Google Home: Un asistente digital para el hogar mejor que Amazon Echo

Nuestros hogares están cambiando a una enorme velocidad gracias a dispositivos como Amazon Echo (190 euros) o Google Home (170 euros), que nos permiten ordenar un poco nuestra caótica vida. Google Home ha sido diseñado para convertirse en el centro de la vida familiar, aunque no esperes que sea una especie de robot capaz de limpiar la casa. Pero sí que te recordará si tu hijo tiene un entrenamiento con su equipo o te dirá qué hora es en este momento en la ciudad de Nueva York. No te pierdas nuestras impresiones de la prueba del Google Home.

Google Home

Imagen 2 De 14

14-google_home.jpg

 

El asistente de IA de Google es un pequeño altavoz no más grande que un vaso de buen tamaño. Ha sido diseñado para ser agradable a la vista y mezclarse con el resto de la decoración del hogar.

Amazon tiene millones de usuarios pero me atrevería a decir que Google tiene muchos, muchos más. Google Home es un aparato para quien haya invertido un poco en el ecosistema de Google. ¿Tienes una cuenta de Gmail? Pues Google Home es para ti. ¿Tiene un móvil con Android? Pues seguro que le sacarás partido a Google Home. ¿Empleas Google Chrome, Drive, Docs, Play Music o YouTube? Entonces éste es el dispositivo que te hace falta en casa.
Basta con que le pidas a Home: “¿Dime cómo tengo el día?”. Y te recordará tus citas que hay en Gmail y Calendar. O echará un vistazo a la previsión meteorológica. Incluso será capaz de decirte cuánto tiempo tardarás en llegar al lugar de la cita. 

Google Home

 

Tiene tanta información (más que Amazon Echo) que a veces te dejará sorprendido. Google Home no sólo es bueno para los humanos, sino que además “habla” sin problemas con otros dispositivos tecnológicos que tengas en tu hogar. Controla Chromecast por lo que puedes ver Netflix en tu TV con una simple orden de voz. Para ello tendrás que tener Netflix instalado en tu móvil, como cuando tenías que tocar el smartphone (anticuado, ¿verdad?).

Funciona a través de tu móvil y es posible utilizar apps como YouTube sin sacar el teléfono del bolsillo. Es fantástico usar Spotify con Google Home, simplemente di: “pon Daft Punk, Discovery” y se reproducirá en el altavoz de Google Home o en otro controlado por Google Cast. Aunque no parece que soporte conexiones por bluetooh.

La desventaja actual de Google Home frente a Amazon Echo es que no hay mucha integración con dispositivos de terceros. Algo que deberá cambiar con el tiempo cuando los desarrolladores se pongan a trabajar.

Google Home

 

Google Home se puede conectar a muchos dispositivos IoT (internet de las cosas). Así que es posible encender o apagar las luces con una orden de viva voz. En un hogar completamente conectado, bastaba decirle a Home: “Okay Google, empieza mi día” y encendía las luces, ponía la calefacción a 20 grados y ponía en marcha la cafetera. Al decir: “Okay Google, me voy”, bajaba la temperatura a 15 grados, apagaba las luces y desconectaba los aparatos electrónicos que no fuesen necesarios.

El sistema no es perfecto pues algunas veces no entendía lo que le decía.

Google Home: Siempre a la escucha

Google Home
No es inusual tener algunas reservas relacionadas con la privacidad cuando hablamos de Google Home. ¿Quién quiere tener un dispositivo que está escuchando siempre todo lo que decimos, esperando a que le digamos “OK Google”? Pero Google Home sólo escucha las cosas a las que le has dado permiso. No grabará una conversación intrascendente pero sí cuando oiga el comando “Okay Google” (al menos esto es lo que dice Google).

Puede que te preocupe la cantidad de información que Google tiene sobre ti, sobre todo si pensamos que Home de alguna manera coordina todos los dispositivos que admiten la conexión con Google. Aunque Home no se pondrá a husmear en tus cosas, a menos que le des permiso para acceder a tu calendario, correos, archivos en la nube, etc. Además puedes en cualquier momento desactivar su micrófono simplemente apretando en el botón que tiene en la parte de atrás.

 

Google Home se siente como en casa en tu casa

En el apartado estético Google lo ha clavado con Home. Es un dispositivo discreto y atractivo, que no parece nada tecnológico. Se puede separar la zona de la base, mientras que la parte superior tiene unas suaves curvas y acaba en un corte plano inclinado. Mucho más atractivo que el cilindro de Amazon Echo. Echo parece un dispositivo salido de la película “2001: Una Odisea del Espacio”, mientras que Google Home es más rollito “Prometheus”.

Google Home

La parte superior del dispositivo tiene un panel táctil. Si dibujas un círculo puedes ajustar el volumen, las luces LED de Home se convierten bajo tu dedo en un círculo animado. Si tocas el panel, se activa o detiene lo que estés oyendo en ese momento. Si no quieres decir “Okay Google” basta con que mantengas el dedo en la parte superior para que se active.

Las capacidades audio de Google Home son muy buenas. No puede sustituir a un buen equipo de altavoces por bluetooh pero mantiene el tipo. Exagera un poco los bajos y no tiene la suficiente definición para las piezas musicales más complejas pero a mí me suena mejor que Amazon Echo.

¿Vale la pena Google Home?

Aparte de algunos problemas típicos de cuando se lanza algo nuevo, Google Home es una gran ayuda en casa y lo recomiendo. Amazon Echo no es tan bueno, pues Home ofrece una experiencia más completa, con un propósito más claro y definido.

Google Home

 

Otra cosa que me gusta de Google Home es que no es una parte del comercio electrónico. Puede que parezca que Amazon Echo no quiere venderte nada pero sólo te permite comprar a través de Amazon y se conecta a los servicios de esta compañía. Home no ha sido diseñado para vender productos, sino para enriquecer tu vida.

Si has leído hasta aquí te habrás dado cuenta que el dispositivo Google Home (170 euros) me ha gustado mucho. Se trata de un aparato que ayudará a todo aquel que utilice los servicios de Google, es decir, a casi todo bicho viviente.