Guía de compra: lo que necesitas saber para comprar una tablet

Queremos ofrecerte información con todo que necesitas saber para comprar una tablet. En un mercado con decenas de tablets de distintos tamaños, especificaciones, sistemas operativos y precios a veces se hace dificil elegir cuál es la tableta que necesitamos.
En primer lugar debemos analizar para qué queremos la tablet: ¿vamos a ver películas?, ¿queremos poder trabajar con ella?, ¿necesitamos potencia para poder jugar?, ¿necesitamos únicamente WIFI o queremos insertar una tarjeta SIM para tener cobertura en cualquier lugar?
Una vez tengamos claro cuáles son nuestras necesidades podremos tener en cuenta los elementos principales de cada una de ellas que ahora os definimos y así encontrar la más adecuada.

Las mejores tablets de 2017

Imagen 1 De 12

Apple iPad Mini

 

Software y sistema operativo

La mayoría de las tablet que se venden hoy funcionan con alguno de estos tres sistemas operativos: iOS, Android o Windows 10. Android e iOS son los más usados, con Windows en tercer lugar. Aunque el iOS de Apple sólo lo encontrarás en los iPad.

Si conoces iOS podrás usar un aparato con Android sin muchas dificultades y viceversa. Ambos sistemas operativos comparten un diseño y un modo de funcionamiento más o menos parecido.
Cuidado con las tablet de Android que han sido muy modificadas, con la gama Kindle Fire de Amazon, pues no sólo cambia el diseño y el funcionamiento sino que se resiente la flexibilidad, al cambiar las app de Google y la Play Store con los servicios y las herramientas de Amazon.

A los usuarios les suele llevar un poco más el familiarizarse con las tablet que usan Windows 10. Ello no quiere decir que sea un mal sistema operativo, sino simplemente hace las cosas de manera diferente. Además con una tablet con Windows puedes sacarle todo el partido a paquetes como Photoshop o Microsoft Office, junto con las app típicas para tablet.

 Alargar la vida de tu batería: tabletas

Memoria y RAM

La memoria y la RAM son más fáciles de entender. En pocas palabras, cuanto más tengas de ambas, mejor. Cuanta más memoria atesore tu aparato, más app, juegos y música puedes almacenar en el cacharro, sin tener que gastar datos cuando estás de viaje. Cuanta más RAM tengas, mejor funcionará el chisme cuando le empieces a exigir mucho.

Vale la pena elegir una tablet que tenga una entrada microSD, pues así podrás aumentar la capacidad de memoria de manera barata con tarjetas de memoria externa. Si quieres mover app a tu tarjeta de SD, ten en cuenta que normalmente no van tan deprisa en comparación a tenerlas grabadas en la memoria interna del aparato.
En los iPad no hay posibilidad de tener una tarjeta externa y más y más aparatos con Android de gama alta también están renunciado a ofrecer esta opción.

Procesador (CPU)

En este caso también es sencillo, cuanto más rápido, mejor. De todas manera hay que tener en cuenta que la velocidad expresada en gigahercios (GHz) indica sólo parte de la historia.

El número de núcleos que tiene un procesador influye en su capacidad de realizar de manera efectiva diferentes tareas al mismo tiempo. La manera en la que un procesador ha sido fabricado afecta a su eficiencia y por tanto a la vida de la batería. Sus capacidades gráficas influirán a la hora de funcionar con el último juego del mercado.

La mayoría de los procesadores que se emplean en la actualidad están basados en los diseños de la compañía británica ARM. Diferentes empresas fabrican los procesadores ARM y se emplean en aparatos Apple y Android. Las tablet de Windows siempre montan chips de Intel.

 Las mejores tablet de 2016.

Pantalla

Pensarás que cuanto más pixeles mejor pero realmente no es así. Lo que más importa es la densidad del píxel.
Se trata de una medida muy práctica porque (a diferencia de la resolución) da la medida exacta de la calidad de la imagen con independencia del tamaño de la pantalla. Lo que no te dice es qué calidad debe tener una pantalla a distancias normales. Aquí entra en juego la palabra “Retina” de Apple.

Una pantalla Retina es una que cuando la tenemos a una distancia normal de nuestros ojos los píxeles individuales no son visibles por el ojo humano.

Por ejemplo, si miras a la tablet desde una distancia de 50 cm, con una densidad de sólo 170 píxel por pulgada (una pantalla de 8 pulgadas de 1.280 x 800) es suficiente. Si quieres que se vea de maravilla desde 30 cm, será necesaria una densidad de 280 píxel por pulgada (una pantalla de 8 pulgadas de 1.920 x 1.080).

La mayoría de las pantallas tienen la resolución suficiente, así que más importante es hablar de brillo, contraste y precisión del color.BQ Aquaris M10: tableta

Conectividad

La mayoría de las tablet vienen hoy con una conectividad de 802.11ac y Bluetooh 4, algunos modelos de precio económico se conforman con 802.11abgn, pero cada vez son menos.

Busca también otras características como Miracast, Wi-Di, “beaming” o “throwing”. Estas tecnologías te permiten ver en una smart TV lo que tienes en la pantalla de la tablet. El equivalente en Apple se llama AirPlay, pero para ello los propietarios del iPad necesitan tener el Apple TV para que funcione.

Una manera más sencilla de conectar tu tablet con una TV o un monitor es a través de HDMI. Si la tablet no tiene entrada de HDMI (la mayoría no tiene) mira a ver si hay SlimPort o MHL. Lo que te permite, con un cable, transportar la señal de vídeo a través de USB.

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: