¿Ralentiza Apple los iPhone más antiguos a propósito?

Apple confirmó hace unos días que es cierto que ralentiza los teléfonos iPhone más antiguos cuando es necesario, pero lo hace para contrarrestar el efecto del deterioro de las baterías de litio.

Esta confesión ha hecho que dos residentes de Los Ángeles haya presentando una demanda colectiva contra la compañía de Cupertino.

Esa demanda, presentada ante el Tribunal de Distrito de EE. UU. para el Distrito Central de California, acusa a Apple de ralentizar los modelos iPhone más antiguos de forma intencionada y con la coincidencia del lanzamiento de un nuevo dispositivo.

Según lo informado por MacRumors, los residentes de Los Ángeles Stefan Bogdanovich y Dakota Speas han sido propietarios de un iPhone 7, además de otros modelos anteriores, y notaron que sus “modelos de iPhone más antiguos se ralentizan cuando salen nuevos dispositivos”.

En su comunicado Apple reconoce que reduce la energía de algunos iPhones cuando es necesario, como se ha informado a principios de esta semana por Geekbench. Las razones, según Apple, no tienen nada que ver con obligar a las personas a actualizar, sino con ayudar a alargar la vida útil de la batería del dispositivo.

“Las baterías de litio pierden fuerza con el paso del tiempo y son menos capaces de satisfacer las demandas de corriente máxima en condiciones frías y no llegan a cargar el total de la batería a medida que envejecen con el tiempo, lo que puede provocar que el dispositivo se apague inesperadamente para proteger sus componentes electrónicos”, dijo Apple en un comunicado.

“El año pasado lanzamos una función para iPhone 6, iPhone 6s y iPhone SE para suavizar los picos instantáneos sólo cuando sea necesario y evitar así que el dispositivo se apague inesperadamente durante estas condiciones. Ahora hemos ampliado esta función a iPhone 7 con iOS 11.2, y planeamos añadir soporte para otros productos en el futuro”.

Cuando el procesador de un iPhone hace una gran demanda de corriente a un dispositivo con una batería gastada, esto puede dañar los componentes. El teléfono se apagaría inesperadamente para protegerse a sí mismo, que es algo que los usuarios de iPhone pueden recordar como un problema generalizado en 2016. La actualización del año pasado actúa como solución provisional, pues ralentiza el rendimiento de los teléfonos con baterías viejas y de baja carga.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a nuestra newsletter para saber más: