¿Una Convención de Ginebra para el cibercrimen?

El cibercrimen (o quizá mejor dicho los delitos informáticos) ha llegado ya a todas las partes de la sociedad. Sólo hace falta recordar que el año pasado la Casa Blanca acusó a Rusia de lanzar un ataque contra el DNC (Congreso Nacional Demócrata en sus siglas en inglés). Brad Smith, presidente de Microsoft y responsable del área legal, ha pedido a los gobiernos que colaboren para que se creen unas normas internacionales que protejan la vida digital de las personas.

Smith aseguró que: “El cibercrimen es el nuevo campo de batalla”. Para luchar contra él habría que poner en marcha algo similar a lo que se hizo en 1949 con la Convención de Ginebra que protegía a los civiles durante la II Guerra Mundial.

“Durante la mayor parte del pasado siglo los gobiernos han estado protegiendo a los civiles en tiempo de guerra. En lo que se refiere a los delitos informáticos, estos han pasado de ser ataques a países a ser ataques a personas en tiempo de paz. Los gobiernos deberían ser capaces de detectar, contener y responder a estos ataques”, explicó Smith.

Convención de Ginebra cibercrimen

Los ciberataques son cada vez más frecuentes. Smith dice que el 74 % de las compañías del mundo esperan ser hackeadas cada año. Y esto no para de aumentar, el especialista vaticina que en 2020 los delitos informáticos tendrán un coste de tres billones de dólares.

La convención que propone se compondría de expertos globales en tecnología, tanto académicos como personas provenientes del sector público y privado. El equipo debería “tener la capacidad de examinar los ataques y mostrar las pruebas de que tal o cual ataque ha sido realizado por un determinado país. Así las naciones que violen la ley serán expuestas ante el mundo entero”.

“No hay una perfecta analogía pero la realidad es que el mundo necesita una organización que se pueda enfrentar a los delitos informáticos de manera similar a la que lo hace la Agencia de la Energía Atómica en el campo de la no proliferación de armas nucleares”, aseguró Smith.

Se trata de una idea interesante que podría convertirse en realidad. Después de todo, Trump ya es el presidente de la nación más poderosa de la Tierra y hay algunas sospechas de que podría haber contado con ayuda rusa para ello. Sin duda necesitamos una organización internacional que luche a fondo contra los ciberataques y los delitos informáticos en todas sus facetas.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: