Flippy, un robot que domina el arte de cocinar hamburguesas

Esclavizarse sobre una parrilla caliente y peligrosa puede convertirse en un hobby para los seres humanos que en una profesión remunerada. No es ninguna novedad señalar que los robots y la inteligencia artificial vienen a por tu trabajo, pero al mismo tiempo este robot de Miso Robotics es un recordatorio oportuno de los versátiles que pueden ser.

El nombre del robot es Flippy, y da la vuelta a las hamburguesas, de la misma manera que un robot me llamaría “Typey”, porque paso mucho tiempo escribiendo. En ambos casos, somos muchos mucho más que eso: no solo Flippy utiliza sus sensores térmicos, sensores 3D y cámaras para diferenciar entre los productos alimenticios, también prepara hamburguesas, listas para que los chefs pongan los toques finales. Flippy no sabe cuánto Ketchup te gusta, o si eres el tipo raro que piensa que un huevo es imprescindible con la hamburguesa, por lo que el trabajo es subcontratado, por ahora.

Tiene un auténtico cuchillo suizo de herramienta de cocina, incluyendo tenazas, pinzas y raspadores -y una bomba neumática que le permite cambiarlos dependiendo de la tarea a realizar-. Además de eso, utiliza la IA de Miso Robotics. Esto debería permitir a Flippy aprender a reconocer y cocinar cosas diferentes con el tiempo. Una hamburguesa ligeramente rosada es una delicia, pero un trazo de pollo de color rosa no suele ser muy agradable a la vista.

Un robot que domina el arte de cocinar hamburguesas

 

“Nos centramos en el uso de la IA y la automoción para resolver labores que pueden ser un riesgo y en la preparación de alimentos”, dijo a TechCrunch el CEO de Miso Robotics, David Zito. “Ese es el trabajo aburrido, sucio y peligroso alrededor de la parrilla, la freidora y otros trabajos de preparación como cortar cebollas. La idea es ayudar a los restaurantes a mejorar la calidad y seguridad de los alimentos sin necesidad de un rediseño importante de la cocina”.

Con muchas de estas innovaciones robóticas, es un caso de “buena idea, pero no funcionará en el mundo real”. Pero es evidente que no es el caso de Flippy, que está a punto de ser contratado para trabajar en 50 sucursales de Caliburger en los Estados Unidos, después de una exitoso periodo de prácticas en un restaurante de Pasadena.

Una vez más, esto platea el espectro de lo que sucederá con los empleos. Hay apenas sobre 500.000 cocineros de comida rápida solamente en América, según estadísticas de la oficina de trabajo de 2015, así que ¿qué sucederá con ellos si Flippy demuestra sus habilidades delante de los fogones? Probablemente se puede leer entre líneas y las débiles garantías en ese frente no deben inspirar demasiada confianza. “Los restaurantes son lugares de reunión donde vamos a interactuar entre sí. Los seres humanos siempre jugarán un papel muy crítico en el lado de la hospitalidad de la empresa dados los aspectos sociales de los alimentos. Simplemente no sabemos cuáles serán los nuevos roles en la industria”.

Si esas trivialidades son un poco huecas para ti, valdría la pena pensar en las palabras del Profesor Richard Susskind, a quien entrevistamos el año pasado: “Hay dos estrategias: puedes decir ‘voy a competir contra las máquinas’, o puedes decir que ‘voy a construir las máquinas’. Esas son las dos únicas opciones”.

 

Tal vez es hora de trabaja en robots llamados Choppy, Servey y Scrubby para completar el grupo de trabajo de restaurantes no humanos –si no puedes vencerlos, entonces tendrás de inventarlos-.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: