¿Cómo alargar la vida de tu batería del móvil o portátil? Trucos y mitos

Alargar la vida de tu batería: no la cargues al 100%

¿Eres de los que se pone nervioso cuando ve que la batería baja del 80 por ciento y ya está buscando un enchufe? Pues si eres así, tranquilízate un poquito porque tus baterías no van a durar más por ello si no ¡al contrario!

La carga de una batería de Litio tiene lugar en dos fases: la primera fase, desde un estado de descarga hasta aproximadamente el 80-85 por ciento, es relativamente rápida porque se realiza normalmente con un nivel de corriente alto: entre su capacidad (lo que se llama “1C”, es decir 2 Amperios para una batería de 2.000 mAh) y el doble o incluso el triple cuando la batería admite una carga más rápida.

Alargar la vida de tu batería: portátiles

Cuando llega a ese 80-85 por ciento, la batería ha alcanzado su voltaje máximo de carga y el cargador reduce la corriente para no exceder ese voltaje, puesto que de lo contrario iniciaría su descomposición (y posterior incendio); ahí empieza una fase más lenta de carga debido a eso (corriente reducida), es el “llenado final” hasta el 100 por cien, y nuestro consejo es que lo evites. Sí, es mejor dejar la batería en torno al 80 por ciento cada vez, y de hecho algunos ordenadores portátiles (Lenovo está muy avanzada en esto) lo hacen automáticamente para alargar la vida de sus baterías; sin un Lenovo, puedes usar TLP en Linux para programar el fin de carga anticipado, pero no conocemos algo así en Windows o Mac (llegará). Si vas a viajar y necesitas de verdad el 100%, puedes forzar ese día la carga hasta el llenado completo, pero en el uso habitual, o para usarlo mientras estás enchufado, se queda a ese 80 por ciento (incluso algo menos).

La batería de tu portátil durará más años si no se carga hasta más del 70/80% mientras está enchufado.

Es importante entender que cuando nos referimos a “el cargador” no es el adaptador o transformador externo que se conecta al móvil, tableta o portátil, sino el “chip” interno del aparato que toma la corriente que le llega del alimentador externo y la adapta para que la batería se cargue. Por eso, en la mayoría de casos (hay excepciones como los que admiten carga rápida y usan un voltaje mayor no universal) no hay problema en usar adaptadores no originales (o la salida USB de cualquier ordenador) para cargar nuestros dispositivos.

Alargar la vida de tu batería: nunca hasta el 0%

Del mismo modo que cargar sistemáticamente al 100 por cien no es bueno, en el extremo opuesto de la carga también debemos tener cuidado, incluso más: dejar una batería de Litio a cero es muy malo para ellas, de hecho eso es lo primero que los “chips” incrustados en las baterías evitaban y así sigue siendo.

Alargar la vida de tu batería: tabletas

Por eso cuando el móvil te dice “cero”, realmente tiene en torno a un 10 por ciento de carga, o algo más. Y, por eso, es posible en la mayoría de casos encenderlo y usarlo, quizás con prestaciones limitadas por el propio sistema operativo o algún programa interno de protección. El móvil te está haciendo un favor dejándote hacer esa llamada o ver ese WA, pero tú estás castigando su batería y perjudicando su vida a largo plazo.

Por eso nuestro consejo es que evites dejar la batería tan baja de carga: si la tienes al 30 o 40 por ciento, te queda jornada por delante (has quedado a cenar o saldrás) y estás en la oficina o donde todavía puedes cargarlo, cárgalo y súbelo hasta el 70 u 80 por ciento tranquilo. Esa carga no perjudica la batería, al contrario, el evitar que se quede por debajo del 10 por ciento (o menos) al final de la noche sí que sería malo, aparte de dejarte sin móvil eventualmente, claro.

Evita llegar por debajo del 20 por ciento de batería al final del día: es mejor cargarla antes, aunque sólo sea un poco.

Alargar la vida de tu batería: guárdala en la nevera

Como hemos dicho más arriba, dejar un móvil o tableta al sol es garantía de que su batería nos durará cada vez menos, además el calor que puede generarse también podría dañar la pantalla y otros componentes. En los servicios técnicos siempre reciben más visitas tras el verano, adivina por qué. También conviene prestar atención en un portátil dónde está su ventilador, por dónde toma aire y por dónde lo expulsa, para evitar obstruir esas rejillas si lo usamos en una superficie blanda (cama, sofá, incluso sobre las piernas).

Si tienes un móvil que no usas a diario, por ejemplo tu anterior smartphone que guardas por si acaso el nuevo falla (o lo pierdes),  nuestro consejo es que lo cargues hasta el 50 o 60 por ciento y lo guardes en la nevera (no congelador). Así se mantendrá lo mejor posible a largo plazo, y lo mismo se aplica si tienes baterías de recambio para el propio móvil, o para el ordenador portátil: siempre a media carga y a la nevera.

Alargar la vida de tu batería: consejos finales

¿Cuáles son, en resumen, nuestros consejos para que tus baterías duren más años? Muy sencillo: primero, evitar el calor, es decir no dejar nada al sol, limitar el uso de cargadores por inducción, quitar las fundas gruesas al cargar, o no usar el portátil en superficies blandas.

Lo segundo y no menos importante es no “apurar” la batería en ninguno de sus extremos: usarla en la zona media de su carga, entre el 20-25 por ciento y el 80-85 por ciento idealmente. Y sin con eso tu móvil no te llega al día de uso, cárgalo a media jornada que tampoco pasa nada. Las baterías de Litio agradecen las cargas parciales y odian las descargas profundas y las cargas a tope: ten eso en cuenta y verás cómo a largo plazo nos lo agradeces.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.