Probamos el Samsung Galaxy S8: Un móvil casi perfecto

La batería es una unidad de 3.000 mAh que no se puede extraer. Vamos, que es igual que la del Galaxy S7 así que uno no puede dejar de preguntarse si supondrá en la práctica menos autonomía. La mayor pantalla así lo haría pensar aunque el empleo de componentes más eficientes podría sugerir lo contrario.

Al final la respuesta es que es más débil pero no mucho más. En nuestro test (en el que ponemos un vídeo continúo con un brillo de 170 cd/m2) duró 16 horas y 45 minutos. Lo que está bien pero es una hora menos que la batería del Samsung Galaxy S7 (17 horas y 48 minutos) y dos horas menos que el S7 Edge (18 horas y 42 minutos).

El móvil viene con un cargador rápido por lo que podrás “llenarle el depósito” deprisa si fuese necesario. ¿Cuánto de deprisa? En media hora el móvil pasaba de cero a 37 %. Lo que no está mal aunque no llega al OnePlus 3T que promete “un día de trabajo con sólo media hora”. Quizá Samsung tenía muy presente los problemas que ocurrieron con la batería del Note 7…

Samsung Galaxy S8: Software

El Samsung Galaxy S8 viene con Android N, aunque todavía tiene una capa de TouchWiz de Samsung. Esto ya no es tan intrusivo y puedes navegar sin notarlo. En lo que se refiere al software, es tanto un producto Google como Samsung, con todas las apps que ya conocemos. En la carpeta de Google hay: Drive, Play Movies, Duo y Fotos, además de Chrome, Play Music y Gmail que están por ahí flotando. Samsung tiende a duplicar todo esto, así hay una app para el correo, otra para navegar por internet, otra para tomar notas, etc. Microsoft también tiene su carpeta con: Word, Excel, PowerPoint, OneDrive y Skype.

Tanta duplicidad no es lo ideal cuando se trata de utilizar el espacio disponible. Las apps de Google se pueden desinstalar, pero la mitad de las de Samsung y todas las de Microsoft sólo se pueden deshabilitar, lo que significa que por ahí se te van a ir cientos de megas. Aunque también es posible emplear una tarjeta microSD, aunque hay algunas apps y juegos a los que no les gusta estar en la tarjeta.

Samsung Galaxy S8

MIRA TAMBIÉN: Samsung Galaxy S8 vs iPhone 7: ¿Cuál comprar?

Esperemos que ahora Samsung y los desarrolladores le saquen más partido a los bordes curvos, pues hasta ahora lo que hemos visto en este aspecto no pasa de ser algo útil y poco más.

Además del desbloqueo por la huella hay uno por reconocimiento facial y uno por el iris que ya estaba disponible en el Samsung Galaxy S7. Una vez que hayas registrado tu foto podrás desbloquear el móvil sin tener que usar el dedo o una contraseña. Funciona mejor cuando hay mucha luz y es un poco como magia aunque se dice que una foto impresa podría engañar al sistema. A mí me gusta pero me parece perfecto que no sea la única manera de desbloquear el móvil.

Llega el momento de hablar de Bixby, el sistema de IA de Samsung y la verdad es que en estos momentos se trata de algo bastante limitado. Aunque ahí está el quid de la cuestión con la inteligencia artificial, va mejorando con el tiempo.

Samsung está apostando mucho por ello e incluso le ha dado un botón específico pero en estos momentos sólo funciona como un segundo botón de inicio. El Bixby recuerda al viejo sistema Blinkfeed de HTC, que recolectaba noticias, fotos y apps. Con la cámara puedes centrarte en un objeto y dejar que la IA busque por compras o por imágenes. No logré que me funcionase en lo que respecta a las compras y al buscar imágenes funcionaba a veces…

Samsung Galaxy S8 Bixby

 

Otras veces no tanto…

Samsung Galaxy S8 Bixby

En otras ocasiones era simplemente desconcertante…

Samsung Galaxy S8 Bixby

Samsung Galaxy S8: Cámara

En principio parece que Samsung no se ha preocupado mucho de la cámara y ha seguido la política de no “arreglar” algo que ya funciona bien. Lo que no es mala cosa pues la cámara del S7 era excelente y sólo era superada por la del Google Pixel en lo que a calidad se refiere.

