Google Maps restringe su contador de calorías ante la mala acogida de los usuarios

Google, al igual que muchos gigantes de Silicon Valley, considera que parte de su deber consiste en llevar a la gente hacia un estilo de vida más saludable. Esto es evidente en todo, desde Google Fit hasta su búsqueda de un plato vegetariano que sabe tan bien como una hamburguesa (o eso dicen).

Sin embargo, su última propuesta ha querido ir más lejos. Una prueba lanzada a la versión iOS de Google Maps agregó una estimación de quema de calorías en los trayectos realizados a pie en Google Maps. Eso puede sonar bastante inocuo, pero como lo atestiguarán los expertos que asesoran a las personas con trastorno alimentario, forzar un recordatorio constante de calorías en las personas puede tener consecuencias extremadamente negativas.

Google Maps

¡Realmente no puedo dejar de pensar en lo irreflexivo e imprudente que puede ser dejar esto como una función automática! Especialmente sin una forma intuitiva de excluirse

Anne Richard (@anneoclock) 14 de octubre de 2017

 

Peor aún, el instinto de Google era activarlo para todos por defecto, sin opción de apagar las cosas. La empresa optó por medir la quema de calorías en mini cupcakes, que probablemente pensaron que era una forma muy sencilla de transmitir el mensaje, pero todo el asunto se reveló un tanto juicioso, condescendiente y potencialmente peligroso, como la empresa descubrió cuando la noticia de la función se difundió a Twitter.

Ayer Google confirmó que la característica había sido eliminada debido a una fuerte reacción del usuario, y presumiblemente no volverá a iOS o Android. Le pregunté a Priya Tew de Dietitian UK, portavoz de la British Dietetic Association si se trataba de una respuesta mesurada. “El uso de cupcakes en Google maps puede parecer una forma divertida de contar las calorías, pero en realidad crea una serie de problemas”, explicó. “En primer lugar, ¿por qué se eligieron las magdalenas? Esto podría ser visto como una mala comida, pero todos los alimentos pueden ser consumidos dentro de una dieta equilibrada. Alternativamente, esto podría ser visto como una razón para comer magdalenas – si he quemado las calorías, entonces ahora puedo comer mi pastel”.

“En segundo lugar, no todo el mundo quiere saber cuántas calorías han dejado de consumir, y esto puede convertirse en un juego de números y podría ser potencialmente un problema para alguien con problemas alimenticios. Idealmente como dietista, me gustaría que todos los alimentos se pudieran comer con moderación y que las personas fueran activas todos los días, pero sin contar las calorías que consumen dentro y fuera de la dieta”.

 

La retirada del contador de calorías opcional es una pena, creo que esto probablemente habría sido bienvenido por un montón de gente que sabe que el coche es tentador y quiere un incentivo para ser más activo. Es cierto que se puede obtener una funcionalidad similar en las pulseras fitness dedicados e incluso en algunas aplicaciones, pero tener algo que se cuece en el corazón de todos los dispositivos Android del mundo podría haber tenido un impacto mucho mayor en la salud pública a una escala que simplemente es inimaginable.

Sin embargo, hay una lección aquí para Google: a veces dejar caer las funciones no solicitadas y sin previo aviso sobre la gente -aunque sea en una pequeña base de pruebas- puede ser contraproducente. En resumen, es un raro paso en falso de Google.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: