¿Te atreves a entrar en el lado más oscuro de internet?

El circo de los horrores

Como hemos repetido, siempre hay que tener claro que lo que hay en la “web oscura” puede ser ilegal y seguramente sea un gancho para localizarte e intentar sacarte información o directamente dinero. Por eso enseguida destacan aquellos contenidos que nunca podrías encontrar de forma normal en las páginas web habituales, y que incluso aunque pienses que eres “rarito” aquí seguro que acabarás sintiéndote el ser humano más inocente del mundo después de comprobar lo que de verdad hay de “rarito” en el universo.

Todo lo relacionado con el sexo y la violencia es lo primero que viene a la mente, claro. Pero hay muchas (muchas) páginas con sexo explícito, y pornografía, perfectamente disponibles en la web normal… ¿qué más puede ofrecer la web oscura? Pues todo eso, y más: desde cortes de películas porno sin editar (escenas que no sirvieron o trozos que no quedan bien) hasta contenido muy duros de todo tipo de perversiones.

Dark web: la web oculta

Pedofilia, necrofilia (hay muchas imágenes de todo tipo de salvajadas con cadáveres… humanos o no), zoofilia (aquí vivos y muertos), y contenidos “snuff” con grabaciones de violaciones o torturas, en algún caso hechas famosas al haberse investigado y encontrado montajes o falsificaciones (en otros casos, no, por desgracia). Y el material “gore” no tarda en aparecer tampoco: colecciones de imágenes reales horrendas, de accidentes, de guerra, de situaciones que es mejor no imaginar. Y algunas catalogadas de forma increíble, Aquí es donde empiezan las náuseas, donde empiezas a darte cuenta de que no tenías que haberte metido en este lío.

Entonces te llega un correo de un hacker profesional que te ofrece abrir la cuenta de Facebook de quien tú quieras por sólo 50 dólares, y te parece curioso, sobre todo si hay algún/a “ex” por ahí y le tienes ganas. Pero luego otro te ofrece hackear directamente el correo electrónico de alguien por 80 dólares y, claro, piensas ¿y si me hackea el mío ahora qué? Ahí repasas otra vez que no tienes más ordenadores conectados y que todas tus precauciones siguen en marcha… pero no te quedas del todo tranquilo.

Dark web: la web oculta

Y a todo esto te ofrecen ya -y por apenas 150 dólares- meterte en las cuentas de quien tú digas, sí incluyendo las cuentas bancarias, o hacerte una tarjeta de crédito cuyos cargos vayan a la cuenta de quien tú quieras (sin su permiso ¡se entiende!). Y si te parece fuerte, espera a que lleguen las ofertas de hacer daño a alguien: por mil dólares pasará la noche en el hospital, por diez mil irá al tanatorio… venga, por cinco mil lo dejamos inválido.

Sí, los sicarios abundan en la web oscura tanto como los hackers, aunque estos últimos estén algo más callados (y ocupados, seguramente, intentando entrar en tu ordenador y tu red doméstica).

Sigue leyendo: Un mercado único…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.