Se trata de un elemento con 12 megapíxeles, una apertura de f/1,7, con sensor de 1/2,55 pulgadas y 1,4 um píxeles. El hardware es el mismo pero hay algunas mejoras, ahora es capaz de tomar tres instantáneas de forma rápida y combinar las tres para hacer una foto de mayor calidad. Los resultados son muy interesantes.

Samsung Galaxy S8

En condiciones con mucha luz las fotos salen nítidas, con vivos colores y llenas de detalles. Cuando hay poca luz el Galaxy S8 mantiene el tipo de manera brillante (nunca mejor dicho). Lo que no debe ser ninguna sorpresa pues su predecesor ya era muy competente en este aspecto.

Samsung Galaxy S8

(La foto con el S8 es la de la izquierda y la otra está sacada son el S7).

La diferencia no es muy grande pero si empleas el zoom te darás cuenta. El contraste es un poco mejor y los colores se ven algo más ricos. No es un cambio abismal pero le ayuda a acercarse un poco más al Pixel de Google. Con poca luz las prestaciones eran mejores que las del S7, ofreciendo mayor nitidez cuando se hacía uso del zoom.

Samsung Galaxy S8 prueba

Sin embargo vimos en algunas ocasiones defectos de color. Mira la paleta de colores en la imagen de arriba y ahora observa lo que ocurre cuando hacemos zoom:

Samsung Galaxy S8 cámara

No sabemos qué es lo que ocurre. Esto no pasa siempre y puede ser simplemente algún problema con nuestra unidad de pruebas (en Expert Reviews –nuestra web hermana– no experimentaron estos problemas). A lo mejor es un asunto del software que Samsung podría arreglar sobre la marcha. El caso es que es un punto negativo en una cámara que por lo demás es fantástica.

Se ha trabajado en el software para hacer más fácil el empleo del móvil con una sola mano. Ahora puedes mover el botón de disparo para hacer zoom. Los botones de modo y los filtros están en la parte de debajo de la pantalla cuando tienes el teléfono en modo de retrato. El modo Pro tiene una ayuda para el foco pues lo que está nítido aparecerá con un toque en verde. Al igual que en el LG G6, esta característica no funciona a la hora de hacer vídeo, que es cuando sería más práctica.

Si lo único que te interesa es la cámara merece la pena hacer notar que el Moto G5 Plus de Lenovo (300 euros) tiene la misma cámara. Si bien el software no funciona de manera tan eficaz, pero el precio del dispositivo es mucho menor. Por supuesto el ser más barato lleva consigo algunas limitaciones.

¿Supone la cámara una mejora? Sí, pero la diferencia no es tan grande como para que mereciera cambiar merece la pena cambiar el S7 por el S8.

Samsung Galaxy S8: Veredicto

Ya llevo casi 3.000 palabras (muchas gracias si me has aguantado hasta aquí), así que va siendo de ir resumiendo. El Samsung Galaxy S8 es el mejor móvil que he usado nunca. Es rápido, tiene una pinta fantástica, una gran cámara y una enorme pantalla donde lucirán a tope tus instantáneas.

Hay algunos problemas. El lector de huella dactilar está en mal sitio y ensuciarás con frecuencia la lente sin querer. Por otro lado, Bixby está poco desarrollado.

Samsung Galaxy S8

La cuestión es: ¿necesitas este “pedazo” de móvil? La mayoría de la gente probablemente no. El precio es muy elevado (809 euros) y las diferencias entre las prestaciones de un teléfono económico y uno de gama alta disminuyen mes a mes. Dicho lo cual, si quieres lo mejor de lo mejor, aquí lo tienes. Además el precio podría bajar dentro de no mucho tiempo.

Si quieres un gran móvil y no deseas gastarte una millonada, entonces te recomendamos el OnePlus 3T. Ahora bien, si vas a por “la crème de la crème” (perdón por el galicismo), entonces tendrás que pasar por caja (por la de Samsung). Tu bolsillo no te lo agradecerá pero tus apps sí.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: