notablemente pequeño para ser ultraportátil, y es mucho más fino y portable que el exótico Surface Book de Microsoft.

Pero no es el ultraportátil más ligero: sus 1,2 kg en versión de pantalla no táctil, y 1,29 kg en ese caso, lo hacen más pesado que el MacBook. Pero esos gramos extra merecen la pena y puedo afirmar con seguridad que deja KO al MacBook o al HP… y la mayoría de competidores, en casi cualquier área.

Dell le ha dado al XPS 13 un completo rediseño interno. Los procesadores Intel Skylake han tomado el puesto de mando, trayendo con ellos la promesa de mayor duración de la batería y mejores prestaciones gráficas. Y aún mejor que eso, los discos duros SSD de toda la gama (salvo las versiones más económicas) usan el nuevo y rapidísimo interfaz NVMe. Esto amenaza la supremacía de velocidad de almacenamiento de Apple. Y un toque mágico final: ha llegado Thunderbolt 3. Esta conectividad versátil y rápida sólo queda a un cable USB-C de distancia del Dell.

Prueba del Dell XPS 13: pantalla

Dell XPS 13

De entrada las opciones de pantalla del Dell XPS 13 se mantienen como estaban. Puedes elegir una pantalla mate (anti-reflejos) Full HD, o una de muy alta resolución y táctil (3.200 x 1.800 píxeles) en los modelos más caros. La que elijas estará bien, y algo sigue como estaba también: el marco de la pantalla es increíblemente fino, tanto, que hace que otros portátiles parezcan prehistóricos en comparación.

Yo dispuse del modelo con pantalla mejor, de alta densidad y táctil, y es estupenda. Windows 10 hace un mucho mejor trabajo que Windows 8 a la hora de escalar aplicaciones correctamente en sus 5,7 millones de píxeles y el resultado es que la mayoría de aplicaciones presentan un aspecto increíble. Si fuera la única pantalla que vieras en tu vida, te preguntarías qué es un “pixel”…

El texto aparece tan bien definido como puedas imaginar, y las imágenes se muestran gloriosas gracias al enorme contraste del panel y a la amplia paleta de colores. La pantalla del XPS 13 reproduce el 95 por ciento del gamut de color sRGB y su contraste alcanza nada menos que 1.052:1, números que puedes creerme son muy respetables.

Ah, y si la retroiluminación del modelo anterior podía llegar a disgustar mucho, mucho, Dell parece haber mejorado la situación dramáticamente aquí. Había un leve halo de brillo cerca de los bordes de la pantalla, pero nada como antes. Para un ultraportátil de alta gama este tipo de detalles cuenta mucho.

Solo tengo una queja con el XPS 13 y es la decisión de Dell de mantener el “contraste dinámico” del año pasado. Maximiza una ventana de Explorer en un ambiente oscuro y verás cómo el brillo aumenta por si solo lentamente. Ahora vuelve a minimizar la ventana y pasará lo contrario… Quizás no lo describo bien y parece una chorrada, pero es muy molesto.

¿Por qué me quejo de esto? Pues porque cuando quieres que tu pantalla siga siendo legible, fuera al sol por ejemplo, no puedes regular tú el brillo al máximo. Con una pantalla blanca el panel ofrece una impresionante cifra de brillo de 418 cd/m2, pero si la pantalla es mitad blanca y mitad negra, esa cifra baja a 242cd/m2, una notable caída.

Afortunadamente Dell lo ha arreglado, me dicen… por lo menos para quienes tengan la mejor pantalla QHD como la mía. Si quieres poder desactivar el contraste dinámico tienes que preguntar en el soporte de Dell para que te puedas descargar la actualización de firmware correspondiente.

¿Querías comprar un XPS con pantalla “solo” FullHD? Pues tengo una mala noticia: Dell no ha dicho cuándo, si lo hace, sacará una actualización para ese modelo… Así que si el contraste dinámico es algo que te pueda molestar, o eliges otro portátil o te quedas con la pantalla QHD.

Prueba del Dell XPS 13: prestaciones

Dell XPS 13

El XPS 13 se siente como cualquier ordenador Windows de alta gama debería: muy rápido. La combinación del procesador Skylake de dos núcleos y disco duro SSD NVMe consigue un portátil que literalmente “vuela” en uso diario.

Ábrete un montón de pestañas en Google Chrome y ponte a trabajar con Photoshop CC y seguirá adelante a toda velocidad. Los ventiladores llegan a girar rápido a plena carga y en esa situación su ruido no pasa desapercibido, pero ni de lejos como en el modelo anterior. Puedes darle las gracias al procesador Skylake por ello, ya que trabaja más fresco.

En nuestra serie de pruebas de prestaciones, realmente exigentes, que incluyen edición de imágenes de 36 megapíxeles y codificación de vídeo 4K, el Core i7-6500U de nuestra unidad ofreció números muy respetables. Con un resultado global de 46, es un 12 por ciento más rápido que el Core i7 Broadwell del anterior XPS 13 y un 5 por ciento más rápido que el Core i5 del Surface Pro 4, o solo un 18 por ciento más lento que el Core i5 Broadwell del Apple MacBook de 13” con pantalla Retina. Lo bastante rápido para casi cualquier cosa que se te ocurra.

Y eso son las prestaciones del procesador, pero las del nuevo disco duro SSD NVMe es lo que marca las diferencias, lo que consigue que el nuevo XPS se sienta tan rápido. En las pruebas de velocidad de disco, ofrece cifras que sólo estaban antes al alcance de los portátiles Apple equipados con almacenamiento de estado sólido.

La velocidad de lectura alcanza 1.390MB/s y mientras las velocidades de escritura son algo más lentas, con un máximo de 154MB/s, las de lectura tienen mucho más impacto en el uso diario. Arranca en cuestión de segundos, y se reinicia en apenas alguno más. Es un disco SSD rápido, sin duda.

Prueba del Dell XPS 13: juegos y batería

Dell XPS 13

Vamos con los juegos. Los Skylake vienen con un procesador gráfico muy mejorado, que no llega ni de cerca a lo que un chip dedicado de Nvidia es capaz de dar en cuanto a potencia bruta, pero es una mejora muy bien recibida respecto de los chips de la generación Broadwell.

Pero seamos claros: no jugarás a resolución Full HD ni a máximo nivel de detalle, salvo que tus juegos -como en mi caso- se queden en títulos relativamente tranquilos como Civilization V. Con más acción, selecciona resolución a 720p con nivel de detalle medio o bajo, y el XPS 13 te dará suficiente velocidad de frames para jugar fluidamente.

Encendí mi “shooter” favorito ahora, BioShock Infinite, y el Dell XPS 13 se portó muy bien. Con la resolución en 1.280×720 y el detalle en “bajo” se mantuvo en torno a 30fps. En los benchmarks de juegos el XPS 13 sacó una media de 30’3fps y eso refleja bien mi experiencia jugando con él. En resumen, los juegos están en el menú del Dell, lo único es que no esperes sacarle demasiado en este sentido.

Si juegas mucho supondrás que será a costa de batería, pero aquí llega una buena sorpresa. Con la pantalla en torno a medio brillo (no hay forma de dejarla a un valor fijo por el contraste dinámico) y la WiFi desconectada, el XPS 13 siguió funcionando en nuestra prueba de carga ligera por 11 horas y 31 minutos, que son 66 minutos más que el modelo del año anterior. Una hora más de batería, y mejores prestaciones: no se puede pedir más.

Prueba del Dell XPS 13: teclado y panel táctil

Dell XPS 13

Soy un fan de los teclados de los Dell XPS desde el primero (aparte del horrible XPS 11 claro) y este XPS 13 no desentona. La retroiluminación es ajustable en tres niveles y las teclas transmiten un sólido “clic” que hace fácil teclear rápido y con corrección.

¿Es tan bueno como el del HP Elitebook 12, uno de mis teclados favoritos de todos los tiempos? No, pero está cerca y estoy convencido que casi nadie tendrá quejas sobre esto.

