Samsung Gear S3: ¡cómo has crecido!

“Si algo es bueno, mejóralo, pero no lo cambies”: es el principio que siguen los mejores diseñadores y es (casi) lo que Samsung ha hecho con su Samsung Gear S3. A fin de cuentas el Gear S2 era uno de los mejores relojes inteligentes de 2015 gracias a su compacto tamaño que quedaba bien en todas las muñecas. Y su bisel giratorio permitía un control perfecto de sus aplicaciones.

No es, por lo tanto, una sorpresa que Samsung haya retomado la idea del bisel en su nuevo reloj, el Gear S3. El único problema es que los pequeños cambios de Samsung han hecho crecer mucho al reloj, que es enorme comparado con su esbelto predecesor.

El bisel es un poco más ancho y, aunque sobre el papel son sólo 4 mm, en la práctica el reloj es ahora de los que se ven “grandes” en la muñeca de la mayoría de gente… Es como un 10 por ciento más ancho que el Gear S2 y como digo se ve grande, y si tienes las muñecas tan finas como yo, ¡enorme!

Samsung Gear S·

Esto se pone peor cuando vemos otro cambio, aparentemente inocuo, respecto al anterior modelo: el Gear S3 tiene ahora correas intercambiables de 22 mm de ancho. Seguramente pensarás “perfecto, así puedo ponerme diferentes correas según el momento, como hacen mis amigos con el Apple Watch”, y así es, y las correas son bonitas. Pero eso también significa que el reloj tiene ahora “patas” para engancharlas y cada pareja añade más tamaño a un reloj que como decimos ya ha crecido: ahora mide 46 x 49 x 12,9 mm y eso, si tienes muñecas de levantador de pesas, está bien, pero para muchas personas (y chicas en particular) creo que el Gear S3 no les parecerá tan interesante como sí lo era el S2 en este sentido.

Ahora el Samsung Gear S3 monta GPS

Es una pena porque Samsung ha mejorado las posibilidades del Gear S3 para hacer ejercicio, al añadir un GPS en las dos versiones nuevas. Esto significa que puedes dejar tu móvil en casa cuando sales a correr porque el Gear S3 trazará tu camino. Además, su nuevo altavoz incorporado permite responder llamadas con el Gear S3 Frontier o el Gear S3 Classic, lo que reduce la importancia de tu móvil aún más.

Samsung Gear S3

Las diferencias entre los dos nuevos relojes son mínimas. El Samsung Gear S3 Frontier tiene un par de botones laterales (“home” y “back”) mientras el Gear S3 Classic tiene dos coronas. También las correas del Frontier son más anchas y gruesas, lo que le da un aspecto más deportivo, más aventurero, que el (algo) más ligero y elegante Classic. Por lo demás ambos tienen la misma pantalla AMOLED de 1,3 pulgadas y 360 x 360 píxeles, siempre encendida, y los dos soportan la misma cantidad de pantallas de presentación personalizables.

Samsung también ha mejorado la vida de la batería de sus relojes, y los Gear S3 montan elementos de 380 mAh capaz de aguantar hasta cuatro días de uso. Es el doble de lo que yo conseguí con el Gear S2 anterior, así que estoy deseando que nos lleguen las unidades de pruebas para ver si soy capaz de llegar a tanto como esos cuatro días. Como el modelo anterior, el Samsung Gear S3 se carga de forma inalámbrica con una plataforma WPC inductiva.

En cuanto a la electrónica, tenemos en ambos relojes un procesador de dos núcleos Exynos 7270 a 1GHz con 768MB de RAM y el sistema operativo Tizen 2.3.1, y tiene 4GB de memoria para almacenar aplicaciones y música. Las dos versiones soportan Bluetooth 4.2, NFC y WiFi 802.11n, y ambas cuentan con un acelerómetro, giróscopo, barómetro, monitor de ritmo cardíaco y sensor de luz ambiente Son resistentes al agua y el polvo, al ser certificados IP68. Esto significa que aguantan hasta un metro bajo el agua durante 30 minutos, lo que en la práctica significa que los puedes llevar si te duchas y no pasará nada si te pilla una lluvia mientras corres.

Nos queda por saber cuánto costarán y cuándo llegarán al mercado. Yo creo que los tendremos a final de año, deberían estar a tiempo para la campaña de Navidad, y no me sorprendería que cuesten en torno a los 400 euros. A fin de cuentas el Gear S2 (que parece seguirá en venta) ronda los 300 euros… Como siempre, os daremos nuestro juicio definitivo cuando podamos probarlos más tiempo y veremos si están al nivel de su premiado antecesor.

Deja un comentario