¿Qué puede causar la explosión de un móvil?

Si ibas a recibir en los próximos días un Samsung Galaxy Note 7, olvídate porque te tardará bastante más. La empresa ha anunciado que está reclamando y reemplazando todos los terminales vendidos hasta ahora, después de una serie de casos de lo que se ha venido en llamar “un problema con la batería” y que otros llaman “teléfonos fundiéndose y quemándose”. Más abajo te contamos qué puede causar la explosión de un móvil.

No hay más detalles de cómo se llevará a cabo el programa de reemplazo, aparte de una declaración de Samsung diciendo que está “trabajando estrechamente con nuestros asociados para asegurarnos de que el cambio sea lo más conveniente y eficaz posible”.

Algunos vídeos del Samsung Galaxy Note 7 fundidos ya han aparecido en YouTube, y sus dueños dicen que el daño ocurrió mientras lo estaban cargando. Imágenes de Note 7 fundidos están también circulando por las redes sociales chinas, aunque algunas de las “explosiones” que han ocurrido lo habrían hecho con cargadores no originales.

Hablando de forma anónima, alguien de Samsung afirmó a la agencia surcoreana de noticias Yonhap News que este problema no afecta a todos los móviles sino a una pequeña parte de la producción inicial. “Los productos que tienen la batería con este problema son menos del 0,1 por ciento del volumen de ventas actual. El problema puede resolverse cambiando la batería, pero vamos a ofrecer medidas convincentes a nuestros clientes”. Según Samsung ha habido, oficialmente, 35 casos de “problemas con la batería” hasta ahora.

Mientras tanto, la empresa ha paralizado las ventas de los Samsung Galaxy Note 7, así que no esperes poder comprar ninguno en los próximos días.

¿Qué puede causar la explosión de un móvil?

Las baterías de Litio cuentan con muchas ventajas y por eso se han impuesto claramente en el uso doméstico y profesional: el Litio es un metal en cuyo átomo hay muchos electrones disponibles para recombinarse, es “muy activo”, y su uso como material de base combinado con otros para producir electricidad resulta en baterías ligeras, compactas, con gran poder energético y además con voltajes de trabajo más altos que tecnologías que usan otros metales, como el tradicional Plomo (en las baterías con ácido) o el hasta hace poco común Níquel (en las baterías con Cadmio o las de Metal Hidruro, NiCd o Ni MH).

Son baterías que no sufren “efecto memoria” (las podemos volver a cargar independientemente de su estado, sin necesitar esperar que se descarguen del todo como las NiX), apenas tienen autodescarga (aguantan cargadas meses sin perder capacidad) y resisten mejor condiciones climáticas extremas (frío o calor).

Deja un comentario