El iPhone nació porque Steve Jobs odiaba a un tipo de Microsoft

Algunos de los mayores logros de la humanidad fueron llevados a cabo por causas nobles. El Taj Mahal, por ejemplo, que fue encargado por Shah Jahan como una tumba para su esposa favorita –una frase que sería significativamente más romántica si s quita la plabra “favorita”-.

El iPhone, según el ex presidente Senior de software iOS de Apple, Scott Forstall, tienen una historia considerablemente más rencorosa, pero al mismo tiempo bastante curiosa.

“Todo empezó porque Steve odiaba a ese tipo de Microsoft”, explicó Forstall en una entrevista durante un evento celebrado para el décimo aniversario del iPhone. El empleado permaneció sin nombre, pero no era Bill Gates (“él estaba empezando a tener simpatía por Bill en ese punto”), sino el marido de una de las mejores amigas de su mujer, Laurene Powell.

iPhone

 

Según parece, cuando ambas parejas cenaban juntas, el alto cargo de Microsoft se pasaba toda la cena presumiendo de lo bien que su compañía había implementado el uso de lápices y pantallas táctiles en sus dispositivos. Y esto ponía de los nervios al CEO de Apple.

Un día, Jobs estaba tan harto de este hombre que, según reveló Forstall durante una charla en el Museo de la Historia de la Computación, llegó a la oficina y dijo a sus empleados: “Que le jodan a este tío, vamos a demostrarle lo que es un tablet de verdad”. Así fue como la compañía empezó a trabajar en el denominado ‘project purple’, un proyecto cuyo objetivo era producir un dispositivo con una pantalla táctil que pudiera manejarse perfectamente con los dedos de la mano, pudiendo incluso usar varios a la vez -lo que en 2010 se convertiría en el iPad-.

iPhone

Los primeros prototipos tenían más en común con una tableta que en el iPhone, pero el teléfono nació del mismo proyecto porque, pese a lo que odiaba a este hombre, el CEO de Apple no se dejó llevar del todo y supo tomar una dirección más adecuada. En lugar de producir una tablet, viendo que la cuota de mercado del iPod peligraba por culpa de los teléfonos inteligentes, Jobs decidió que era mejor idea hacer un teléfono con pantalla táctil para anular a sus posibles competidores. Según Forstall, la inspiración vino repentinamente en una cafetería donde Jobs vio que mucha gente llevaba teléfonos, pero ninguno de ellos parecía disfrutar de la experiencia…

Y aunque a los ingenieros de Apple les llevó bastante tiempo reducir el tamaño de la pantalla, pues tuvieron que replantear muchos de los paradigmas del proyecto inicial para que entrase en el bolsillo, al final consiguieron crear lo que en 2007 se anunció al mundo como el primer iPhone.

Puedes ver la entrevista completa con Scott Forstall a continuación. La conversación empieza a partir de la hora y siete minutos y hablan sobre el iPhone en 1h29’51.

Si quieres una historia que muestre al mejor Jobs, va a 1h46’50 donde Forstall acredita a Jobs con salvar su vida.

Archivo: Gadgetdude y theritters usados bajo Creative Commons

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: