Tu portátil es un desastre ergonómico, pero lo puedes arreglar

Tu portátil es un desastre ergonómico: ¡elévalo!

Lo ideal, para que tu cuello no tenga que esforzarse demasiado para soportar tu cabezota, es que el borde superior de tu pantalla debería situarse al nivel de tus ojos, lo que significa que deberías elevar tu portátil cuando lo usas sobre una mesa y conectarle un ratón y un teclado externos para evitar que tus brazos tengan la postura del tiranosaurio.

Hay un montón de soportes y estaciones, pero una pila de libros o de paquetes de folios puede ser suficiente.

El portátil es un desastre ergonómico

Ni se te ocurra teclear con el teclado inclinado

Algunos de los soportes funcionan con el portátil elevado en su parte trasera abriendo la bisagra prácticamente al máximo. El resultado es que el portátil está frente a ti, con el teclado inclinado hacia arriba… Y como está así, sientes la tentación de teclear directamente sobre su teclado, en vez de complicarte la vida comprando uno externo.

¡No lo hagas! Teclear sobre una superficie inclinada, en el mejor de los casos, te obliga a levantar o bajar tus antebrazos. En el peor, te obliga a mantener tus muñecas inclinadas hacia arriba, lo que puede provocar graves problemas para tu salud.

Si eres diestro, hazte con un teclado sin módulo numérico

Si utilizas tu ratón o trackpad con la mano derecha y además tienes un teclado con módulo de números (que normalmente está colocado en la parte derecha del teclado), te verás obligado a extender tu brazo demasiado hacia la derecha para alojar esas teclas extra.

Lo más ergonómicos es que cambies a un teclado compacto sin módulo numérico. Siempre puedes usar un módulo numérico independiente si es algo que utilizas habitualmente.

Tu portátil es un desastre ergonómico: utiliza un monitor externo

Muchos de nosotros preferimos los portátiles compactos y ligeros, que son muy fáciles de llevar de un lado a otro, pero por definición eso significa que la pantalla será más pequeña. Si encima lo colocas sobre un soporte y le conectas un teclado externo, lo alejarás más de tus ojos, con lo que todavía se hará más pequeño. Al final, te contará más leer y será más probable que adquieras vicios posturales, como adelantar la cabeza para visualizar bien los detalles.

Puedes solucionar esto conectándole un monitor externo más grande, con el que matarás dos pájaros de un tiro: serás más productivo y te será más fácil elevar la pantalla a la correcta altura. Y todavía mejor, podría montarlo sobre un brazo articulado, que te permitiría ajustar su posición para hacerlo más confortable para ti a lo largo del día.

Prueba con un escritorio erguido

Todavía la ciencia no ha sido concluyente, pero todo parece indicar que permanecer sentado durante mucho rato puede perjudicar a tu salud a largo plazo. Una solución a esto es una mesa mas alta que una estándar, que te obligue a estar de pie en vez de sentado para trabajar. Y puedes ir al extremo de colocarlo sobre una cinta de correr, de forma que puedas andar mientras trabajas, aunque lo cierto es que las historias de gente que se han caído mientras tecleaban puede contrarrestar sus supuestos beneficios.

El portátil es un desastre ergonómico

Ponerse en un escritorio de pie puede ser demasiado, sin embargo, habrás visto que los escritorios adaptables (sentado/de pie) están empezando a verse más. Incluso Ikea vende uno, el Bekant, por 589 euros. Un escritorio así te da mayor flexibilidad para sentarte o estar erguido, según te sea más cómodo para trabajar.

Si estás siguiendo este consejo en casa, tendrás que correr con los gastos, claro. Pero ten en cuenta que en el trabajo, la empresa debería proporcionarte un espacio de trabajo ergonómico, entre otras cosas porque tendrás menos probabilidades de demandarles por dolencias crónicas o lesiones relacionadas con la postura en los próximos años.

De hecho, los empleadores están obligados a proteger la salud y la seguridad de su equipo y eso no solo se aplica a los técnicos que manipulan cables de alta tensión o explosivos. Habla con el departamento de IT o recursos humanos para que evalúen tu espacio de trabajo y es posible que compren equipamiento extra para solucionar los problemas que puedan aparecer.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.