Este hombre reclama la autoría del iPhone y ha demandado a Apple

El optimismo es una virtud extraordinaria, especialmente con la que está cayendo ahora mismo… Siempre es mejor ver la botella medio llena que hecha añicos en el suelo sobre un charco de agua, como vemos todo en este momento. Sin embargo llega un momento en el que el optimismo puro se convierte en delirio puro y duro.

Sin venir a cuento, un hombre reclama haber patentado el iPhone en 1992, unos 15 años antes de que Apple lo lanzara al mercado. Conviene recordar que por aquel entonces los teléfonos móviles eran algo así:

Nokia 101de 1992
Nokia 101 de 1992

Sin embargo, Thomas S Ross ha presentado una demanda en la que reclama que el iPhone, iPad y iPod son una copia de su dibujo «Electronic Reading Device». Sin tener en cuenta que la solicitud de patente fue declarada nula tres años después cuando dejó de pagar las tasas, echa un vistazo y dime que lo que ves en la foto que ilustra este artículo es un iPhone.

Exacto… Allá por 1992, esto hubiera sido la navaja suiza de los gadgets, con sistema operativo MS-DOS, teclado físico, células solares y disquete de 3,5 pulgadas. En cuanto a sus prestaciones, es algo difícil de leer, pero veo una pantalla VGA de 640×480, disco duro de 80 MB, procesador de 16 mHz y 2 MB de RAM.

Además se sacó de la manga una versión con doble pantalla, dado el escaso éxito de su primer modelo.

¿Cuánto quiere sacar Thomas S Ross a estos bocetos? Una módica cantidad por el «enorme e irreparable daño que no puede ser compensado ni medido en dinero». ¿Cómo de módica? 10 mil millones de dólares. Eso es calderilla para Apple… Así que también reclama unos royalties del 1.5% de las ventas de todos los dispositivos que infrinjan su patente.

Será mejor que vaya a por Amazon y su Kindle original, ¿no crees? Por lo menos, este sí tenía teclado físico.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: