El secreto de los Papeles de Panamá

Hannes Munzinger tuvo que enfrentarse exactamente a este problema. Un periodista del Süddeutsche Zeitung especializado en la recogida de datos que tuvo que luchar con 11,5 millones de documentos que formaron lo que se llamó los Papeles de Panamá. En ellos se ponía de manifiesto cómo los ricos tenían cuentas en paraísos fiscales para evitar pagar impuestos.

Seis meses después de la publicación de los Papeles de Panamá hablamos de la importancia de la confianza, el futuro de los paraísos fiscales y del periodismo de investigación en el mundo de la información digital. Le pregunté a Munzinger cómo en una situación en la que 107 organizaciones periodísticas podían consultar también esa información, el Süddeutsche Zeitung mostró una gran contención a la hora de publicar los documentos. Para ello esperaron a que la mayoría de estos fuesen revisados antes de sacarlos a la luz. A pesar de trabajar con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), ¿sintió el periódico la urgencia de publicar algo sobre la marcha antes de que otro rival se adelantase?

“Creo que fue muy importante lo abiertos que se mostraron Bastian Obermayer y Frederik Obermaier, quienes fueron los primeros que consiguieron la información. Hubo una base de confianza, fue muy importante que las dos personas que empezaron toda esta investigación mostraran a los demás una predisposición muy abierta”.

“Se trataba de construir la confianza necesaria para demostrar que no te guardabas nada para ti. Todo era compartir, compartir, y compartir”.

Los Papeles de Panamá.
Los Papeles de Panamá.

(Arriba: “Hola. Soy John Doe (típico nombre ficticio). ¿Te interesan algunos datos?”. Este fue el mensaje que supuso el comienzo de la investigación de los Papeles de Panamá).

Compartir la información de manera interna era una cosa, pero es que el enfoque de los periodistas de los Papeles de Panamá fue muy diferente al de la organización WikiLeaks. ¿Qué es lo que lleva a una fuente a dar información a los periodistas en vez de simplemente soltarla en internet? “Creo que depende de la fuente. Nos dejó un mensaje donde explicaba por qué quería que periodistas investigasen en estos datos y además decía que no había recibido respuesta por parte de WikiLeaks. Creo que cada vez será más importante que los periodistas investiguen porque WikiLeaks tiene algunos problemas como hemos visto en EE.UU (se le acusó de interferir en las elecciones)”.

Una de las consideraciones fundamentales de una fuente es la seguridad. Cuando tienes en tus manos la mayor filtración de documentos de la historia quieres asegurarte de que los periodistas que están manejando la información ofrecen seguridad. Le pregunté si era más difícil mantener el anonimato cuando estás tratando con una investigación global que atañe a cientos de organizaciones. Una vez más la respuesta giraba en torno al concepto de confianza.

“Por eso tienes organizaciones como el ICIJ en la que puedes fiarte de cada periodista. Nadie trabajó en los Papeles de Panamá que no hubiese trabajado antes para el ICIJ. Sabíamos que podíamos confiar en ellos. Esto es lo más importante porque si alguno de ellos hubiese filtrado algo la fuente podría tener problemas. Es muy importante respetar las reglas dictadas por el ICIJ”.

¿Pero puedes obligar a que se cumplan las normas? ¿Hay alguna manera de salvaguardar las reglas que tienen organizaciones como el ICIJ?

“El jefe del proyecto dijo a todos que lo importante era la historia, que el ego había que dejarlo de lado”.

“Creo que si quieres tener acceso a colegas como los que están en el ICIJ debes respetar las reglas. El jefe del proyecto dijo a todos que lo importante era la historia, que el ego había que dejarlo de lado. Sólo puedes unirte si desde el principio estás dispuesto a obedecer las normas. Es una cuestión de confianza”, dijo Munzinger.

“En estos momentos no me puedo imaginar un proyecto más grande, así que ha sido la prueba perfecta. Había 400 colegas de más de 80 países. Un enorme equipo al que controlar”.

Los cambios en el periodismo de datos

Los Papeles de Panamá no fue la primera vez que se trabajó con un montón de información financiera pero de alguna manera ha significado un nuevo estándar en el periodismo de investigación. Cuando Bastian Obermayer y Frederik Obermaier comenzaron con la investigación de los Papeles de Panamá, el Süddeutsche Zeitung contrató a Vanessa Wormer para que fuera la que se encargase de los datos en el periódico. “Los periodistas no estaban acostumbrados a trabajar con millones de documentos. Habían escrito antes grandes historias pero eran periodistas, no eran técnicos”, aseguró Munzinger.

“Se dieron cuenta de que tenían que tener periodistas especialistas en datos. No podían enfrentarse a esto solos”.

En 2015 el ICIJ había coordinado una investigación sobre una evasión fiscal supuestamente hecha con la ayuda del HSBC Private Bank (Suisse). El trabajo resultante se tituló: “Swiss Leaks: Dinero opaco protegido por el secretismo de los bancos” y se realizó con la ayuda de periodistas de 45 países. Así que con los Papeles de Panamá el Süddeutsche Zeitung utilizó una estructura parecida que ha pasado a utilizarse en el periodismo en general. ¿Cree Munzinger que la percepción del periodismo de datos ha cambiado con los Papeles de Panamá?

“Podríamos hablar sobre qué significa ‘periodismo de datos’. Creo que en el Süddeutsche Zeitung aprendimos que hay una cooperación muy fructífera entre el periodismo de investigación y el de datos. Algo que no hacíamos antes. Desde los Papeles de Panamá lo hemos estado haciendo de manera constante. Ha cambiado la manera en la que investigamos”.

3-papeles-panama

(Arriba: Mar Cabra, del ICIJ, junto con Hannes Munzinger del Süddeutsche Zeitung en The Lovie Awards).

En la película Spotlight (2015) se ve el ideal que mucha gente tiene del periodismo de investigación: tocando en las puertas, discutiendo con funcionarios y buscando en los papeles. ¿La investigación de los Papeles de Panamá fue diferente? Munzinger aseguró que el equipo de The Boston Globe (Spotlight) hizo mucho periodismo de datos, aunque no con una red mundial. ¿Pero es más difícil para la vieja generación acostumbrarse a este ambiente?

“Tenemos la prueba de que es un buen enfoque y creo que todos iremos en esta dirección”.

“Tenemos grandes periodistas de investigación que durante décadas han trabajado con el teléfono. Los colegas jóvenes han crecido ya con los datos y la idea de intercambiar información. Esto ha cambiado el periodismo de investigación. Creo que en el futuro habrá más colaboración. Tenemos la prueba de que es un buen enfoque y creo que todos iremos en esta dirección”.

Para revisar millones de archivos el periódico Süddeutsche Zeitung usó el software Nuix empleando el ROC (Reconocimiento Óptico de Caracteres). A pesar de toda la tecnología, al final el proceso se realizó con los procedimientos típicos del periodismo.

“No puedes leer 11,5 millones de documentos pero llegas a conocer la estructura. Ves las cosas que se repiten. El software ayuda pero así todo tienes que leer un montón”.

Antes de dejar a Munzinger prepararse para aceptar su premio, le pregunté qué pensaba sobre el futuro de los paraísos fiscales. “Por supuesto los paraísos fiscales tienen futuro pero creo que ahora es más difícil hacer las cosas que realizan las compañías que operan allí. Panamá ha firmado un tratado con la OCDE para intercambiar información fiscal. Es el país número 105 que se une a esto. Esto ocurrió unos 200 días después de la publicación de los Papeles de Panamá. Vemos que ha habido un cambio. Pero si quieres esconder algo hay otras maneras. Tendremos que intentar descubrirlo de nuevo”.

 

Deja un comentario