¿Por qué los desarrolladores de Apps prefieren iOS a Android?

Desde que las aplicaciones aterrizaron en nuestros teléfonos inteligentes, hay algo que se ha negado a cambiar: los usuarios de iPhone pagan por las aplicaciones, mientras que los propietarios de Android esperan las suyas de forma gratuita. Esto, junto con el hecho de que los iPhone son uniformes y, por lo tanto, más simple de optimizar, es una de las razones por las que el iPhone tiende a obtener las aplicaciones antes.

Pero en 2017, esa sabiduría se inclina por primera vez. Según la firma de investigación App Annie, este año el gasto global de Android superará al del iPhone por primera vez. Esto supondrá un crecimiento previsto del 33% en el gasto de aplicaciones de este 2017.

Entonces, ¿es hora de que los desarrolladores de aplicaciones empiecen a pensar primero en Android? No. Y te preguntarás, ¿por qué no? Bueno, poniendo a un lado por un momento que esto es solo un pronóstico, y los pronósticos pueden ser desastrosamente inexactos, aquí hay un par de razones.

El gasto de Android finalmente superará al iPhone en 2017

 

En primer lugar, esta cifra proviene de la aplicación de la App Store de iPhone, y no solo contra Google Play, sino contra todas las tiendas de aplicaciones Android de todo el mundo, especialmente las de China, dirigidas por Tencent, Baidu, Xiaomi y Huawei. Si no te apetece indagar por los mercados globales, la App Store todavía tiene previsto aplastar a Google Play entre los 42 y 60 mil millones de dólares, con tiendas de aplicaciones de terceros añadiendo un adicional de 36 mil millones más.

En segundo lugar, y quizás más preocupante para los desarrolladores de aplicaciones, este aumento proyectado de la inversión en Android no parece venir por un cambio de actitud en el uso del teléfono, tanto como el gran volumen de dispositivos en el funcionamiento del sistema operativo. En el cuarto trimestre del año pasado, cuando BlackBerry alcanzó el 0,0% de la cuota de mercado, Android representó el 81,7% del mercado de teléfonos inteligentes. Los dispositivos iOS subieron un 17,9%, dejando a “otros” con apenas un 0,4%.

No es difícil ver a dónde vamos con todo esto: el gasto por usuario en iPhone sigue siendo significativamente mayor que Android. Hay un montón de buenas razones para esto –no menos el problema de piratería en Android y su popularidad en un mundo en desarrollo-, pero hasta que Android no habitúe a sus clientes a rascarse el bolsillo en sus aplicaciones, deberá esperar a que los desarrolladores sigan apostando primero por iOS.

 

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: