Freewrite: Una máquina de escribir para el siglo XXI

Freewrite máquina de escribir

Imagen 1 De 7

7-freewritemaquinadeescribir

Deja libre a tu artículo, me dice la máquina de escribir Freewrite bajo una imagen de Edgar Allan Poe. Este aparato tecnológico es como un paso atrás que abandona el mundo digital a favor de enormes teclas y robustas palancas. Mientras escribo esta palabras que lees, el texto aparece en tinta electrónica (algo parecido al Kindle de Amazon) en una pequeña pantalla rectangular incrustada en la máquina de escribir.

Más tarde corregiré este documento en mi portátil. Las palabras que voy tecleando van subiendo de manera automática a mi cuenta. Cuando tenga todos los párrafos podré subsanar los errores ortográficos y gramaticales.

En la máquina de escribir no hay manera de ir hacia atrás y seleccionar una parte del documento. Lo único que puedes hacer es borrar hasta donde quieras. Nunca había escrito con una máquina de escribir durante más de unos pocos minutos, por lo que este ritmo es algo nuevo para mí. No puedo ir corrigiendo sobre la marcha y no puedo cortar un párrafo para ponerlo en otro lado. Todo se reduce a una delgada línea y voy avanzando de manera lenta tecla a tecla.

Y ese es el objetivo de la Freewrite, quiere atraer a aquellos que desean huir de tener multitud de pantallas abiertas al mismo tiempo. Desde el tacto a la estética, esta máquina parece escapada de la serie Mad Men. Te invita a escribir sin tener en cuenta los correos electrónicos, los mensajes, las listas de Spotify, Twitter o los comandos de copiar y pegar.

Escribir así es algo extraño. Me siento vulnerable. Como si estuviese escribiendo palabras que son más difíciles de borrar. Escribo sin saber muy bien adónde voy. Sin embargo, sientes una inercia especial pese a que no puedes volver sobre tus pasos. Mi único camino es seguir golpeando las teclas o rendirme. Quizá por esto en las películas siempre vemos a escritores impotentes y frustrados frente a máquinas de escribir, rompiendo hojas de papel y arrojándolas a la papelera.

Capítulo 2

Aunque no todo es color de rosa. La máquina de escribir Freewrite cuesta 499 dólares (464 euros) y que sepamos no se vende en ninguna tienda física en España. No es fácil justificar gastarte esa cantidad de dinero en una máquina que en vez de más te da menos…

Escribir con este dispositivo ofrece un extraño sentimiento de intimidad y vulnerabilidad. De hecho, he decidido apagar mi portátil. Estoy solo con la máquina de escribir.

Freewrite máquina de escribir

Sí, la Freewrite Typewriter es carísima. Por menos de la mitad del precio podrías comprar un Chromebook y luego instalar algunas app diseñadas para estar desconectado de internet. Incluso es posible comprar una máquina de escribir antigua en eBay, aunque tendrás que encontrar también cinta (sí, las máquinas de escribir llevan una cinta que hay que cambiar) y no podrás transportarla con facilidad. He decidido guardar el móvil en el bolsillo por lo que estoy todavía más solo.

Epílogo

Sí, la máquina de escribir Freewrite cuesta un ojo de la cara pero así todo… Hay algo muy especial que sientes cuando escribes con este aparato. Recuerdo que una vez estuve en una conferencia que dieron Will Self e Iain Sinclair sobre su querido amigo, el ya fallecido escritor JG Ballard. El evento tuvo lugar en una iglesia, lo que pegaba bastante porque los dos hombres pasaron buena parte del tiempo lamentando la desaparición de las máquinas de escribir. Echaban de menos el patrón de escritura que esos aparatos dictaban. Recuerdo que en aquella ocasión pensé: “¡Vaya rollo que están soltando los viejos!”. Ahora, en cambio, comienzo a entender lo que estaban diciendo. Escribir así se siente de otra manera y se crea de otra manera. Quizá hasta la manera de pensar es diferente, más apropiada para una novela, con tiempo para interiorizar las ideas.

Freewrite máquina de escribir

Yo escribo de una manera creativa y lo hago en un portátil con tantas ventanas abiertas que no me explico cómo todavía no me he resfriado. Si quieres escribir una novela en el siglo XXI, ¿no es mejor hacerlo con las herramientas del siglo XXI?

¿Escribir con un instrumento del pasado te aleja del presente o te transporta al futuro? ¿Si estuviese escribiendo en el portátil este artículo sería diferente? Es fácil decir que la Freewrite es simplemente una cara extravagancia, dirigida a jubilados románticos y a algunos pijos, pero demuestra que el desarrollo en la tecnología de la escritura no es algo que va en línea recta.

Tiene un puerto USB Type-C y se sincroniza con la nube, así que la Freewrite no ignora la conectividad que permite internet pero la mantiene muy restringida. Muestra un camino alternativo, quizá un callejón sin salida en el que no hay que escribir con 20 ventanas abiertas.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter:

Deja un comentario