Samsung Gear S3: la mejor alternativa al Apple Watch para usuarios Android

Prueba del Samsung Gear S3: Fitness y S Health

Esto del agua deja al Samsung Gear S3 en desventaja ante el Apple Watch S2, porque además el reloj de Cuppertino tiene un modo de seguimiento de la natación muy decente. Pero el Samsung contraataca  con un excelente seguimiento automático y gran cantidad de útiles estadísticas de actividad física.

Samsung Gear S3: prueba del smartwatch

Camina a buen ritmo unos minutos y el reloj lo detectará y lo guardará como una actividad realizada, sin que tengas que hacer nada. Lo mismo ocurriría si sales a correr y se te olvida activar el reloj en ese modo: muy bueno si eres tan despistado como yo. También se parará si te detienes porque hay que esperar un semáforo por ejemplo, y al final de ofrecerá un completo conjunto de datos que enviará al móvil cuando hayas acabado. Ahí tendrás lo habitual, es decir la velocidad media, distancia recorrida o ritmo cardíaco promedio, pero también más cosas como la cadencia promedia y máxima.

Samsung Gear S3: prueba del smartwatch

Lo que también está muy bien son las aplicaciones dedicadas a estos temas en las que podrás aprovechar esa información y ver hasta el último detalle con muy buena presentación. Estas aplicaciones pueden descargarse en el móvil y tenerlas en la parte derecha de su pantalla, y van mostrando las cosas habituales: calorías quemadas, pasos dados, cuánto has dormido, cuántos pisos has subido… incluso puedes anotar cuántas tazas de café has tomado o cuántos vasos de agua.

Samsung Gear S3: prueba del smartwatch

Y todo esto irá a la aplicación S Health de tu móvil, que sincroniza la información y la presenta de una forma más fácil de digerir. Si ya conoces la aplicación (viene de serie en todos los móviles Samsung) no habrá sorpresas: te presenta los objetivos en la parte de arriba de la página principal junto a un par de estadísticas clave en gráficos debajo (pasos y sueño por defecto), con datos más específicos como tu nivel de estrés (por el SpO2 medido) y los pisos que has subido, encapsulados en una serie de paneles debajo. Tocas con el dedo cualquiera de ellos y puedes ir profundizando en toda la información.

Muy impresionante, y en lo que a relojes Android dedicados al deporte se refiere, es el mejor, con mucha diferencia respecto al Motorola Moto 360 Sport.

Prueba del Samsung Gear S3: comunicaciones y aplicaciones

Cuando se trata de los usos más propios de un reloj inteligente, más allá del deporte, el Samsung Gear S3 tiene de todo. Lo primero importante a destacar es que los relojes Samsung ya no están limitados a trabajar solamente con móviles Samsung. Aunque le Samsung Gear S3 corre el sistema operativo propio Tizen OS, lo puedes emparejar con cualquier teléfono Android a través de la aplicación Samsung Gear, y esto es algo bueno.

Samsung Gear S3: prueba del smartwatch

En general el sistema de notificaciones del reloj funciona bien. Tal cual se envían, las notificaciones se van acumulando en el lado izquierdo de la pantalla del reloj: desliza el dedo hacia la izquierda, o mueve el bisel en sentido contrario a las agujas del reloj, y las tendrás a la vista. Igual que es posible responder llamadas de teléfono, también puedes contestar SMS o mensajes de WhatsApp directamente en la esfera del Gear S3. Puedes teclear directamente palabras y emoticonos en la pantalla con un teclado T3 virtual, o -si eres valiente- el sistema Samsung S Voice lo transcribirá por ti.

La verdad es que cualquier método funcionará bien. Incluso el S Voice parece haber mejorado mucho en un año, hasta el punto que consiguió transcribir los mensajes básicos que le dicté de forma razonablemente correcta. Bien.

En cambio, es extrañamente poco fiable en cuanto a qué puedes responder y cuándo. Tenía la Gear App instalada en el Google Pixel XL, y mientras las notificaciones de correo electrónico que me llegaban por Gmail aparecían bien en el reloj, no había forma de hacer nada con ellos aparte de leerlos (enteros) en el reloj o abrirlos y contestarlos en el móvil. Extraño.

Samsung Gear S3: prueba del smartwatch

Además, la forma en que el Gear S3 interactúa con Google Calendar deja bastante que desear. Te mostrará tus citas y recordatorios, pero no hay forma de filtrar la vista si tienes múltiples calendarios y quieres excluir uno o dos. Ya sabemos que estas cosas evolucionan a mejor con versiones nuevas del software, pero así es como lo probé yo.

Y después están las aplicaciones de terceros, que es cuando las cosas se ponen más extrañas. Recuerda que el Gear S3 no es un Android Wear ni tiene watchOS: está basado en una plataforma propietaria, de una empresa, y eso significa que las aplicaciones de terceros estarán siempre más limitadas que en otros casos.

Hay por ejemplo un control remoto para Spotify, o una aplicación llamada “Facer” que permite descargar y crear tus propias esferas (Faces en inglés), y también hay bastantes juegos, pero nada de esto es comparable a lo que tienes para sus rivales. Cuando ves que la lista de “favoritos del editor” en la Gear Store incluye apenas un velocímetro, un par de juegos y una calculadora… sabes que no hay gran cosa.

Prueba del Samsung Gear S3: veredicto

Mi pregunta es… ¿te importa? En algunos aspectos, te diría que no, que te puede dar igual. Las aplicaciones propias del reloj y sus posibilidades generales son tan buenas que ya merecen su precio (399 euros), sin tener presente qué aplicaciones de otros podrás instalar más adelante.

Samsung Gear S3: prueba del smartwatch

Todo lo relacionado con el deporte es muy bueno, ofreciendo la mayoría de herramientas (solo falta lo relacionado con la natación)  que cualquier fanático de un reloj moderno dedicado pueda desear para mantener la motivación y el control en sus ejercicios. Las notificaciones funcionan muy bien, quitando un par de fallitos, como lo hacen en los relojes Android Wear.

Lo mejor es, sin embargo, que el Samsung Gear S3 combina todas esas cosas con una soberbia autonomía de su batería, y con un acabado y aspecto lujoso, de reloj de calidad.

Samsung Gear S3: prueba del smartwatch

Por estos motivos le doy al Samsung Gear S3 un gran pulgar hacia arriba. Se siente como un reloj “bueno” y como un reloj inteligente de primera, todo en uno. Es un placer llevarlo puesto (si no tienes muñecas muy pequeñas) y utilizarlo, entrenar con él puesto, y incluso a su precio de 399 euros me parece que es el rival a batir del Apple Watch. Si tienes un móvil Android y pensabas comprarte un reloj de este tipo, puedes poner el Gear S3 en lo más alto de tu lista y no te equivocarás.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.