El panel no tiene botones y también es muy refinado. Al presionar se hunde con un tacto sólido, da un clic seguro, y el control del cursor está libre de las típicas dudas o imprecisiones de otros. Es casi tan bueno como el de mi MacBook Pro 13. Lo único que sí eché de menos al cambiar de uno a otro fue la amplia selección del OS X en cuanto a posibles gestos con varios dedos, y el Force Touch, claro.

No es un fallo del XPS 13, pero ojalá las funciones táctiles del hardware dedicado a Windows estuviera tan íntimamente mezclado con el sistema operativo como en Apple. Uso aparatos Windows y OS X cada día, y la diferencia es grande.

Prueba del Dell XPS 13: conectividad

Dell XPS 13

Una de las quejas del modelo del año pasado fue que tenía una conectividad muy justa. Ya no, sobre todo gracias a la introducción de Thunderbolt 3, con su compacto puerto USB-C (que reemplaza el mini-DisplayPort del anterior XPS 13).

Para quienes tengan, como yo, un buen número de cables y adaptadores mini-DisplayPort, tener que comprar ahora nuevos cables o adaptadores será un poco molesto, pero tener un conector que es capaz de alcanzar 40Gbits/s en transferencias de datos, que es compatible con USB 3.1 y DisplayPort 1.2, pues creo que compensa de sobras.

Y, cuando investigas un poco, descubres más ventajas con la presencia del USB-C: con un cargador lo suficientemente potente, puedes usarlo para llenar la batería del XPS 13 aunque hayas dejado el cargador original en casa. Si por casualidad tienes por casa el cargador del más reciente Chromebook Pixel, adivina quién tenía uno (yo), funciona de maravilla.

Por lo demás, pocas novedades. Tenemos dos puertos USB 3, uno en cada lado y uno de ellos con alimentación permanente, un jack 3,5 mm para auriculares, un lector de tarjetas SD (grandes), el conector de corriente habitual Dell y el Kensington de seguridad. Y todos los XPS 13 llevan la misma tarjeta Dell 802.11ac y Bluetooth 4.1 para lo que necesites; lo que uno espera, vaya. No hay opción de 4G, pero teniendo un móvil en el bolsillo tienes hoy en día acceso a redes donde sea.

Ah, algo bueno para acabar: me encanta el indicador de batería. Presiona el minúsculo botón del lado izquierdo del Dell XPS 13 y cinco LED blancos se encenderán para indicarte cuánta batería te queda. Créeme, si sueles salir mucho de la oficina, o de casa, con un portátil bajo de carga… esto es útil.

Prueba del Dell XPS 13: veredicto

Dell XPS 13

Este XPS 13 es un buen retorno de Dell a lo mejor entre portátiles de este tipo. De hecho solo hay una cosa que me molesta en el XPS 13, que es la tozuda insistencia de Dell en tener el contraste dinámico puesto y no dejarte desactivarlo… no lo entiendo.

Aparte de eso, me encanta este chisme. Podría tener un chip gráfico más potente, sí, me encantaría un portátil tan bonito capaz de dejarme jugar a GTA V, pero me temo que tardaremos un tiempo en ver ultraportátiles con gráficas potentes. Tal cual, es un portátil potente, ligero, precioso… muy cercano a la perfección. Me puedo conformar.

¿Y qué modelo te compras? Buena pregunta… Tengo que ignorar la versión más barata del XPS 13 y optar por lo menos por el modelo con Core i5, pantalla de mayor resolución y disco de 256GB NVMe. ¿Merece la pena pagar otros cien euros por el modelo con i7? Seguramente no, y recuerda que -al contrario que con los Apple MacBook- podrás cambiar el disco duro del XPS 13, así que no merece la pena invertir en los modelos más caros solo por eso.

Comparado con sus rivales el Dell XPS 13 tiene un buen precio. Comparado con el Microsoft Surface Book, es un chollo. Creo que habrá un desfile de gente en la web de Dell mirando el modelo con Core i7, 16GB de RAM y disco de 512GB, tentados por dar “clic” al botón de compra. Si tuviera el dinero, yo haría lo mismo.

Deja un comentario