Samsung Galaxy S7: prueba a fondo

El Samsung Galaxy S7 es un pedazo de smartphone, en mi opinión, mucho mejor que el iPhone 6s. Parece que el público en general también se ha dado cuenta y las ventas en Estados Unidos del S7 y S7 Edge ya han superado a las del iPhone por primera vez.

Los últimos datos sobre el mercado norteamericano de móviles, de febrero a mayo de 2016 y publicados por Kantar Worldpanel, muestran que el S7 y s7 Edge acaparan el 16% de las ventas, mientras que el iPhone 6s y 6s Plus llegan al 14,6%. Si contabilizamos todos los modelos, Samsung todavía golpea más fuerte, copando el 37% de cuota de mercado, por el 29% de Apple.

Es todo un hito, sin embargo parece que no muchos de los nuevos propietarios de un Samsung Galaxy S7 son anteriores usuarios de iPhone, solo un 5% según el estudio.

Probamos el Samsung Galaxy S7

Samsung lleva a la vanguardia de la fabricación de smartphones ya mucho tiempo, pero en 2015 rompió moldes. No en cuanto a la calidad de sus modelos de gama alta, que siempre ha brillado, sino por la forma en la que introdujo en el mercado dos terminales con el mismo tamaño de pantalla y precios dispares. Ha cambiado la estrategia este año con el Samsung Galaxy S7, con unas diferencias notables entre las 5,1 pulgadas del S7 y las 5,5 de su hermano tanto en precio como en tamaño de pantalla.

Resumiendo, Samsung hace lo mismo que Apple con su iPhone 6s y 6s Plus, dar al cliente a elegir entre una opción más barata y de tamaño más compacto como la que probamos aquí o una más cara, grande y refinada como el Samsung Galaxy S7 Edge. Con cualquiera de los dos, te llevas el mejor smartphone del mercado.

Ya lo he dicho… Así que si quieres puedes dejar de leer aquí e ir a hacerte con uno. Así te ahorrarás el tiempo. Es bueno, muy bueno. Te lo aseguro.

Pero no lo vas a hacer porque estás aquí porque quieres más. Quieres saber exactamente por qué es tan bueno, por qué el diseño es mejor, sus prestaciones van más allá y su cámara es más capaz que la compacta en la que te gastaste cientos de euros hace tan solo diez años.

Samsung Galaxy S7
Samsung Galaxy S7

Samsung Galaxy S7: ¿Qué hay de nuevo?

Lo primero que he notado es su mayor capacidad de almacenamiento. A los fans de los Galaxy de hace unos años no les hacía ni pizca de gracia el hecho de no tener una ranura para microSD, así que Samsung le ha devuelto esta opción al nuevo modelo. La buena noticia es que para hacerlo, Samsung no ha tenido que anchar el diseño del Galaxy S7, pues utiliza la misma ranura de la tarjeta nano-SIM (parte superior izquierda) para introducir la tarjeta de memoria, sin romper sus líneas.

Samsung Galaxy S7
Samsung Galaxy S7

La resistencia al agua y al polvo es otra de las prestaciones que vuelven y que no penaliza el diseño. Se trata de una mejora de la protección IP67 del Samsung Galaxy S5, que fue el último buque insignia de Samsung en instalarlo.

Técnicamente es posible sumergir el smartphone hasta 1,5 metros bajo el agua durante 30 minutos, así que no te cortes si quieres sacar una foto de los cangrejos ermitaños que hay entre las rocas. Yo prefiero pensar que te da un punto de tranquilidad, puesto que ya no tienes que preocuparte por usar el Samsung Galaxy S7 bajo la lluvia o apoyarlo sobre una mesa en la que los refrescos y la cerveza vienen y van.

Samsung Galaxy S7: la pantalla

Además de los cambios importantes antes mencionados, el Samsung Galaxy S7 recibe una ligera mejora. El S6 ya era bueno, así esto lo convierte en mejor. El S7 monta una pantalla Super AMOLED con una resolución de 1.440×2.560 px, la misma que el S6 y es tan nítida que tendrías que recurrir a un microscopio para poder ver los pixels. La calidad de la nueva pantalla es excelente. Ya hace tiempo que Samsung monta lo último de lo último en las pantallas de sus smartphones. El contraste es perfecto, como esperas de una Super AMOLED. Cada uno de los pixels proporciona su propia fuente de luz, lo que significa que no hay filtraciones en el fondo, así que el negro es negro.

La calidad de los colores es enorme, el terminal tiene varios modos disponibles, pero por defecto tiene activado el modo Adaptativo. El en el que lo he probado y los datos son increíbles. Con el ajuste automático de brillo desactivado, el brillo alcanza los 354cd/m2, lo que no parece mucho. Sin embargo, la luminosidad máxima alcanza su pico cuando activamos el ajuste de brillo automático. En un día soleado el Samsung Galaxy S7 llega a los 470 cd/m2, por lo que puede verse perfectamente bajo cualquier condición.

Samsung Galaxy S7: diseño

Samsung Galaxy S7
Samsung Galaxy S7

Tampoco cambia el diseño de cristal por ambas caras ni su exótico remate metálico. En resumen, el S7 parece tan bueno como parecía el S6 hace solo un año y solo se afea cuando se ven las huellas de grasa de los dedos. Es un teléfono que frotarás como si fuera la lámpara de Aladino. Se notan mayores diferencias al darle la vuelta, sobre todo en la joroba de la cámara: antes 1,6 mm por los 0,46 mm de ahora. Sus bordes son también más redondeados y es más plano, por lo que entra y sale del bolsillo más fácilmente y se carga mejor con los cargadores sin cables.

Samsung Galaxy S7
Samsung Galaxy S7

El resto del diseño es parecido al del S6. Los botones y puertos están en los mismos sitios: tarjeta SIM y microSD arriba, botones de volumen a la izquierda, el encendido a la derecha y la salida de audio de 3,5mm, la conexión micro-USB y la rejilla del altavoz abajo. La única diferencia es que ahora la pantalla está siempre activa y muestra información útil como la hora y notificaciones recientes incluso con el teléfono en modo espera.

El Samsung Galaxy S7 está siempre encendido y tienes la posibilidad de elegir el estilo de pantalla que quieres que muestre. Hay siete configuraciones básicas de reloj y vista de notificaciones, así como dos vistas diferentes de calendario y tres imágenes de estrellas y planetas.

Samsung Galaxy S7
Samsung Galaxy S7

Después de convivir con el Samsung Galaxy S7 durante algún tiempo, cada vez estoy más convencido de lo útiles que son estas funciones. Aunque está muy bien poder ver la hora sin tener que tocar la pantalla o presionar un botón, el hecho de que no muestre más información es una desperdicio. Aunque puedes ver la notificación de una llamada perdida, no puedes ver quién te ha llamado o enviado un mensaje. ¡Vamos, Samsung, quiero más!

Deja un comentario