Este juguete sexual con cámara puede ser “hackeado”

Quizá no sea tan útil para las autoridades como las cámaras de TV inteligentes pero un vibrador con wifi y cámara integrada se ha convertido en un dispositivo famoso por haber sido el primer juguete sexual hackeado. Los expertos en seguridad de Pen Test Partners consiguieron “hackear” el vibrador Siime Eye de la compañía Svakom. Se trata de un consolador que permite a los usuarios filmar y publicar el interior de sus partes más privadas.

Descubrieron que cualquiera que estuviese lo suficientemente cerca como para acceder a la wifi podía entrar en el streaming en vivo del dispositivo usando la contraseña predeterminada y con un poco de habilidad era posible controlar completamente el consolador.

Los expertos de Pen Test Partners explicaron que la compañía había dejado una contraseña predeterminada (88888888) muy fácil de adivinar. A menos que el usuario haya cambiado la contraseña sería relativamente sencillo para cualquiera ver toda la acción.

 

El punto de acceso wifi ha permitido además geolocalizar a los usuarios de Siime Eye. “Esto ha sido lo que más nos ha sorprendido. El lógico usar wifi debido al ancho de banda necesario para hacer vídeo en streaming pero la mayoría de los dispositivos estarían configurados para trabajar como una wifi cliente y no como punto de acceso. Una decisión extraña”, comentaron los responsable de Pen Test Partners.

Svakom no ha respondido a las alegaciones del equipo de Pen Test Partners. Se trata de la primera vez en la que un juguete sexual ha estado envuelto en el debate sobre la seguridad del internet de las cosas. Hace poco la compañía canadiense Standard Innovation ha pagado 3,5 millones de euros después de que se dijese que sus vibradores We-Vibe enviaban información personal a la compañía sin el consentimiento del interesado.

Los dispositivos conectados serán cada vez más comunes en nuestros hogares. Todo lo que tenga conexión wifi y sensores puede ser examinado en profundidad por expertos en seguridad. Así se pudo demostrar que la muñeca Hello Barbie de Mattel era “hackeable” después de que investigadores fuesen capaces de controlar el micrófono que lleva dentro y oír las conversaciones. De esta manera transformaron la inocente muñeca en un poderoso dispositivo de vigilancia.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: