Richard Mille: Descubre el carísimo reloj de Rafa Nadal

Los relojes se dividen en dos grandes categorías: mecánicos y de cuarzo. Los primeros son un prodigio de la técnica con más de 200 diminutas piezas engarzadas de tal manera que forman una pequeña obra de arte. Los de cuarzo se sirven de una simple pila para mostrar el tiempo ya sea en un panel analógico y digital.

Debido a su complejidad los relojes mecánicos son muy delicados y una simple caída puede tener resultados desastrosos, por ello es aconsejable no usarlos mientras se practica deporte o alguna otra actividad que implique movimientos agresivos. Dicho lo cual es algo casi increíble ver a Rafael Nadal jugando al tenis con un reloj en su mano derecha (el mallorquín es zurdo).

Puedes pensar que después de todo el atleta maneja la raqueta con la izquierda (donde no tiene el reloj) pero la realidad es que en multitud de ocasiones utiliza ambas manos para golpear la pelota. ¿Cómo puede un reloj mecánico soportar estos golpes brutales que llevan la pelota hasta los 250 km/h? La realidad es que la mayoría de los relojes de lujo, pese a que cuesten miles de euros, no le aguantarían un asalto al tenista mallorquín. Lo de Nadal podría salir de dos maneras: muy bien o muy mal…, fueron las palabras de Richard Mille cuando se le preguntó cómo se había atrevido a que el mallorquín se enfrentase en la pista con uno de sus modelos en la muñeca.

Relojes Richard Mille

Imagen 1 De 16

Richard Mille

 

En su página web se dice que el éxito de Richard Mille se basa en tres elementos: la mejor innovación técnica, la mejor arquitectura y la mejor herencia del mundo de la horología. Richard Mille trabaja codo a codo con atletas de élite como Nadal, el piloto de Fórmula 1 Felipe Massa o el jugador de golf Bubba Watson. El objetivo de esta colaboración es siempre el mismo: conseguir el reloj más avanzado en el aspecto tecnológico junto con una estética de primera línea que no compromete en absoluto la ergonomía y la funcionalidad.

Nunca he tenido la oportunidad de probar un Richard Mille pero todos los afortunados que sí lo han hecho siempre han declarado que es el reloj más cómodo del mundo, capaz de adaptarse a la muñeca de manera casi perfecta. A la ergonomía contribuye el peso de estos relojes. El RM 50-03 McLaren F1 sólo pesa 40 gramos (con la correa incluida) lo que lo convierte en el cronógrafo con tourbillon más ligero del mundo. Para que te hagas una idea el Rolex Submariner 11610 (posiblemente el modelo de reloj de lujo más famoso del mundo) pesa 130 gramos.

Del RM 50-03 McLaren F1 sólo se van a realizar 75 unidades, cada una a un precio de 1.085.000 euros (sí, un poco más de un millón de euros).

Richard Mille con Rafa Nadal (arriba).

El RM 027 nació del reto de crear un reloj con tourbillon (un sistema que compensa el efecto de la gravedad sobre la exactitud del mecanismo) capaz de soportar los golpes durante un partido de tenis de varias horas de duración. Estos golpes tienen una potencia de varios cientos de fuerza g (la aceleración de la gravedad). El modelo pesa menos de 20 gramos lo que lo convierte en uno de los más ligeros (si no el más) del mundo. La maquinaria en su interior no llega a los cuatro gramos.

Si el RM 027 original podía soportar fuerzas de 800 g, el RM-02 aguanta hasta 5.000. Cada pieza (sólo se fabricaron 50) costó 675.000 euros.

Cuando comenzamos a trabajar con Nadal decidimos que debía entrenar durante nueve meses con el reloj puesto. En ese tiempo lo rompió todo: cristal, corona, manecillas, el tourbillon se desplazó… Todo ello nos obligó a trabajar todavía más para mejorar la fiabilidad. Cuando ya empezó a competir con él habíamos conseguido solucionar todo los problemas y el reloj funcionaba perfectamente. Mi objetivo siempre ha sido diseñar un reloj que de alguna manera sea comparable a un coche de Fórmula Uno, de altas prestaciones y resistente a los golpes”, dijo Richard Mille sobre el proceso que sigue en el desarrollo de sus piezas.

Este no es un producto para fardar pese a que es muy bonito. Es un producto auténtico. Cuesta tanto dinero porque es un reloj extremo. Se ha trabajado de manera ingente para fabricar el mejor reloj posible. Algo que queda patente en la práctica. Ése es su verdadero valor”, aseguró el tenista mallorquín.

No todo lo que toca este genio francés de la “haute horlogerie” se ha convertido en oro. El RM 031 fue el reloj mecánico más preciso del mundo, con una tolerancia de 30 segundos al mes. En realidad sólo se desviaba 1,03 segundos cada 30 días, lo que lo hacía tan exacto como un modelo de cuarzo. Se fabricaron 10 unidades pero Richard Mille sólo encontró dos compradores, cada uno dispuesto a pagar 780.000 euros.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter: