Probamos el Nokia 3310: El pasado no siempre fue mejor

El primer Nokia 3310 salió al mercado en el año 2000 y algunos piensan que en aquella época se debería haber quedado como un recuerdo agradable. No me habría importado ver el Nokia 3310 en 2005 pero no en 2017. Es una auténtica reliquia. Incluso si quieres un simple teléfono que no sea un “smartphone”, 59 euros es una cantidad a tener en cuenta para un producto que sobre todo ofrece nostalgia.

Nokia 3310: Diseño

Nokia 3310

Imagen 1 De 13

Nokia 3310

 

En este apartado Nokia lo ha hecho muy bien pues ha logrado que el nuevo Nokia 3310 transmita las mismas sensaciones que el viejo, aunque en realidad no es igual al de hace 17 años. El original pesaba 133 gramos que ahora se han quedado en sólo 80. El móvil es menos ancho al pasar de 22 a 12,8 mm. Al lado del Samsung Galaxy S7 que uso cada día parece un juguete.

La pantalla es de 2,4 pulgadas pero la sensación de que estás otra vez delante del modelo antiguo es una ilusión. En el año 2000 el 3310 tenía una resolución de 84 x 84 píxeles, ahora es de 240 x 320 y a todo color. Pese a que no se puede comparar ni siquiera con las pantallas de 720 píxeles más básicas de un Smartphone, hace su función sin problemas. La pantalla ofrece colores vivos aunque con un poco de grano.

Por supuesto la pantalla no es táctil. Los controles se realizan a través de 15 botones que hay en la parte de abajo. El único detalle que te hace pensar que estamos en 2017 y no a finales de la década de los 90 es la existencia de un puerto microUSB en la parte superior para cargar la batería.

Nokia 3310 prueba

 

La carcasa trasera se puede desmontar por lo que es posible cambiar la batería (pese a que ésta dura una barbaridad, sobre todo en comparación con la de los móviles actuales). Aunque no es posible cambiar la parte frontal, como sí se podía hacer en el Nokia 3310 original, lo que es una pena. Te tendrás que conformar con los siguientes colores rojo, amarillo, gris oscuro o azul.

Nokia 3310: Prestaciones

Nokia no ha querido decir nada sobre qué procesador utiliza el 3310 pero podemos estar seguros de que no es lo último que ha salido de Silicon Valley. Este dispositivo es muy básico por lo que tampoco hace falta mucha potencia para que todo funcione como debe ser. Los menús se mueven con rapidez por lo que tampoco te quedas con las ganas de contar con un procesador más potente.

Pero la experiencia no es ideal, sobre todo para aquellos que hayan crecido con pantallas táctiles. El tener que teclear un texto no es lo más práctico, incluso con el sistema predictivo. La gente al final era capaz de hacerlo muy rápido pero porque no les quedaba más remedio. Volver atrás en este aspecto no es algo agradable.

Nokia 3310

Sigue leyendo…