La policía de Beijing cancela su proyecto de movilidad más revolucionario por estafa.

Ingenieros chinos presentaron hace ya tiempo un nuevo tipo de bus que resuelve el problema de quedarse bloqueado por el tráfico, una idea especialmente valiosa en el país más poblado del mundo.

Transit Elevated Bus

Imagen 1 De 9

La policía china cancela uno de los proyectos de movilidad más revolucionarios por estafa.

 

Se trata del diseño de un autobús elevado, mostrado en la 19 Exposición Internacional de Alta Tecnología de Pekín, en China, que en principio sería capaz de transportar a unas 1.200 personas por encima de los coches, dejando los atascos bajo él.

Sin embargo, como es posible que el mayor ejemplo de movilidad urbana que hayamos visto, el Transit Elevated Bus (TEB), no ha llegado a emerger, ni a tener un ciclo de desarrollo más o menos estable, en tan poco tiempo. Hemos pasado de esto…

a esto…

… a 32 personas que han estado detrás del proyecto y que están siendo investigadas por la policía de Beijing para recaudar fondos ilegales.

¿Cómo llegamos del “futuro” a una investigación criminal en tan solo unos meses? Bueno, desde ese test de prueba un poco abrumador, los 300 metros de pista construidos para las pruebas solo han hecho que acumular polvo. Setenta y dos inversionistas está intentando demandar a la compañía por la falta de resultados tras invertir unos 9.100 millones de yuanes (1.400 millones de euros), y Autek, la firma de diseño responsable del prototipo del autobús, todavía debe millones. La semana pasada, el gobierno de Qinhuangdao ordenó la demolición de la pista de pruebas, con el autobús trasladado a un garaje de estacionamiento. El sitio web parece haber desaparecido hace tiempo.

La policía está tratando de recuperar la mayor cantidad de dinero posible para los inversiones del proyecto, pero lo cierto es que no tienen demasiadas esperanzas depositadas en ello. Me alegro informar que el TEB no me tomó demasiado en serio cuando lo cubrimos…

Transit Elevated Bus (TEB),

“… esta demo no ha respondido a todas las preguntas que un escéptico podría tener. Por un lado, si el vehículo puede girar, ¿qué sucede con los coches que circulan por debajo cuando el autobús tuerce? Eso suena como un accidente esperando a que me suceda”.

El concepto es un buen comienzo, incluso si está en una pista de pruebas muy limitada, pero ideas de este tipo han estado dando vueltas desde 1969 en los EE.UU. y esto es lo más cerca que hemos llegado.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: