Lenovo Yoga Book: primer contacto con el revolucionario híbrido con teclado Halo

En cualquier caso, incluso si es algo “raro” al principio, Lenovo ha dotado a su invento de un programa de inteligencia artificial que aprenderá tu forma de teclear y se adaptará, con lo que tras un periodo inicial de aprendizaje mutuo la cosa deberá mejorar. Y es que no se trata solo de una proyección “pasiva” (como cualquier otro teclado virtual de tableta por ejemplo). No, el teclado aprenderá dónde dejas caer tus dedos en ciertas teclas y se ajustará él solo. Por ejemplo, si siempre das a la barra de espacio por debajo de su área, el Teclado Halo se acordará de esto y aunque “falles” alguna vez él dará la tecla por pulsada. Igual para las letras, y hay más, un motor de texto predictivo que te permitirá teclear igual de rápido que en un móvil, si lo prefieres de esa forma.

Escribir a mano alzada con el Lenovo Yoga Book

Lenovo Yoga Book

Y hasta aquí hemos hablado del teclado, pero es que esa superficie -recuerda- también sirve para más cosas. Y a mí me pareció muy interesante poder usar su lápiz incluido para tomar notas a mano alzada. Me gusta mucho la Surface Pro 4, que conste, pero escribir sobre su superficie de cristal es “raro”, da igual si estoy tomando notas o pulsando algo. Con el Yoga Book, puedo escribir usando tanto el teclado virtual como tomando notas igual que haría sobre una libreta de papel.

Se parece muy mucho a la tableta Bamboo Spark de Wacom, pero aquí puedes ver directamente lo que estás escribiendo, en lugar de tener que esperar a que se sincronice con tu móvil. Cada Yoga Book vendrá con un clip magnético de forma que podrás sujetar una hoja (A5) debajo de la pantalla, y así podrás digitalizar tu escritura sobre hasta 10 mm de profundidad de papel. Esto está muy bien si prefieres escribir sobre un papel (y que se registre)pero la superficie del “teclado” es muy buena sustituta gracias a su textura realista, cuyo tacto la hace parecer una hoja de papel real y tienes esa sensación cuando escribes en ella.

Lenovo Yoga Book

El lápiz en sí tiene hasta 2.048 niveles de sensibilidad de presión y viene con dos puntas, una para dibujar ya sea sobre la pantalla o en el “teclado”, y otra para el papel. El Lenovo detecta cuándo estás apoyando una palma, así que puedes apoyar la mano en cualquiera de las dos superficies sin generar errores accidentales. Todas las notas se convierten instantáneamente en OneNote, o puedes guardarlas en la aplicación propia de Lenovo Custom Note si usas Android. Ah, es que no te había contado que la Lenovo Yoga Book tendrá dos versiones, una Windows y otra Android, para que cada cual elija el sistema operativo que prefiere.

La interfaz de Android 6 está prácticamente sin tocar, pero Lenovo ha incluido algunas aplicaciones de productividad que lo hacen más fácil de usar. El soporte multiventana es seguramente el más práctico, porque te permite tener cuatro ventanas en miniatura en pantalla permanentemente, pero también encontrarás una barra de tareas y atajos habituales en el teclado, que le dan facilidades de portátil al estilo del Google Pixel C. En las próximas semanas o meses habrá una actualización gratuita a Android Nougat. La versión de Windows 10, por su parte, soporta el nuevo Windows Ink, además de Cortana y OneNote.

15 horas de autonomía del Lenovo Yoga Book

Lenovo Yoga Book

Lenovo espera que saquemos hasta 15 horas de funcionamiento en uso mixto de la batería del Yoga Book, pero esa batería (de 8.500 mAh) soporta cargas rápidas así que será fácil aguantar el día con alguna ayudita puntual si nos hace falta porque nos quedamos bajos. Un cargador capaz de carga rápida está incluido en la caja, y Lenovo dice que con él alcanzas desde cero el 80 por ciento de carga en sólo 50 minutos (no está nada mal si es así, son 6Ah aproximadamente).

Algo que no tiene, sin embargo, es conectividad USB-C. En su lugar tienes micro-USB. Esto se debe en parte al tiempo tan largo de desarrollo, pero la verdad es que es un fallo. También tienes un conector micro-HDMI y la salida de auriculares (jack 3,5mm), pero ahí termina la lista de conexiones.

La pantalla en sí mide 10,1 pulgadas en diagonal y tiene una resolución de 1.920 x 1.200 píxeles. Tiene 4GB de RAM a bordo, y un procesador Intel Atom de 64 bit con 64GB de almacenamiento que se puede expandir con tarjetas microSD de hasta 128GB. Los altavoces son compatibles Dolby-Atmos para mejorar el sonido, y habrá versiones 4G LTE en función del mercado a donde se dirijan.

Lo mejor del Lenovo Yoga Book, sin embargo, estaba por descubrir: su precio. La versión Android deberá empezar en unos 500 euros, la Windows un 10 por ciento más aproximadamente, y se pondrán a la venta en septiembre, así que Lenovo parece haber acertado con esto. Sus prestaciones no estarán al nivel de los ultraportátiles tradicionales ya que su procesador Atom no tiene esa orientación, pero como tableta multiuso y herramienta para tomar notas el Lenovo Yoga Book parece que podría por fin cubrir ese puente entre los portátiles y tabletas. Se va a vender enseguida, no tardaremos mucho en tener uno mas tiempo para probarlo bien, y podremos contarte más sobre qué tal resulta: ¡seguiremos informando!

lenovo-yoga-book-1

Imagen 1 De 5

Lenovo Yoga Book

Deja un comentario