Cómo desaparecer completamente: gafas que nos cambian la cara

Clark Kent (Superman) lo sabía desde hace décadas, pero ahora lo han demostrado investigadores de la Universidad Carnegie Mellon: llevar gafas ridículas es una manera muy efectiva de confundir a la gente sobre tu identidad.

En un artículo periodístico titulado: “Accesorios para un crimen: Ataques reales y furtivos a los mejores sistema de reconocimiento facial”, los investigadores han conseguido engañar a los sistemas de reconocimiento facial usando gafas con unas monturas provistas de una pintura especial.

“En este artículo nos centramos en sistemas biométricos faciales, que se usan a menudo en vigilancia y para controlar los accesos. Hemos definido e investigado una nueva clase de ataques, que se pueden realizar de manera física y que no se detectan. Permiten al atacante no ser reconocido o incluso hacerse pasar por otra persona”, explicaron los investigadores.

“Hemos desarrollado un método sistemático para generar esos ataques de manera automática, pintando la montura de unas gafas. El atacante ha usado una de estas gafas frente a un sistema de algoritmo de reconocimiento facial de última generación. Pues bien, las lentes le permiten evitar ser reconocido e incluso hacerse pasar por otra persona”.

En el artículo se explica que un individuo puede “alterar” la identificación simplemente llevando esas gafas, que hacen que sus rasgos faciales no sean bien interpretados por el sistema. Esto no sólo puede ayudar a una persona a evitar ser identificado, sino que llegaría a confundir de tal manera al sistema que éste puede dar por sentado que se trata de otra persona.

En un experimento descrito en el artículo, una persona (un hombre blanco de 41 años) fue capaz de confundir a un sistema de reconocimiento facial haciéndole creer que era tanto la actriz Milla Jovovich como el actor John Malkovich. Otra persona tuvo menos suerte usando unas gafas especiales con las que pretendía hacerse pasar por Colin Powel, el antiguo Secretario de Estado de EE.UU.

Gafas que engañan a los sistemas de reconocimiento facial.

Arriba: imagen del filme “Being John Malkovich” (1999).

“Pensamos que algunos objetivos son realmente difíciles de imitar. Sin embargo, incluso en esos casos, mejorando el ataque se puede tener mucho más éxito del que hemos conseguido hasta ahora”, añadieron los investigadores.

Los sistemas de reconocimiento facial se están usando cada vez más en la sociedad. Varios centros comerciales emplean esta tecnología para llegar mejor a sus objetivos en las campañas publicitarias. Andrew Cuomo, el gobernador de Nueva York, ha desvelado la existencia de un plan para emplear el reconocimiento facial en “puntos sensibles” de la ciudad, incluido los principales puentes y túneles. Aunque investigaciones como la de la Universidad Carnegie Mellon han demostrado que estos métodos no son infalibles ni mucho menos. De todas maneras, podrían abrir nuevos caminos para desaparecer de la sociedad.

Por otro lado, el artista alemán Hito Steyerl muestra en el vídeo de abajo que hay más de una manera de no ser visto.

Deja un comentario