Moov HR Sweat: Midiendo el corazón a través de tu cabeza

Para el que quiera correr la cinta Moov HR Sweat presenta un problema, sólo hay un programa que combina cortos momentos de gran actividad con otros instantes en los que se camina para mejorar la resistencia y quemar la mayor cantidad de grasa posible. La app no controla los pasos que das pese a que los móviles cuentan con GPS y acelerómetros.

Moov HR Sweat

Este dispositivo pone todo el énfasis en el ejercicio pero no cuenta con acelerómetro así que, como ya hemos dicho, no lo podemos usar para controlar los pasos que damos, a pesar de tener una batería que dura seis horas. Sólo mide un número limitado de ejercicios. Lo que hace que la cinta Moov HR Sweat sea algo cara (99 euros), más aún si decides adquirir también la pulsera Moov Now (70 euros) para sacarle todo el partido a tu ejercicio físico. Para poner las cosas en perspectiva hay que tener en cuenta que es posible adquirir la pulsera Fitbit Charge HR por 75 euros.

Dicho lo cual, la cinta Moov HR Sweat tiene una gran ventaja y es su precisión. Ya sabes que si se trata de una pulsera debes llevarla muy apretada para que funcione con eficacia. Con la Moov HR Sweat no tienes este problema. Aquí tienes una comparación mientras hacía ejercicio con la Moov y con la Fitbit Blaze en mi muñeca.

Moov HR Sweat

Como ves la Fitbit dice que llegué al pico de pulsaciones justo al comienzo de la carrera, que es sólo una pulsación más rápida que la media recogida por Moov. De acuerdo con Fitbit no estaba esforzándome mucho. La cinta Moov es mucho más precisa y recoge que estaba yendo “a muerte” en algunos momentos (183 pulsaciones por minuto).

Hay quien dice que los dispositivos de actividad no tienen que ser tan precisos siempre y cuando den los mismos valores (vamos, que se equivoquen siempre de la misma manera). Estoy de acuerdo cuando hablamos de pasos pero no en cuanto a pulsaciones. En este aspecto la cinta Moov HR Sweat es sobresaliente.

Moov HR Sweat

Moov HR Sweat: La app

Por fortuna sólo hay una app para Moov y no necesitas otra aparte para Moov Now. Cuando empiezas el ejercicio conectas el dispositivo con el móvil y un simple toque es suficiente para comenzar. A diferencia del Moov Now, el Moov HR Sweat usa una pila recargable en vez de la típica pila de botón que usan multitud de relojes. La autonomía es de unas seis horas y se carga a través de un minúsculo dispositivo.

La app está dividida en cuatro secciones: lista de actividades, la información de tus ejercicios, un página que muestra tu progreso y una lista con tus amigos. Si no tienes amigos que cuenten con el software Moov puedes invitarlos a que se unan usando un código con un descuento. Al igual que ocurre con otros monitores de actividad existe la posibilidad de conectar la app con otros servicios como Apple HealthKit, MapMyFitness y Strava.

Moov HR Sweat

Cada sección es fácil de seguir y no te agobia con demasiada información. Si seleccionas correr te sale una página con tres etiquetas. La primera te ofrece toda la información que necesitas: cuánto tiempo has estado en cada zona de pulsaciones, un gráfico con el ritmo cardíaco y la altura. La segunda etiqueta pinta un mapa con las secciones (con diferentes colores dependiendo de la velocidad). La última etiqueta da la información en bruto, desde las pulsaciones máximas a la mayor velocidad. Los datos son relevantes y fáciles de entender.

Moov HR Sweat: Veredicto

El dispositivo es muy eficaz. Da mucha menos información que las gafas Oakley Radar Pace pero cuesta menos de la cuarta parte. Además llamarás menos la atención, aunque una cinta en el pelo siempre es algo un poco especial.

Moov HR Sweat
El problema es que para sacarle todo el partido a la cinta Moov HR Sweat también necesitas comprar la pulsera Moov Now, de lo contrario no podrás realizar de manera libre ciertos ejercicios (como correr o montar en bici). Tampoco puedes controlar los pasos o el sueño. Los dos dispositivos suponen un desembolso de 174 euros, más caro que un Fitbit Charge 2 (122 euros) y muy cerca de lo que cuestan los dispositivos con GPS interno. Claro que estos controladores de actividad no tienen el mismo sistema de audio o de análisis de entrenamiento. Encima son menos exactos a la hora de medir el ritmo cardíaco pero son más cómodos de llevar y sólo se trata de un dispositivo (no dos).

La cinta Moov HR Sweat será ideal para un determinado tipo de personas pero aquellos que estén dispuestos a sacrificar un poco de exactitud hay otras opciones más recomendables.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: